Aceptable

Crítica a “Sueño de Cristal”, de Marta Sebastián

13895120_1652079965111626_5087942081106749637_n

Ilustración por Gemma Martínez. La imagen de un Madrid que sirve para que Antía se redescubra a sí misma.

Título: Sueño de cristal
Autor: Marta Sebastián Pérez
Género: Romántico
Fecha de su composición: Julio 2016
Edición: 1ª – Digital
Editorial: Autopublicado
Número de páginas: 204

Sentía un frío terrible. Un frío que procedía de su interior. El frío que siente quien se apaga por dentro.

Marta Sebastián ya se ha hecho un hueco en esto de la literatura independiente y, por descontado, eso no es tarea fácil. Además de publicar una novela digna, es necesario resaltar entre la gran cantidad de autores y autoras que se condensan en las redes. Pero ella ya lo ha conseguido en gran parte, incluso hemos tenido el gusto de verla en el programa Mi Capítulo 24 de la 1.

Esta escritora, enfocada al género romántico, nace en Madrid en 1981. Como ella misma declara (y como podremos apreciar en la novela que ocupa esta crítica) ama su ciudad y es una gran conocedora de sus rincones. Pero también ha estado viviendo temporalmente en Barcelona y ha realizado labores de voluntariado en Mozambique.

Su carrera profesional está enfocada a la educación, estudió magisterio de inglés y actualmente cursa Pedagogía en la UNED.

Su pasión por las letras empieza desde muy niña, cómo no. Así, comienza su andadura literaria con la publicación de Remiendos del pasado en 2015 con la Editorial Círculo Rojo. Su última novela, la que nos atañe, Sueño de cristal, es una obra autopublicada que participa en el Tercer Concurso de Novela Independiente de Amazon.

Había algo en ese chico que la ponía nerviosa, que le hacía sentir un escalofrío. Y la asustaba. Pero lo que la asustaba de verdad era que ese nerviosismo, ese escalofrío, era algo cálido, algo agradable.

Antía sufre una violenta paliza por parte de su pareja sentimental, pero no es la primera vez que recibe malos tratos por su parte. A pesar de los golpes en su rostro y en su cuerpo, su madre se posiciona de parte de Roberto, lo que crea una brecha insalvable entre las dos. Dispuesta a irse de Galicia hacia Madrid, con su prima Sofía, descubre de casualidad un secreto que la llevará a la capital cargada de dudas, y con un futuro incierto en la mochila.

Si bien es cierto que no soy una gran lectora de la novela romántica, Marta Sebastián es una escritora que me despierta simpatía y, además, tenía curiosidad. Disfruto mucho de la lectura de aquellas novelas que se desarrollan en ciudades que conozco y, sobre todo, cuando éstas se convierten en un personaje más. Y, por supuesto, el nombre de Antía también es un punto a favor. Es mi primera lectura de (espero) muchas de las novelas que participan en el Concurso Indie de Amazon.

La historia se nos cuenta, en su totalidad, desde el punto de vista de Antía, en forma de narrador en tercera persona que da habituales juicios de valor. Digamos que es cómo vivir dentro de la mente y el corazón de la muchacha que siente y piensa mucho, eso es innegable. Y es que no resulta sencillo avanzar con tantas cosas sembradas a la espalda y tantos frentes abierto en el horizonte. No le será difícil al lector empatizar con ella, con su dulzura y su inocencia.

El argumento avanza fiel a la estructura tradicional, cronología lineal, sin saltos en el tiempo a tener en cuenta. Dejando a un lado, por supuesto, las múltiples referencias históricas que Ismael (el apuesto chico que le roba el corazón a Antía) hará de forma recurrente mientras hacen turismo por la capital española, y ciertas alusiones al turbio e inexacto pasado de nuestra protagonista. Resulta curioso, siguiendo con la forma de la obra, la ausencia de capítulos. Han sido raras las ocasiones en las que he leído una novela con esta característica, y no me disgusta, pero no me llega a convencer. Dividir la historia por capítulos y, preferentemente con títulos, siempre me ha parecido enriquecedor. Pero esto, a fin de cuentas, no deja de ser una apreciación personal que nada tiene que ver con la calidad literaria en sí.

descarga

La forma en la que está escrita Sueño de Cristal es bastante lineal, y mantiene el mismo compás de principio a fin. No hay grandes giros argumentales, ni tampoco altibajos en la narrativa. Como mencioné, desde el punto de vista de Antía, avanza su rutina, siempre en el mismo tono que baila entre la inseguridad y el deseo. Sí que es cierto que las páginas iniciales tienen un ritmo un tanto vertiginoso, pero una vez que nuestra muchacha llega a Madrid, éste parece detenerse o, al menos aletargase. Se sucede, de esta forma, una especie de repetición de sus días, intencionada o no por parte de la autora, lo que otorga cierta repetición en la lectura (nada grave, no).

En mitad de una explanada, rodeado por jardines, se alzaba un templo egipcio, o al menos algo que parecía serlo. Rodeado de agua daba una imagen increíble.

Sueño de cristal, este título en sí, es un homenaje a Madrid y a sus monumentos. Pero, también, es una referencia al anhelo de la felicidad, al miedo de perder un momento de alegría, el miedo al amor, el miedo a ser una misma. Es una definición ideal de lo que el lector se encontrará entre estas páginas, cuyo significado la escritora irá desvelando al mismo tiempo que vamos descubriendo las calles de Madrid.

Porque Madrid se convierte en un escenario de ensueño, y de cristal, para Antía. Donde, atemorizada y dolorida, se cruza en el camino de Ismael, mejor amigo de su prima Sofía, que desbarajusta sus planes. Este chico, apuesto, con una buena posición social y encantador a rabiar, hará que ella olvide sus verdaderas razones de la mudanza y se entregue, muy poco a poco, a la ilusión de un nuevo latido. Ismael, armado con una Harley, enseñará a Antía una ciudad plagada de historia y de fantasmas. Es de hecho, uno de los puntos fuertes de la novela, lo que la hace diferente a otras del mismo género y similar argumento.

Así, Antía e Ismael formarán el núcleo central de esta novela que, he de decir, funcionan bastante bien juntos, aunque resulta un tanto inverosímil que un apuesto y adinerado empresario se fije en la desvalida Antía. Pero de eso se tratan las novelas románticas, ¿no? de hacernos soñar en imposibles que a veces se hacen realidad.

A esta tierna pareja, los acompañará el círculo de amigos de Ismael y su prima Sofía, que servirán de excusa simplemente para que los dos enamorados vivan diferentes situaciones como la marcha nocturna o las fiestas en casa con buena música y copas cargadas. Lo que tiene importancia es la relación de éstos con Antía, el cariño, el afecto y el incondicional apoyo que muestran hacia la chica.

En términos generales, el estilo empleado por Marta Sebastián es sencillo, cercano, limpio y de lectura cómoda. Aunque la forma de elocución predominante es la narración en tercera persona, sí que hay abundantes diálogos, no demasiado densos, entre la chica y el chico, en tono casi siempre muy cariño y dulce. Es una característica fundamental que se mantiene viva de principio a fin, y que otorga a la novela ese carácter delicado y tibio.

La cogió por la barbilla y la obligó a mirarlo por encima del hombro. ¿Que qué le pasaba? No lo sabía. Estaba borracha, nerviosa, asustada… Y con ganas de que él le hiciera olvidarse de todo, pero no se lo dijo.

De esta manera, puedo subrayar que se trata de una nada desdeñable novela romántica, aunque muy enmarcada dentro de este género, siguiendo la fórmula de chica conoce a chico. No soy una asidua lectora de estas obras pero sí que puedo decir que, para aquellos seguidores del género, o los que quieran redescubrirlo, pueden encontrar en Marta Sebastián una apuesta inteligente y segura de calidad y lectura amena.

Además, es bastante sencillo engancharse desde el principio. La autora mantiene muchos frentes abiertos que obligan al lector a mantenerse atentos, aunque el final no se cierre de manera demasiado satisfactoria para mí gusto: es una finitud abierta, sin tener una conclusión específica. Deja, evidentemente abierta, la puerta a una posible secuela que desvele todas aquellas incógnitas que quedaron sin desvelarse.

Se sentía tan extraña, casi como si todo fuese un sueño, un sueño del que no quería despertar. Un sueño de cristal.

Valoración: Aceptable

Adquiere Sueño de cristal aquí

 

1 thought on “Crítica a “Sueño de Cristal”, de Marta Sebastián”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s