Excelente

Crítica a “Nada se opone a la noche”, de Delphine de Vigan

9788433978424
Título: Rien ne s’oppose à la nuit
Autor: Delphine de Vigan
Género: Biográfico – Narrativa
Fecha de su composición: 2012
Edición: Digital, 1ª Edición
Editorial: Anagrama
Número de páginas: 376

Tras once años trabajando en la misma empresa- y un largo pulso que me había dejado extenuada-, acababa de ser despedida, consciente de experimentar por ello cierto vértigo, cuando encontré a Lucile en su casa, tan azul y tan inmóvil, y entonces el vértigo se transformó en terror, y el terror en niebla.

Delphine de Vigan nace en Boulogne-Billancourt (Francia), un 1 de marzo de 1966. La reputada escritora francesa se dedicó a las letras durante las noches, faceta que compaginaba con su trabajo en una empresa de opinión pública.

Parece que su creación literaria ha estado muy ligada a su vida y a su familia. Su primera novela, Días sin hambre, fue publicada en el 2001 bajo el seudónimo de Lou Delvig. En esta obra, relata su experiencia con la anorexia por petición de su padre.

“No y yo” (2007) fue su primer éxito, novela con la que obtuvo el Premio Rotary International en 2009, así como el premio francés Prix des libraires. Incluso se adaptó al cine. Este fue el punto de inflexión que la convirtió en escritora profesional, dedicándose por completo a su creación literaria.

La obra que ocupa esta crítica, Nada se opone a la noche, también fue generosamente reconocida por varios premios franceses. Se trata de una novela autobiográfica en la que la autora francesa relata la historia de su propia familia, en especial de su madre, Lucile.

La idea de la muerte formaría parte de Lucile, una grieta, o más bien una huella, indeleble, como más tarde lo sería el reloj redondo de trazo grueso que se haría tatuar en la muñeca.

Nada se opone a la noche es la investigación, el doloroso viaje al pasado, que lleva a cabo la propia autora del libro a raíz de encontrar a su madre muerta en misteriosas circunstancias. La novela, que no es tal, sino que es un resumen de una vida cargada de peripecias (¿acaso no son así todas las vidas?), ahonda en lo más profundo del interior de Lucile desde la perspectiva de su hija. Desde que se trataba de una niña, una hija más, de una familia numerosa, hasta que la madurez dio pasó a una terrible enfermedad mental que la acompañaría a lo largo de todos su años.

Siempre al acecho de cualquier trabajo literario que pueda dejar una huella profunda en mí, siempre sedienta de leer historias que sean una descarga eléctrica, que me enseñen más acerca de la humanidad que existe en realidad, topé con esta maravilla gracias a una recomendación del Blog Literario El Pájaro VerdeHa sido una deliciosa casualidad, de estas de las que está plagada el arte.

Sin embargo, la obsesión permanecía, continuaba despertándome por las noches, como cada vez que empiezo un libro, de manera que en mi mente, durante varios meses, escribo continuamente, bajo la ducha, en el metro, en la calle.

Ya había vivido eso antes, ese estado de sitio. Pero, por primera vez, en el momento de anotar o escribir algo con el teclado no había nada más que un inmenso cansancio o un desmesurado desaliento.

Es muy curiosa e interesante la manera y el narrador empleado por Delphine de Vigan, con la complicidad que esto requiere. Al narrar los hechos desde su propia experiencia, es su propia voz la que, en primera persona, nos cuenta cómo trabaja en Nada se opone a la noche y la manera en la que, irremediablemente, esto le duele y le afecta. Desde el punto de vista de escritora, o de lectora, esto resulta muy interesante. La autora se desnuda, y nos permite entrar en los demonios de su musa y de su proceso creativo. Poder conocer cómo sufre, cómo siente y cómo vive el proceso creativo es todo un privilegio que no he podido rechazar. Un viaje fascinante, sin lugar a dudas.

Pero fuera de esto, nos encontramos más narradores igual de enriquecidos e igual de vivos. La voz toma la tercera persona para hablar de Lucile en su infancia, adolescencia y edad adulta, de la información que Delphine va adquiriendo de los testimonios de sus hermanos y demás familia de los sucesos ocurridos años atrás… en otra vida, en otra existencia. Se nos habla sobre una Lucile desconocida, la Lucile niña, la Lucile tímida, a la que no le gustaba estudiar, y la que adoraba la soledad. Hay mucho silencio en la figura de su madre, más del que le gustaría y más del que cabría esperar, a sabiendas de lo que llegó a ser.

También existe una tercera narrativa: la protagonizada por la escritora, que narra en primera persona su propia experiencia en relación a su madre en la edad adulta. Es en este momento en el que se detiene más en analizar el sufrimiento que supuso para ella y para su hermana el trastorno bipolar que sufría su madre. Es, tal vez, la parte más dramática y dura de leer. Es también donde podemos apreciar que la realidad supera a la ficción.

Normalmente las alumnas eran muy crueles entre ellas. ¿Por qué Lucile Poirer se beneficiaba de esa inmunidad? Ni la señora Mareuil, ni ninguna de las chicas que asistían cada semana a la misma escena, hubiesen sabido decirlo. Y Lucile se quedaba colgando de la cuerda, en un silencio de muerte.

El carácter autobiográfico de esta excepcional y única obra trata diversidad de temas, muy enfocados al costumbrismo y al realismo más estricto. Es, también, un relato intimista por excelencia, un canto agónico a la vida como pocas veces he podido leer.

La multitud de facetas que podemos encontrar en Nada se opone a la noche es casi innumerable: el papel de la mujer, el machismo, la vida familiar, la violación, la enfermedad mental, el dolor, la muerte, la muerte de nuevo, y otra vez la muerte. También el amor devastador, o el amor tibio. Y el cariño entre hermanos. Y el odio entre hermanos. Y la agonía de la espera. Y el miedo a lo irremediable. Es una explosión de conocimiento, de arte, con la mejor musa que puede existir: la del propio camino seguido, la de los propios recuerdos, la de aquello que nos ha hecho ser tal y como llegamos a ser.

Delphine, un personaje más de esta obra, no ahonda demasiado en sí misma, ni en su propia vida, pero sí que lo hace en referencia a todo aquello que tenga que ver con su madre. Parece intentar buscar en Lucile un reflejo de sí misma, una explicación o una excusa, que pueda ayudarla a comprender lo ocurrido, algo que le ayude a mitigar el dolor de su pérdida, y el dolor del dolor que su madre le hizo sufrir durante su vida. Parece que escribir sobre ella es un alivio y una tortura al mismo tiempo.

La novela se convierte, a ratos, en un relato que recuerda a la literatura americana de Las uvas de la ira,  una historia familiar, de la época del hambre y de la pobreza. En la que los lujos no existían, pero la felicidad parecía más fácil de encontrar. No resulta complicado imaginarse cómo Lucile vivió rodeada de tantos hermanos, con unos padres que no tenían todo el tiempo necesario para encargarse de ella.

Esos tiempos en los que no era del todo excepcional perder un hijo. E incluso dos. No era del todo excepcional que los padres llegaran a sobrevivir a parte de su descendencia, lo que deja los capítulos más amargo e incomprensibles (metafóricamente) de la novela.

Sé muy bien que os voy a causar tristeza, pero resulta inevitable antes o después y prefiero morir viva

Me gustaría tener una enfermedad incurable y morir joven. El año pasado ni siquiera me resfrié.

Los diálogos son escasos en la novela, pero Delphine no priva a sus personajes (que en realidad no son personajes) de voz. Tal y como cito justo arriba, los monólogos interiores y la transcripciones de textos, ahondan en esos pensamientos desgarradores que azotaban a Lucile.

Además, el vocabulario es rico y dulce. Y el texto es pura poesía, plagado de recursos y de belleza en cada párrafo. Parece que cada una de las frases están reflexionadas, empapadas de sentimientos y de verdad. Pero es el dolor real de la escritora lo que permanece, el regusto de cada una de sus páginas, el sabor agónico de cada palabra escrita. Es la valentía que, sin lugar a duda, supone escribir sin tabúes y sin temor sobre algo tan personal como la vida. Delphine de Vigan se desnuda para sus lectores, y es admirable, tan admirable que no tengo palabras para describir tal cosa.

¿Y si, incapaz de decirlo o de escribirlo, Lucile se hubiese topado con un tabú aún más profundo, el del su estado de conciencia?

Durante varios años, Lucile vivió en una camisa de fuerza química.

Nada se opone a la noche es una obra literaria y real imprescindible, más allá de la concepción tradicional de novela o de autobiografía, más allá de otro género conocido. Es una especie de experimento emocional, un alarde de, como mencioné, valentía y constancia. El reflejo de varias vidas condensadas, para nuestro disfrute, en casi cuatrocientas páginas de existencias tan fascinantes como aterradoras, todo esto envuelto en un talento innegable de la escritora francesa.

Siempre me deprime terminar letras de esa forma, a sabiendas de que pasará mucho tiempo antes de volver a encontrar algo que haga latir tan fuerte mi corazón.

Valoración: Excelente

Adquiere “Nada se opone a la noche” aquí

2 thoughts on “Crítica a “Nada se opone a la noche”, de Delphine de Vigan”

  1. Tras una racha de lectura compulsiva, concatenando libros sin más márgen que el tiempo de cerrar, recolocar en la estantería y coger el siguiente, tengo la sensación de haber topado con un dique de contención. Lo escrito, por la forma, el tono y el fondo, en “Nada se opone a la noche” parece haberme calado el corazón. No sé si es porque no quiero o no puedo por ahora imbuirme en otras historias y personajes que desvíen mi atención y me priven de este estado de embriaguez emocional del que disfruto tras su lectura. Se me hace necesario un periodo de transición entre lecturas más largo de lo habitual, no por esa dificultad para digerir ciertas historias que por su crudeza y veracidad transmiten una sacudida al verse reflejado en ese espejo,no. Más bien es cuestión de alargar en lo posible la presencia, dulce y oscura, de la mirada de Lucile de esa fotografía de la portada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s