Regular

Crítica a “¡Ni lo sueñes!”, de Paloma Alonso González-Ruano

Frontal-Ni-lo-sueñes-513x741
Título: ¡Ni lo sueñes!
Autor: Paloma Alonso González-Ruano
Género: Ficción narrativa
Fecha de su composición: 2016
Edición: 1ª – Edición
Editorial: EdítaloContigo
Número de páginas: 132

Lo suyo era un cuerpo malogrado, lo mío era un corazón escacharrado; ella se había pegado un topetazo sobre un colchón de nieve en polvo, yo me lo había pegado encontrando a mi marido echando un polvo sobre mi colchón.

Desde que Paloma Alonso González-Ruano tiene uso de razón, ha sentido en su interior la inquietud por las letras, aunque su camino profesional está orientado al mundo de la aviación, de la comunicación y del turismo.

La luz del sol y el calor de Mallorca, junto con una época en la que pudo dejar de lado las obligaciones laborales, fueron el motivo por el que comenzó a escribir ¡Ni lo sueñes!, que es su cuarto trabajo. Te veré el lunes (2001) y Una hora de silencio (2001) son los títulos anteriores de la escritora. Además, próximamente, publicará con el mismo sello editorial la novela ¡Aplauso!.

Susana abandona Madrid para instalarse en un pequeño pueblo andaluz, donde deberá cuidar de su hermana que se encuentra convaleciente después de un aparatoso accidente en la nieve. Tras dejar atrás toda una vida, que parece caber en un maleta y cuatro cajas, se encontrará en su nuevo destino a un grupo de mujeres con las que mantendrá un diálogo plagado de secretos y sinceridad que la ayudarán a curar la visión que tiene de sí misma y a redescubrirse.

He leído varias de las novelas publicadas por Edítalo-Contigo, algunas de adquisición propia y otras por obsequio de los autores. En esta ocasión y dado que, al parecer, las reseñas en mi anterior espacio han sido de agrado para aquellos que las han recibido y para sus lectores, la propia editorial se puso en contacto conmigo para facilitarme un ejemplar con el objetivo de elaborar una crítica. Así que, antes de nada, muchas gracias por la confianza y por las letras. Siempre.

-Ya que estamos las cuatro juntas, y en un momento tan privado, no quiero perderme el asunto que nos ocupa. Prometo ser comprensiva, discreta y solidarizarme con vuestra causa; aunque si la cosa va de tacones y sexo, creo que os habéis equivocado de candidata.

Formalmente, podríamos dividir la novela en dos puntos. Partiendo de la base de que se trataría de un relato escrito por Susana, protagonista narrativa de la novela, diferenciaríamos entre la parte que ocupan ella misma, su experiencia y sus letra y entre el contenido en sí.

Los hechos se narran en forma de una conversación entre cuatro mujeres, lo cual no me esperaba en absoluto, dado que el inicio de la obra no es lo que deja adivinar. Su piso vacío y su matrimonio roto es lo que Susana deja atrás en un viaje que, tal vez, sea más un peregrinaje que un traslado para dedicarse a su hermana. Lo que parece que va a desentrañar en una novela intimista y, casi podría decir, ensayística, se rompe en el inicio de la nueva vida de la mujer, y lo hace sin previo aviso.

Mientras se inicia el relato y se avanza con una larga reflexión interior, se puede observar un predominio del monólogo interior en primera persona. A las pocas páginas comienza un diálogo que se prolongará, con ligeras interrupciones, hasta el final. Esta larga conversación tendrá lugar entre Susana y otras mujeres que conoce en una Asociación en la que comienza a colaborar a su llegada. Lo que la historia pide, en tal contexto, es la llegada del drama, de ahondar en los problemas sociales de la mujer, casi el martirio en el que a veces se inspira la literatura. Pero no es así.

Lola toma la voz cantante para hablar de, ni más ni menos, un triángulo amoroso con el que es el padre biológico de su hijo y el que ejerce de tal, su marido, al que engaña sin miramientos. Entorno a esto, se produce un intercambio de argumentos entre Lola y las demás, con pequeños juicios de valor de Susana, que dan lugar al núcleo y desarrollo de la novela que, casi, podríamos decir que es un relato largo.

-Que tú estés metida en un frenesí de lujuría, no quiere decir que me sienta orgullosa de este embolao. Ya me hostigo yo solita cuando lo pienso, aunque eso no incremente ni disipe mi preocupación.

Esta parte dialogada (unas tres cuartas partes del libro) crea un estilo narrativo sencillo, sin recursos complejos ni una técnica desmesurada. Eso sí, su lectura es bastante amena, tanto por su brevedad como por el argumento.

Para mí pesar, me ha resultado complicado conectar con esta obra de Paloma Alonso e, incluso, llegar a comprender lo que intentaba expresar. Su lectura me ha resultado dispersa, sin una meta clarificada, sin el enfoque necesario. Como dos, o incluso tres novelas, en una sola. O, quizás como, una mera introducción de otra más extensa.

Valoración: Regular

Adquiere “¡Ni lo sueñes!” aquí

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s