Aceptable

Crítica a “La viajera del tiempo”, de Lorena Franco

P-viajera-tiempo

Título: La viajera del tiempo
Autor: Lorena Franco
Género: Fantasía
Fecha de su composición: Julio 2016
Edición: 1ª – Digital
Editorial: Autopublicado
Número de páginas: 168

No eran como William, no estaban amargados o apesumbrados todo el día… no  parecían cargar sobre sus espaldas todo el peso del mundo.

Lorena Franco nace en Barcelona en 1983. Conocida actriz y presentadora en nuestro país, ha participado en populares series de TV como El secreto de Puente Viejo, Gavilanes y Pelotas. También en diferentes programas, cine y publicidad a nivel nacional e internacional.

Además de su carrera como actriz, ha dedicado una gran parte de su vida a la pasión literaria. Ha conseguido ganar algunos certámenes literarios y actualmente escribe en diversos Blogs. Se declara una apasionada de crear historias y adentrarse en ellas.

La viajera del tiempo, título que ocupa esta crítica, es su novena novela. La tercera que reseñamos participante en el Concurso Indie de Amazon 2016Pero no es, ni de lejos, nueva en esto de la autopublicación. Otros títulos que podemos encontrar en formato digital y físico son: Feliz vida, La vida que no elegí, Quédate conmigo, El fantasma de Marilyn, Historia de dos almas, Donde habita el olvido, Lo que el tiempo olvidó o Palabras “Una breve historia de los que se van”. Ocho obras que avalan su trayectoria literaria, que ha conquistado a miles de lectores en todo el mundo.

Abrí los ojos. Poco a poco, despacito… Sentía mi cuerpo, como si nada hubiera sucedido, como si nunca hubiera estado en el limbo, como si el viaje a través del espacio no hubiera existido. Sin embargo, un indeseable compañero habría venido conmigo… un tremendo dolor de cabeza.

Lía sufre la desaparición repentina de su hermano William. Unidos por un vínculo que va más allá de una relación familiar común, su ausencia pesa mil toneladas. Mientras lucha por seguir con su vida, los años transcurren y la sombra sigue estando ahí. Abogada de éxito y casada, la incapacidad de tener hijos es un gran lastre. El destino, siempre tan caprichoso, hará que la protagonista se encuentre el retrato de su hermano en un cuadro que data del s.XIX y, a raíz de este maravilloso descubrimiento, Lía se convertirá en una viajera del tiempo.

Se trata de uno de los muchos títulos que forman parte de la gran cantidad de obras que se han presentado al ya popular Concurso de Amazon. Resulta una hazaña imposible tener en este espacio a todos los participantes pero vamos a procurar hacer una selección que abarque diferentes géneros, autores y estilos. La viajera del tiempo me pareció una buena excusa para retomar el género fantástico (la obra se define como Ciencia Ficción, aunque no creo que sea la etiqueta más acertada).

Me miró, con esa nostalgia y tormento que la caracterizaba y con una dolorosa ausencia de luz y vida en sus grandes ojos azules. Frunció el ceño y lentamente, se acercó a mí. Como si me temiera, como si la fuera a rechazar cuando la tuviera enfrente.

El tipo de narrador que nos encontramos al iniciar La viajera del tiempo es diferente al que suele ser el empleado en las obras de corte fantástico. De hecho, aun a pesar de ser en primera persona, el punto de vista y el personaje que toma las riendas de la trama, va cambiando; como también lo hace el año y la situación de cada cual. Así, se trata de una lectura versátil. Hay que apuntar que este doble narrador comenzó a ser muy común en los aclamados Siglos de Oro, por su capacidad para enriquecer una novela. Es fascinante ver cómo se ha modernizado este recurso.

Señalar que nos encontramos ante una cronología lineal sería un tanto falso dado que estamos hablando de una novela cuya principal premisa son los viajes temporales. Pero sí, casi podría aventurar que la historia avanza de manera tradicional, pero sufriendo frecuentes referencias a hechos pasados que tienen una influencia directa en el presente. He de señalar que el tratamiento temporal es uno de los temas más complejos de la novela, pero que Lorena Franco soluciona con éxito al dar una indicación de personaje y año al iniciar cada capítulo.

Pero en cuanto lo vi en la librería, tan concentrado en aquel libro y hablando amablemente con el librero, tuve un presentimiento. El presentimiento de que viviríamos la historia de amor más bonita de todos los tiempos. Y así será si usted quiere, William.

En cuanto al título que corona la obra puede invitar a que el lector crea que La viajera del tiempo se trata de una auténtica adicta a los viajes intertemporales. Pero esto no es estrictamente así. No puedo desvelar mucho más sobre los motivos de tal contenido, pero hace referencia más bien a la importancia de un personaje que resulta clave, desechando, tratarse de la idea central de la obra.

Nos situamos en North Haven, estado de Connecticut, Nueva York (siempre me da lástima que no elijan un escenario nacional para estas historias… ¡Con la cantidad de posibilidades que tenemos!). Will y Lía se han quedado huérfanos de madre y eso los ha unido todavía más. Mientras la joven parece sentirse cómoda con su perspectiva de convertirse en una abogada de éxito como Ally McBeal, su hermano no encuentra su lugar, como si esa época no le perteneciera. La aparición de unos libros firmados por un tal ESCORPIÓN abrirán ante él un mundo diferente al conocido: un mundo más parecido a lo que él ansía.

Era la mujer con la que siempre había soñado e inevitablemente, la convertí en la protagonista femenina de todas mis novelas. De aquella de la que me había enamorado en el futuro, conociéndola a través de las palabras e imaginándola.

La trama se desarrolla paralelamente desde la perspectiva de ambos hermanos. Así, el estilo narrativo cambia de forma notable cuando es Will o Lía quien toman la palabra. Cuando el hermano se convierte en el protagonista de la narración, más sereno, más calmado, las letras toman un cariz más tibio y más descriptivo. Sin embargo, Lía se muestra hasta frívola, con muchas menos descripciones pero atiborrada de sentimientos que van y vienen constantemente.

A pesar de tratarse de una novela de género fantástico, lo cierto es que el tema principal es el amor familiar, sobre todo el que une a los dos hermanos, que es inquebrantable. Parece que el telón de fondo de los viajes temporales es solo una decoración a este eje central. No me parece algo negativo, no del todo. Le da intensidad, libera estigmas y tópicos que es algo muy necesario. Además, cabe remarcar que La viajera del tiempo es una obra muy original.

El amor, Lía… es cuando tú me robas cada día mi trozo de chocolate del almuerzo y yo, aún así, sigo dejándolo en el mismo sitio para ti todos los días.

En resumidos términos, llama la atención que una figura que conozco de la televisión (en casa de mi madre se ve, religiosamente, todos los días El secreto de Puente Viejo desde sus inicios) autopublique una novela (que no es lo mismo que utilizar la publicación tradicional) de este calibre. Y, además, poder participar con ella en el Concurso Indie. Lorena Franco trae frescor literario, ganas de escribir e historias fuertes que acercar a los lectores. Interesante, como pocas, su presencia en esta competición literaria. Llamativa, también, esta Viajera del tiempo.

Valoración: Aceptable

Adquiere La viajera del tiempo aquí

4 thoughts on “Crítica a “La viajera del tiempo”, de Lorena Franco”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s