Bien, bien

Crítica a “Nivel 10”, de Estefanía Álvarez

51l92IKECbL._SX260_
Título: Nivel 10
Autor: Estefanía Álvarez
Género: Ciencia Ficción – Distopía
Fecha de su composición: Julio 2016
Edición: 1ª – Digital
Editorial: Autopublicación
Número de páginas: 432

—¿Desde cuándo eres cebeconeada?
Úrsula tomó aire y contestó:
—Algo más de dos meses.
—¿Vives sola?
Úrsula asintió.
—¿Desde que te implantaron el C-BeCon o desde antes?
—Desde antes.

Estefanía Álvarez es una autora novel. Pocos datos pueden conocerse de ella, pues en su novela no se encuentra biografía alguna ni tampoco hay muchas referencias en el mundo internauta. Da la impresión de que no le interesa demasiado que su figura resalte, sino que quiere que lo haga su historia que, por cierto, lo hace si se le da una oportunidad.

Nos encontramos ante una distopía un tanto peculiar, original y con los detalles muy cuidados. Arrancamos en un hipotético futuro cuya fecha no está definida, pero nuestro presente se denomina Mundo AntiguoÚrsula es una ciudadana más de Beltaríh, capital del país ficticio Saphen. Es una actriz de teatro reconocida y querida tanto por el público como por sus compañeros. Goza de una buen nivel de credibilidad y de reputación, pudiendo considerarse una privilegiada. El precio de esta situación es ser muy celosa de su intimidad y agudamente discreta.

A pesar de los maravillosos avances tecnológicos y la aparente armonía en su vida, la manera de velar por la seguridad ciudadana es muy diferente a la conocida por nosotros. Las cárceles han sido sustituidas por un dispositivo neuronal conocido como C-BeCon, que aplica dolorosas descargas para prevenir conductas criminales. El rango de criminal oscila desde el asesino y el ladrón, hasta un enfermo psicológico o una persona homosexual.

—La operación tiene cinco fases, en las tres primeras se implantan los núcleos de C-BeCon y las últimas son para la amnesia y el lunar. —Miró a Úrsula e intentó contener una sonrisa al ver la cara de desconcierto de esta—. En cada fase se inyecta una solución preparada con anterioridad y exclusiva para cada cebeconeado. Esa solución contiene células sintéticas que acaban creciendo en el cerebro y realizando la función para la que se les programa.

Llegué a Nivel 10 por fortuita casualidad. A pesar de algún que otro desliz con mis encuentros con Ciencia Ficción de autores independientes, es cierto que varias de mis novelas favoritas indies son de este género. Hasta la saciedad he recomendado novelas como Mente, Alba Infinita o Rebelión 20.06.19El título, la portada, la manera en la que estaba escrita, la sinopsis y, además, que se tratara de una autora femenina fue cómo una corazonada. Una vez más, y renegando de mis miles de lecturas pendientes, le hice un hueco a la historia de Úrsula. Y estoy muy feliz de haberlo hecho.

Me gustaría definir bien lo que el lector se va a encontrar si quiere comenzar a leer Nivel 10, ser lo más honesta posible y justa también con la escritora. Pero antes de comenzar, tengo que decir que la autoedición de la novela recae absolutamente sobre Estefanía Álvarez: diseño de portada, corrección de estilo y ortotipográfica, maquetación y promoción en las Redes. Esto es importante, y tenemos que tenerlo en cuenta en todo momento. Además, cabe decir que se trata de su primera obra publicada, en la que ha trabajado durante varios años.

Durante gran parte de la novela, el narrador principal recae sobre Úrsula Erikson, en una tercera persona con muchísimas características de la primera. Tal vez, y de no ser por la cantidad de detalles que necesitan ser descritos y especificados, la segunda opción habría sido más viable. Sea como fuere, Úrsula es una personaje fundamental, muy bien definida y que podemos encuadrar dentro de los estándares de una persona común, un tanto artística, que en un primer momento se nos muestra distante. Y digo distante porque los detalles que vamos conociendo de ella nos llega a cuentagotas: se hace principal hincapié en su faceta artística y el amor por lo que hace, se nos detallan algunos amigos y sabemos que vive en una posición muy cómoda. Aun así, algo parece no encajar.

Era una tortura tener esos dos extremos siempre rondando por su cabeza. La razón y la emoción más pura peleaban por un mismo objetivo: sobrevivir en un mundo hostil y opresivo. Sobrevivir al C-BeCon o sobrevivir a la soledad.

Lo que no encaja lo encontramos poco más adelante (la historia principal tarda bastante en arrancar, al principio la lectura puede resultar un tanto repetitiva). Una fiesta con unos amigos de la joven, entre ellos su mejor amiga, Teresa. Allí, pletórica por el éxito de La justiciera de Valnara, se deja envolver por ese ambiente festivo y, sin mucho cuidado, se desinhibe más de la cuenta, en un país en el que tal cosa puede tener serias consecuencias.

La novela respeta la estructura tradicional, y debe ser lo único clásico que tiene. Los diálogos no son excesivamente largos, pero sí dinámicos y en su justa medida. Predomina la elocución narrada y descriptiva con fuertes tintes del género más intimista. El ritmo es medio, lento en algunos fragmentos. Una de las principales pegas, muy comunes por otro lado en los autores noveles, es la repetición y cierta monotonía en ciertos pasajes. De todas formas, y aunque puede ser visto como una carencia, a mi este tipo de literatura siempre me ha gustado: detenerse en los detalles de la cotidianidad y la rutina otorga veracidad al personaje.

Aunque se pudiese evitar o controlar las descargas por confraternización o conducta homosexual, las que correspondían por crimen contra el Estado serían tan frecuentes al tratarse de un Nivel 10 que sería casi imposible no perder la cabeza a causa del dolor.

Nivel 10 hace referencia al nivel de la condena que un ciudadano de Saphen puede sufrir. No se nos especifica el tipo de gobierno ni ningún entresijo constitucional, pero podemos intuir que se trata de una especie de democracia radicalizada o de una dictadura encubierta. Se denota mucho miedo y mucho silencio. Por eso, cuando Úrsula se deja llevar por el calor del momento en la citada fiesta, se apega más de lo debido a una joven de su mismo sexo, las consecuencias se abalanzan sobre ella y cambian su vida por completo.

De ser una reputada ciudadana, pasa a sufrir en primera persona (¡y de qué manera!) lo que supone la realidad de ser una persona con un C-BeCon implantado y un maldito lunar identificativo en el párpado inferior, detalle que apreciamos en la portada. Toda su vida se precipita en un pozo de sufrimiento y abandono total; la desesperación y la mala fortuna se ceban por un crimen absurdo y sin justificación. Mientras tanto, conocemos milimétricamente los detalles más técnicos de lo que supone la implantación de tal dispositivo y su funcionamiento. Es realmente brillante la manera tan pormenorizada que tiene Estefanía Álvarez de facilitarnos una documentación realmente exhaustiva de su realidad alternativa. Y a mí, fanática del género y entusiasta de las distopías, no podía haberme gustado más.

Pero, a pesar del C-BeCon, Dafne había creado en ella una necesidad, fruto de la esperanza y la comprensión que ella le transmitía, y era consciente de que hacía mucho tiempo que no sentía una conexión así con nadie. Muchas noches se martirizaba y reprochaba su propia conducta al seguir buscando algo que literalmente le hacía daño.

Para más detalles… ¡Las protagonistas absolutas son dos personajes femeninos! Y que escapan bastante de los molestos tópicos, algo que es de agradecer, desde luego que sí. Aparte de nuestra enternecedora, joven y abatida Úrsula, en su camino se cruzará una misteriosa mujer cuyas raciones son ambiguas. Con ella coincidirá en un bar donde acude a matar la vida que se le derrumba a ratos y que será un personaje clave y fascinante en la trama. Su nombre es Dafne, y pocos más detalles puedo dar sin caer en el vil spoiler. Lamento mucho no poder expandirme más en este aspecto, porque me encantaría.

El estilo de Estefanía Álvarez se basa, como ya he mencionado, en una narración bastante descriptiva y un vocabulario inundado de tecnicismos, muchos de ellos de su propia invención. La novela es amena de leer, aunque no se trate de literatura ligera ni mucho menos. La cantidad de detalles son típicos de lo que parece ser una ávida lectora de Sci-Fi y que ha bebido de las mejores fuentes de ese ámbito. Digamos que la autora escribe de lo que sabe, lo hace con comodidad y con dedicación. 

—O, ¿qué me dices de la conducta homosexual? —Úrsula exhaló una ligera risotada desdeñosa—. ¿Qué hay de peligroso en eso, el fin del mundo?

Especial hincapié quiero hacer al fuerte contenido de crítica social, que se encuentra encubierto dentro de la trama pero es fundamental. Es un ingrediente clave de la novela, que casi podemos definir como comprometida y denunciadora de ciertos comportamientos irracionales. Una especie de hipérbole de la realidad que vivimos en la actualidad.

Así pues, y a pesar de las carencias que pueda tener, nos encontramos ante una novela de gran envergadura, tanto a nivel argumental como narrativo. Bastante compleja, se desarrolla de forma muy acertada, manteniendo a cualquier amante de las historias con suspense y con alma en vilo durante toda su lectura. Tenemos más de 400 páginas para disfrutar y, aun así, se pasan demasiado rápido. Es una de estas obras que terminas deseando saber más, deseando que jamás se acaben. La realidad que crea Estefanía es tan aterradora como interesante. Y sus personajes, ¡oh! Úrsula y Dafne son tiernamente inolvidables. 

Su voz sonaba tan frágil y conmocionada que parecía cristal, pero Dafne no pudo evitar deleitarse con la belleza de su tono, de su inflexión, de su timbre.

Valoración: Bien, bien

Adquiere “Nivel 10” aquí

7 thoughts on “Crítica a “Nivel 10”, de Estefanía Álvarez”

  1. Llegué a “A librería” buscando referencias sobre los títulos participantes en el Concurso Indie de Amazon, y reseña tras reseña me habéis convencido para quedarme por aquí. Me parecen equilibradas, sinceras, completas, respetuosas con el trabajo de los autores y la selección de fragmentos es muy evocadora. Anoto “Nivel 10” en mis lecturas pendientes y me uno como seguidora al blog. Estoy deseando descubrir la siguiente reseña; es de valorar además que incluyáis autores de los que no es fácil encontrar muchas referencias en la red, no sólo aquellos más mediáticos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, Esther, es de agradecer que nos lleguen opiniones sinceras sobre el trabajo que hacemos. Por cierto, no eres la única que ha añadido “Nivel 10” a sus lecturas pendientes. Me parece una composición muy interesante. Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s