Sí, recomendable

Introducción a “Las Metamorfosis” de Ovidio: El mito de Aracne

Título: El mito de Aracne (Las Metamorfosis)
Autor: Publio Ovidio Nasón
Género: Fábula mitológica
Fecha de finalización: 8 d.C.
Edición: Edición especial para la Colección Austral de 1963
Editorial: Espasa-Calpe
Número de páginas: 267

Publio Ovidio Nasón nació el 20 de marzo del año 43 a.C. y murió el año 17 d.C. El poeta latino nació en Salmona (en el Abruzzo Citerior), a unos kilómetros de Roma. Desde pequeño, sintió una pasión delicada y muy personal por la poesía y, más tarde conoció a los poetas famosos de su época, llegando incluso a superarles en popularidad. Horacio, Virgilio, Tibulo, Macer, Propercio, Póntico o Baso son solo algunos ejemplos. Estuvo casado tres veces y tuvo una hija y fue, más tarde, desterrado en Tomos, una ciudad situada a orillas del mar Euxino. Escribió Ars Amandi, Las heroidas, Remedios de amor, Los Fastos, Las Tristes, Ibis, Las Pónticas y otras obras menores.

Su obra maestra es la que ocupa esta introducción: Las Metamorfosis han llegado hasta nuestros días y fueron escritas en su día en forma de poema en hexámetros que ocupaba doce mil versos y que estaba recogida en quince libros. La gran creación de Ovidio supone un total de doscientas cuarenta y seis fábulas mitológicas dispuestas cronológicamente y que comprenden desde la formación del Caos hasta la transformación de Julio César en estrella, pasando, por ejemplo, por la conversión de Zeus en toro. Las Metamorfosis son aún, a día de hoy, uno de los libros que más ha influido en la literatura occidental actual y pasada.

Debido a la extensión de la obra de Ovidio, hoy prefiero comentaros una de las metamorfosis en concreto, perteneciente al sexto libro de la obra. El mito en cuestión tine como protagonista a Aracne, la hija de un tintorero llamado Idmón de Colofón que llega a ser muy famosa debido a su habilidad para el tejido y el bordado.

Velazquez-las_hilanderas.jpg

Objeto 1. La fábula de Aracne (Las Hilanderas) de Velázquez

La habilidad de Aracne supone ciertas alabanzas que acaban superándola moralmente y la fama se le sube a la cabeza, volviéndose una engreída que afirma poder superar a Minerva (Atenea en la Antigua Grecia), diosa de la artesanía, de la sabiduría y de la guerra. Tras un evidente enfado de la diosa, ésta decide dar a Aracne una oportunidad de redimirse, y adopta la forma de una anciana para advertir a la joven del peligro de desafiar y ofender a los dioses. La respuesta de Aracne termina en burla y propone a la vieja un concurso de tejido en el que pueda demostrar su habilidad. Minerva se quita entonces el disfraz y empieza el concurso.

Minerva decide tejer una escena de su victoria sobre Neptuno, que inspiró a los ciudadanos de Atenas para bautizar la ciudad en su honor. Aracne, burlándose todavía más de la diosa, decide representar en su escena veintidós episodios de infidelidades cometidas por los dioses y, a la vez, los teje en forma de animales: Zeus siendo infiel a Hera con Leda, con Europa, con Dánae…

Minerva admite finalmente que la destreza de Aracne es perfecta, pero se enfada muchísimo por el motivo escogido por ésta y pierde los estribos, destruyendo el tapiz y el telar de la joven, para acabar golpeándola a ella en la cabeza. En la historia original, Aracne huye entonces avergonzada y, consciente de su insensatez y de su atrevimiento, se ahorca. No obstante, la historia de Ovidio presenta variaciones: Minerva rocía la soga con jugo de acónito y transforma a Aracne en una araña, condenándola a tejer por toda la eternidad.

“Minerva, por no se sabe qué resto de piedad, la sostuvo en el aire y le habló así: “Vivirás, insolente Aracne, siempre de esta forma suspendida; tal será tu castigo para toda la posteridad.” Al marcharse Minerva, le arrojó el jugo de una hierba envenenada que le hizo caer los cabellos, la nariz y las orejas; su cabeza y su cuerpo disminuyeron; las piernas y los brazos en patas sutilísimas se tornaron, y el resto del cuerpo no presentó más que un grueso vientre. De esta manera, en araña transformada, sigue tejiendo con sus hilos la tarea a que ella estaba acostumbrada”.

Las Metamorfosis de Ovidio llegaron a mí como lectura obligatoria de la asignatura Lengua Clásica: Latín, pero es una obra clásica conocida por todo el que se atreva a adentrarse un mínimo en la cultura de la antigüedad grecorromana. La obra de Ovidio supone una mitología con matices reinterpretados en sí misma, que no dejan de ser, en esencia, otra forma de explicar los hechos y las creencias más antiguas de nuestros antepasados. Las obras clásicas son, en definitiva, una lectura obligatoria para todo aquel que quiera comprender las influencias y los motivos que llevaron a la literatura occidental hasta el punto en el que se encuentra en la actualidad.

256262

Objeto 2. Portada de la versión comentada de Las Metamorfosis

Valoración: Sí, recomendable

Podéis adquirir aquí Las Metamorfosis de Ovidio

1 thought on “Introducción a “Las Metamorfosis” de Ovidio: El mito de Aracne”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s