Bien, bien

Crítica a “El cementerio de las musas”, de Adriana Marquina

libro-el-cementerio-3

Título: El cementerio de las musas
Autor: Adriana Marquina Ortiz
Género: Ficción contemporánea
Fecha de su composición: 2016
Edición: 1ª – Digital
Editorial: Círculo Rojo
Número de páginas: 196

—Tus opciones son dos, quedarte o irte. —Sus manos se convirtieron  automáticamente en una balanza, la mano derecha se extendió con el «quedarte» y la mano izquierda con el «irte»—. Puedes perder el miedo a la página en blanco que te espera al final del último escalón o borrar todo lo que has escrito hasta ahora y salir por la puerta.

Adriana Marquina Ortiz nace en Burgos, el 8 de enero de 1985.

Como suele ser habitual su pasión por escribir la acompaña desde su más temprana edad. Adora empuñar la pluma o, según sus propias palabras, “describir sentimientos”. Aun así, no ha sido hasta hace poco tiempo que se ha decidido a mostrar sus letras al público. A ella pertenece el Blog Paralelo Aurelia y otros sueños, y también podemos encontrar un relato suyo publicado en el libro Límite 999 palabras. Define a Carlos Ruíz Zafón y a José Luis Sampedro como los autores que más han influido en su vida personal y creativa. Sin embargo, fue el fallecimiento de su padre el suceso más trágico que ha podido marcar su literatura y, cuyo regusto existencial, denota la obra que ocupa esta crítica.

Andrea, con su flamante novela entre los brazos, tiene una prometedora cita concertada con un editor interesado en su obra. Aquella mañana, algo apurada, sembrada de dudas e inquietudes, se dirige a ese encuentro hecha un amasijo de nervios. Pero por un fortuito despiste terminará embarcándose en un peculiar peregrinaje literario y personal de difícil definición, de camino a esos sueños que anhela cumplir.

Fue la propia autora la que se puso en contacto conmigo para que leyera su ópera prima y escribiera una crítica al respecto. Me atrajo el argumento, adoro que los propios libros hablen de literatura, es como el arte por el arte. Este tipo de novelas siempre contienen, aunque sea nimiamente, ese toque de filosofía artística que tanto me gusta. La escritora, de manera directa o indirecta, expresa lo que las letras implican para ella. En el caso de Adriana Marquina este vínculo parece muy intenso y real.

No sin pensarlo di la espalda a aquel atril y, al igual que en mi recuerdo, me acerqué al primer bloque de estanterías que cubrían la pared izquierda. Acaricié los lomos de la cuarta fila de libros con la mano izquierda mientras avanzaba y, mientras deshacía mi camino, los acaricié con la derecha, siempre con la cabeza torcida, leyendo muy por encima el título de alguno de aquellos libros.

Desde la perspectiva personal de Andrea, la protagonista, esta novela corta o relato largo, avanza en una estructura curiosa que casi podemos definir como onírica. Poco después de comenzar su lectura, las leyes del tiempo y del espacio se difuminan y el lector comenzará a tener la sensación de estar adentrándose en un sueño íntimo y profundo que no es el suyo. Me resultó un tanto complicado, de hecho, disipar la niebla del desconcierto durante el inicio del argumento que, poco a poco, se fue clareando y resultando más explicativo.

A lo mejor lo más importante de El cementerio de las musas es la idea central. Hay que reconocer que resulta ser un tanto pretenciosa, no lo vamos a negar, pero es muy interesante. Y, como mencionaba al inicio de esta entrada, la clara influencia de La sombra del viento de mi admirado Zafón no pasa desapercibida. Este lugar se trata de una especie de estancia donde reposan todas esas historias inconclusas que un día se comenzaron con toda la ilusión y las ganas de hacerlas vivir pero que terminaron sucumbiendo al olvido de las musas y de sus creadores. El desolador cementerio no es más que un homenaje a los relatos y novelas que, sin piedad, son abandonados y enterrados.

Busqué en mi muñeca el reloj que me había puesto para ir a la entrevista; era un reloj plateado con una gran esfera redonda que dentro albergaba otra pequeña esfera en la que estaban los números y las manillas, pero no lo llevaba, no recordaba habérmelo quitado en ningún momento, pero tampoco recordaba haber avanzado y, cuando miré hacia atrás, apenas pude distinguir la pequeña puerta por la que había accedido a aquel lugar.

En este peregrinaje la joven novelista se topará con fragmentos de dichas historias inconclusas que formaran otro relato dentro del mismo. La conocida muñeca rusa literaria que tanto puede llegar a enriquecer las obras, otro recurso que debo aplaudir porque siempre me ha entusiasmado este alarde de riqueza y originalidad a la hora de embarcar diferentes ramificaciones dentro del mismo camino argumentativo.

La temática en la que ahonda la obra viaja entre la creación literaria, el paso del tiempo, el amor perdido, los malos tratos, la muerte y la homosexualidad. Toda un arsenal de contenido en sus menos de 200 páginas que, con toda sinceridad, no cabía esperar. Así pues, me resulta muy complicado establecer una definición de esta especial novela de la autora burgalesa: realismo mágico con ciertos tintes de literatura comprometida socialmente.

Curiosa, interesante y diferente esta novela de Adriana Marquina bajo el sello editorial Círculo Rojo. Un buen ejemplo de literatura independiente que explora otras maneras de crear e inventar mundos… y hacerlos revivir en la mente de los más ávidos lectores.

Valoración: Bien, bien

Adquiere El Cementerio de las musas pinchando aquí

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s