Sí, recomendable

Crítica a “Sin noticias de Gurb”, de Eduardo Mendoza

Título: Sin noticias de Gurb
Género: Novela de ciencia ficción
Fecha de publicación: 1991
Edición: 16ª edición (año 2004)
Editorial: Seix Barral
Número de páginas: 143

“Sin noticias de Gurb es sin duda el libro más excéntrico de cuantos he escrito. No hay en él una sola sombra de melancolía. Es una mirada sobre el mundo asombrada, un punto desamparada, pero sin asomo de tragedia ni de censura.”

EDUARDO MENDOZA

Eduardo Mendoza (Barcelona, 1943) vivió durante nueve años en Nueva York (de 1973 a 1982). Ha escrito obras como La verdad sobre el caso Savolta (1975), obteniendo el Premio de la Crítica; El misterio de la cripta embrujada (1979); El laberinto de las aceitunas (1982); La ciudad de los prodigios (1986), consiguiendo el Premio Ciudad de Barcelona; La isla inaudita (1989); Sin noticias de Gurb (1991), publicado por entregas en el diario El País; El año del diluvio (1992), Una comedia ligera (1996), por la que obtuvo el Premio al Mejor Libro Extranjero en París, en el que también se hizo una mención honorífica a toda tu carrera; La aventura del tocador de señoras (2001), logrando el Premio al Libro del Año del Gremio de Libreros de Madrid y Riña de Gatos. Madrid 1936 (2010, Premio Planeta). Cabe destacar que cinco de sus novelas pertenecen a la llamada serie del detective anónimo. Dichas obras son: El misterio de la cripta embrujada (1978), El laberinto de las aceitunas (1982), La aventura del tocador de señoras (2001), El enredo de la bolsa y la vida (2012) y El secreto de la modelo extraviada (2015).

9788432207822

Figura 1. Edición comentada de Sin noticias de Gurb

Mendoza escribió en colaboración con su hermana Cristina Barcelona modernista (1989) y es también autor de obras teatrales en catalán tales como Restauració (1990) que él mismo tradujo al castellano (Restauración, 1991).

“07.56 Descubro una cucaracha sobre el mostrador. Intento aplastarla con una loncha de jamón de York, pero huye y se oculta en un intersticio, entre el mostrador y el fregadero. Desde allí me hace burla con las antenas. Ahora vas tú a ver. Cucal en dosis masivas.”

Sin noticias de Gurb relata las aventuras de dos extraterrestres, Gurb y su compañero. El primero, teniendo como habilidad para sobrevivir la cualidad de poder adoptar el aspecto que quiera, se ha perdido por la Barcelona preolímpica con el aspecto de Marta Sánchez. Mientras, su compañero inicia su búsqueda adentrándose en el mar gris. Es así como, en forma de diario personal, vamos conociendo las anécdotas que le suceden a un extraterrestre en Barcelona.

Sin noticias de Gurb es considerada una de las obras maestras de Mendoza y fue, originalmente, un relato publicado de forma periódica en El País y que no guardaba la intención de ser publicado más tarde. El autor convierte las aventuras de los extraterrestres en una parodia llena de sátira y en la que la imaginación de Mendoza se luce (ya sea en lo que leemos o entre líneas) de forma constante y contundente. Es así como la Barcelona que conocemos se disfraza de escenario carnavalesco, presentando lo absurdo y maquillado del día a día a través de metáforas visuales que dejan al hombre urbano actual en paños menores y descubre su desidia, su decadencia y su desánimo. El estilo desenfadado del autor no hace sino reforzar el carácter crítico del relato.

“07.00 Me peso en la báscula del cuarto de baño. 3 kilos, 800 gramos. Si tenemos en cuenta que soy intelecto puro, es una barbaridad. Decido hacer ejercicio cada mañana.”

Según el propio autor, Sin noticias de Gurb guarda elementos en común con dos novelas previas a la publicación de ésta última. El misterio de la cripta embrujada y su continuación, El laberinto de las aceitunas, se relacionan con esta obra en su estilo y, en parte, en el carácter que presentan. Además, Mendoza opina que Sin noticias de Gurb es su libro más excéntrico con diferencia y probablemente lo sea porque no fue pensado como un libro que hubiese de durar, sino como algo efímero que moriría con el tiempo.

Xavier Vidal-Folch, entonces director de Cataluña de El País y amigo de Eduardo Mendoza, solía proponerle al autor que escribiera algo para su periódico un par de veces al año. Mendoza entonces se negaba, porque siempre había temido lo que muchos autores temen e incluso consideran forzado: los plazos de entrega que caracterizan al periodismo. El propio autor asegura escribir con mucha lentitud y ser muy meticuloso y perfeccionista cuando escribe, llegando incluso a acabar un libro y volverlo a empezar desde cero al no agradarle el resultado obtenido.

“07.30 Salgo a la calle dispuesto a correr seis millas. Mañana, siete; pasado, ocho, y así sucesivamente.

07.32 Paso por delante de una panadería. Me compro una coca de piñones y me la voy comiendo mientras regreso a casa. Que corra otro”.

El característico hacer perfeccionista del autor es algo a lo que siempre ha aspirado, pero que no siempre ha podido mantener. Mendoza afirma que es probable que un afán de ponerse a prueba le impulsara para renunciar a su norma de no ponerse límites temporales.

Sin noticias de Gurb nació durante uno de esos periodos en blanco que todo escritor sufre o ha sufrido alguna vez. Ese momento de incoherencia emocional y personal en el que el deseo de que las musas hagan su aparición es creciente y constante. Es así como Mendoza empezó a escribir un relato de ciencia ficción –aunque asegura odiar este género literario aun gustándole las películas de ciencia ficción– en tono satírico.

“02.50 Gurb abre una puerta de madera de gran espesor y me muestra lo que acaba de hacerse instalar: la sauna. Por supuesto, nunca la ha usado ni piensa hacerlo, pero le sirve para mantener calientes los churros”.

La Barcelona que presenta la obra maestra de Mendoza se encuentra en una situación insólita y única; los Juegos Olímpicos están cerca y la ciudad se encuentra revuelta, con la actitud de sus ciudadanos cayendo de una forma creciente en la jovialidad y la expectación. La picaresca se presentó así como un recurso difícil de ignorar.

Sin noticias de Gurb es la obra de Mendoza que más se ha vendido y que más se ha traducido, y a eso nos referimos cuando hablamos de “obra maestra”. Las aventuras del extraterrestre amante de los churros componen un libro ligero, breve y fácil de leer. Tanto su lenguaje propio del coloquio de nuestro día a día como su actitud alegre transmiten una sensación muy agradable y amena al lector. Mendoza asegura que en esta obra, a diferencia de muchas otras que llevan su firma, no hay una sola sombra de melancolía.

Valoración: Sí, recomendable
Podéis adquirir aquí Sin noticias de Gurb.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s