Bien, bien

Crítica a “Lo nuestro es de otro planeta”, de Emma Mars

hbwtz3a

Título: Lo nuestro es de otro planeta
Autor: Emma Mars
Género: Romántico – Ficción
Fecha de su composición: 2016
Edición: 1ª – Papel
Editorial: Autopublicado
Número de páginas: 218

Según su sitio webEmma Mars estudió Periodismo, profesión que ejerció durante algún tiempo hasta que montó su propia empresa. También ha sido co-creadora del célebre portal HULEMS, especializado en temática LGTB. Amante de los animales, es una de las autoras más consagrada en la autopublicación de novela lésbica, género que ha cultivado otorgándole diferentes matices en sus ya seis obras publicadas.

—Mi planeta se llama Lux 2. Que sepamos, vosotros todavía no tenéis constancia de él.
—¿Lux 2? ¿Eso significa que hay un Lux 1?
—No—replicó tajante Ada—¿Por qué lo preguntas?

Lo que se presentaba como un tedioso y aburrido viaje por trabajo a un Congreso en Madrid se convierte para Diana en una aventura sin precedentes que irrumpe en un complicado momento personal. Todavía recomponiéndose del desastre de su última relación, la aparición de una extraña mujer que responde al nombre de ADA587435C3PO y asegura provenir de Lux 2, hará que su anodina rutina se reconvierta en una absoluta experiencia que no parece de este planeta.

Diana y Victoria se giraron al unísono para comprobar qué era lo que llamaba la atención del grupito cercano. Entonces vieron a Ada, caminando con pasos temblorosos hacia la antena de televisión, sus pies inestables sobre las tejas. Diana sintió pánico al verla allí subida, a punto de tocar el metal.

No es la primera vez que leo a Emma Mars, aunque mis anteriores lecturas no llegaron a formar parte del catálogo de A Librería. Sin embargo, después de leer Lo nuestro es de otro planeta creí que sería justo para la autora y para nuestros seguidores el acercar  esta novela, nada al uso, que puede resultar toda una experiencia lectora si se le otorga el punto de vista adecuado. Pero vayamos por partes.

Si queremos definir la formalidad narrativa de esta reconocida autora de literatura LGTB podemos hacerlo subrayando la técnica limpia y fluida. Sí, lo sé, algo que no es sencillo encontrar en el catálogo de autopublicados (cuanto más si nos referimos al género chik lit) así que estamos de enhorabuena: segunda obra indie reseñada del año con una buena valoración global. Parece que el 2017 se nos presenta generoso.

Pero no solo es la técnica lo que Emma Mars domina, hace falta mucho más para despertar el interés por una novela que, en apariencia, escapa de mis gustos personales. De hecho, dista muchísimo de lo que esperaba encontrarme. Lejos de tratarse de un libro atiborrado de tópicos molestos y chirriantes, de sucesos predecibles y de un final precipitado, nos encontramos con una historia que puede aportar mucho más de lo que la propia autora se atreve a aventurar.

—Mi computadora me dice que…
—Que estoy enfadada. Lo sé. Tu computadora es el sueño de cualquier CEO de Silicon Valley. O de las adivinadoras de la tele, ya no lo sé. Podrías ganarte la vida así. Echando el tarot en la calle. ¿A eso te dedicas? ¿Eres tarotista?
—No.
—Medium.
—No.
—No lo sé, ¿bruja?

Siempre teniendo en cuenta la novela mendozana de Sin noticias de Gurb, pueden disfrutarse de dos tipos de lecturas: una superficial y entretenida; otra más intimista y con cierto escrutinio. A nosotros nos gusta más el segundo bloque.

Diana representa los problemas laborales y sentimentales cotidianos que cualquiera de nosotros, alguna vez, ha llegado a vivir. El caos se adueña de su vida cuando un amor se ha roto dejándola un tanto perdida y, para colmo, en el trabajo nada va del todo bien. El desencanto contamina las ganas de vivir de la joven y ni siquiera su mejor amiga Victoria parece poder ayudarla a salir de ese pozo. Con un carácter irascible y malhumorado, en lugar despertar compasión, Diana produce cierto reticencia por las constantes trabas que parece poner a las nuevas oportunidades que empieza a regalarle la vida.

La aparición de ADAmuchosnúmeros desmayada en una acerca camino a su hotel en Madrid casi puede señalarse como una de esas casualidades del destino que nos demuestran que el camino que estamos siguiendo es el equivocado. Y aunque Diana quiere huir… finalmente no lo hace (por eso tenemos novela). Tal vez ha sido la intuición femenina, o tal vez son los hilos del amor, pero nuestra protagonista acoge a la extraña mujer que parece enloquecida por delirios, a pesar de estudiar las altas posibilidades de amanecer asesinada a manos de tal demente.

Pero no tarda en percatarse de que en Ada no existe nada peligroso. Más bien una profunda y absoluta ternura de la que el lector podrá embriagarse. Será la extraterrestre la que, de forma irónica, conseguirá que Diana vuelva a disfrutar de sentimientos humanos de los que ya no querrá escapar.

[…] Algunos científicos estaban empeñados en descubrir la existencia de vida inteligente en el universo, vigente o ya extinta. Pero hasta el momento nadie lo había conseguido. Aunque, bien mirado, tampoco nadie había logrado demostrar la existencia de un Dios todopoderoso que hubiera creado la Tierra en cuestión de días y, sin embargo, la mayoría de la población se confesaba creyente.

Y tranquilos, no se trata de una historia romántica sin más, vertiginosa y sin sentido que hará que nuestros niveles de azúcar se disparen. Ese no es el estilo de Emma Mars, os lo aseguro. Se nos acercará una particular visión del mundo conocido, de las costumbres humanas que tenemos tan asumidas pero que pueden resultar tan ridículas. Esto no solo permite una importante (aunque ligera) crítica social, sino una explosión de comicidad que llevará a soltar más de una carcajada. Y el humor, no me lo neguéis, es de lo más difícil de conseguir en una buena novela.

—Mi computadora detecta mucho dolor en Diana.
—Eso tal vez sea porque todavía escuece. Pero no por ella, sino por mí. Ni siquiera sé cómo pude estar tan ciega.

Además de nuestras dos protagonistas, la presencia de Victoria que, como mencionaba, se trata de su mejor amiga a la que podemos calificar de una viva la vida ayudará a que las locuras de Ada se intensifiquen. Y, por supuesto, cabe mencionar a los padres de Diana, que resultarán la guinda del pastel de las mejores risas que lograremos obtener.

—A una discoteca, no sé a cuál. Dice que es de bollos, pero yo no sabía que en las discotecas servían repostería’ le informó Ada con inocencia, encogiéndose de hombros mientras daba el último sorbo a su bebida.
—¡De bolleras!—exclamó Diana, aterrorizada ante la idea.

Diálogos cotidianos y realistas, descripciones en su justa medida, deliciosos toques sentimentalistas y entretenimiento más que asegurado son la fórmula clave del éxito del último trabajo de esta autora que no podemos dejar de admirar. Y aunque es cierto que echamos de menos más referencias y críticas a la vida humana o conocer más detalles de la realidad que se esconde tras la tierna y misteriosa Ada, nos gusta la evolución de Emma Mars. Por eso la recomiendo con la firme promesa de leerla de nuevo.

Valoración: Bien, bien

Adquiere Lo nuestro es de otro planeta aquí

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s