Excelente

Crítica a “Un mal nombre” de Elena Ferrante

un-mal-nombre

Portada de la edición de Círculo de Lectores

Título: Storia del nuovo cognome
Autor: Elena Ferrante
Género: Narrativa
Fecha de su composición: 2013
Edición: Traducida; Círculo de lectores
Editorial: Lumen
Número de páginas: 560

¿Es posible que incluso los momentos felices del placer no resistan nunca un examen riguroso? Es posible.

Hace algunas semanas, os traía a este espacio mi entusiasta opinión a la primera parte de esta célebre tetralogía, La amiga estupenda. Fue tan intensa la sensación que esta novela dejó en mí que, incluso, grabé un vídeo en mi página de Facebook hablándoos de ella con mi apabullante entusiasmo. Ahora soporto la responsabilidad de acercaros mi opinión sobre su continuación y seguir convenciéndoos de que debéis parar de hacer lo que sea que estéis haciendo y viajar al Nápoles de Elena Ferrante.

Si de la precuela podía criticarse esa complejidad abrumadora de su inicio, esa marabunta de personajes que era complicada de seguir; en Un mal nombre se han limado con exquisitez ese tipo de características. Por un lado, contamos con la ventaja de que ya conocemos la mayor parte de los nombres y apellidos de los diferentes vecinos y familiares que acompañan a Lila y Lenù en la trama; por otra parte, éstos se reducen considerablemente.

Pero vayamos por partes.

Reaccionaba explicándome, de hecho, que yo no había ganado nada, que en el mundo no había nada que ganar, que su vida estaba llena de aventuras diferentes y desatinadas igual que la mía, y que el tiempo sencillamente se escurre sin sentido alguno, y que era bonito solo vernos de vez en cuando para oír el sonido loco del cerebro de la una resonando dentro del sonido loco del cerebro de la otra.

En el maravilloso final de La amiga estupenda se produce un suceso impactante que deja al lector frío. Y es que… ¡ALERTA DE SPOILER! la aparición de los Solara en la boda de Lila con Stefano luciendo los zapatos Cerullo es una auténtica sutileza por parte de Ferrante para darnos a entender lo que nos encontraremos a continuación: sí, en efecto, al parecer el fantástico marido de la jovencísima hija del zapatero no es tan bueno como cabía parecer. Ese suceso, aparentemente inocente, hará que la muchacha se de cuenta de que su casamiento ha sido un error desde el mismo día de su boda.

Lenù está todavía alejada de las perspectivas de casarse y formar una familia. Sigue luchando con su condición social, sigue buscando con esperanza el abrirse camino mediante los estudios. Y, aunque se sigue sintiendo a la sombra de una Lila que es cada vez menos radiante, su voz narradora toma más fuerza y más garra que nunca. La adolescencia se convertirá en la edad adulta con premura y ella procurará madurar muy deprisa.

Palabras, con ellas se hace y se deshace a voluntad.

De esta forma, la narración seguirá teniendo como voz en primera persona a Lenù; pero de vez en cuando viviremos desde la distancia el auténtico infierno que Lila vivirá casada con un déspota maltratador. Y esto lo iremos descubriendo poco a poco gracias a unos diarios escritos por Lila, que le entregará a su amiga para que los guarde a buen recaudo. De esta forma, cuando los reveses de la vida las mantengan separadas durante largos períodos de tiempo, seguiremos conociendo qué le ha deparado el destino a la señora de Stefano.

eh400147

Portada de la edición de Lumen

Los diálogos serán más abundantes y largos en esta novela, lo que nos permitirá conocer mucho mejor el carácter y actitud de los personajes. Las niñas ya son mujeres, y es una delicia poder vivir ese crecimiento tan de cerca. Además, como ya había señalado en mi crítica anterior, Elena Ferrante no es tacaña con las descripciones de los sentimientos. Incluso, diría, puede pecar de repetitiva. No os preocupéis, nos dejará saborearlo todo, todo y todo.

De esta manera, podemos dividir la historia en tres partes claramente diferenciadas que, además, tienen estilos distintos. primero, la descripción de los primeros meses de matrimonio de Lila y su vida de casada; segundo, el nudo de la obra, las vacaciones en la playa Ischia de Lenù y Lila; tercero; la separación de las dos amigas.

Con los hombres nos encariñamos poco a poco, con independencia del hecho de que coincidan o no con el modelo de hombre adoptado en las distintas etapas de la vida.

Cobrará una vital importancia en esta obra un personaje que conocemos muy bien de la anterior: Nino Sarratore. El alumno brillante, el hijo del poeta, el gran amor platónico de nuestra Lenù. Él acompañará a las jóvenes durante sus vacaciones en junto al mar. La fascinación de nuestra protagonista hacia el chico crecerá a pasos tan agigantados como la que él profesará hacia Lila. De esta manera, se vivirá su despertar amoroso y sexual. Pero también una de las peores traiciones por parte de su adorada y odiada Lila, algo de lo que le costará reponerse una eternidad.

Otros temas que, con la llegada del mundo intelectual a la vida de Lenù, cobrará gran relevancia son los asuntos políticos y sociales. Y si bien es cierto que la novela no tiene, ni mucho menos, un cariz de denuncia específico, deja caer sus pinceladas con elegancia. Además, Ferrante parece ser una firme defensora de la cultura, del estudio, de la lectura. De la intelectualidad. Algo así como que el saber nos hará libres: mientras Lila está condenada a su vida de mujer casada e infeliz, Lenù podrá al fin abandonar ese barrio de Nápoles y codearse con otros estudiantes a los que se sentirá mucho más afín.

En mi caso, el amor no es indispensable para el placer, ni siquiera para el aprecio. ¿Es posible, pues, que el asco, la humillación empiecen después, cuando un hombre te doblega y te viola a su antojo por el solo hecho de que ya le perteneces, con o sin amor, con o sin aprecio? ¿Qué ocurre cuando estás en una cama, vencida por un hombre? Ella ya lo había experimentado y me habría gustado que me hablara de ello. Pero se limitó a decir irónica: mejor para ti si estás a gusto, y me condujo hasta una pequeña habitación que daba a las vías del tren. Era un cuarto desnudo en el que solo había un escritorio, una silla, un catre, nada en las paredes.

La belleza, la agilidad de la pluma, la musicalidad en los párrafos, los diálogos dilapidantes seguirán siendo la magia de la autora que maneja casi con facilidad. Mejora, con creces, a su predecesora, coronándose como una novela excelente de principio a fin; donde podemos gozar y sufrir con esos personajes inolvidables que están tan vivos, que salen de las páginas para sentarse frente a nosotros y contarnos su historia. Su terrible y maravillosa historia.

Valoración: Excelente

Adquiere Un mal nombre aquí

 

1 thought on “Crítica a “Un mal nombre” de Elena Ferrante”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s