Excelente

​Crítica a “De hombre y sirenas”, de Carlos L. García-Aranda

Título: De hombres y sirenas
Autor: Carlos L. García-Aranda
Género: narrativa romántica, histórica
Fecha de su composición: 2016
Edición: 2016, Digital
Editorial: Imagica Ediciones S. L.
Número de páginas: 695

Si revelas tus secretos al viento, no le eches la culpa al viento por revelárselos a los árboles.

Hoy me enfrento al reto de hablaros de una de las novelas que más me ha impactado de las que he leído últimamente. Por suerte para mí, el libro llegó a A Librería desde la editorial y fue de ese modo cómo lo descubrí.

De hombres y sirenas (2016) es la primera novela del escritor, corrector de textos y diseñador de libros madrileño Carlos L. García-Aranda (1967). El autor había colaborado anteriormente en algunas obras como diversos volúmenes de Cronología X, sobre el mundo del comic. Otras de sus colaboraciones es Star Trek. La nueva generación. Guía de episodios (2001) que trata de la conocida serie de televisión. También ha escrito sobre música en la obra Depeche mode: canciones (1998) y sobre superhéroes en Spider-man (1962-1990). Este último libro fue publicado en 2007.

Podría tratar de resumir el argumento de esta obra explicando que se trata de la historia de dos hombres, David y Miguel. Uno es joven y el otro anciano, uno está bastante perdido y el otro tiene mucho bagaje y conocimiento vital. A través de estos entrañables y logrados personajes, la novela muestra el contraste entre dos épocas. Podría decir que otorga dos visiones de lo que es la homosexualidad, una en la época franquista y otra en la actualidad. Todo ello sería quedarme a las puertas, sin profundizar nada, porque la novela trata todo eso; pero es tan importante lo que dice como la manera de abordarlo. Es la historia de David y Miguel, de la guerra, el franquismo y la democracia; pero también es mucho más. El amor y la amistad, su búsqueda y la diferente forma de amar de cada persona, son algunas de las tesis de esta novela. También nos habla del despertar sexual, del paso de la niñez a la edad adulta y del proceso de envejecimiento.

La historia arranca en tercera persona, en una cafetería donde un anciano acude a una cita, sin saber si la persona con quién acordó verse aparecerá o no. Se describe con meticulosidad el ambiente, las sensaciones y los sentimientos de ese hombre del que apenas sabemos nada. La descripción tiene mucho peso en la obra, más que la acción. Sin embargo, las conversaciones de los personajes, junto a sus gestos y lo que sienten y piensan, hace avanzar la trama y nos va desvelando un carácter muy logrado en cada uno de ellos.

A continuación, la historia parece transcurrir por otros derroteros y nos encontramos en Cantabria en agosto de 2006, en un coche que conduce David. Es un joven madrileño de unos cuarenta años que se escapa a un pueblo en la costa cántabra. Se podría pensar que el viaje de David es una escapada más de las muchas que hizo en los últimos años, un huir para tomar aliento o para aclarar sus sentimientos, alejándose de la tormentosa relación que mantiene con su marido.

-¿Cómo que no estás en Madrid? Pero, ¿qué dices? ¿Otra vez con esas huidas tuyas? ¿Dónde te has metido?

Allí, en la playa, conoce a Miguel, un anciano por cuyo carácter jovial, carismático y aparentemente alegre se siente atraído. También Miguel sentirá afinidad con David y hasta cierta ternura por él. La primera parte de la historia narra la vida en el pueblo cántabro y el encuentro entre ambos hombres, en apariencia tan dispares, manteniendo ese narrador en tercera persona. También se centra en la vida de David, dando pinceladas con escenas repartidas entre diferentes años de su vida. En la segunda parte es Miguel quien le cuenta su historia a David, recurriendo en esta ocasión al narrador en primera persona, desde sus primeros años bajo las bombas de la guerra, su niñez en la posguerra temprana en Madrid. La desaparición de su hermano Manuel durante la guerra y su encuentro con Javier, hijo de un militar para el que trabaja su madre, marcará su vida para siempre. Su primera juventud comienza como chico de barra en un café y se narra su paso a la edad adulta. La tercera parte vuelve al presente, a centrarse en David y a la tercera persona.

La secuencia temporal no es lineal, sino que va saltando adelante y atrás y nos indica al principio de cada capítulo el momento en que nos encontramos. El tiempo narrado en la vida de los personajes es casi toda la vida de Miguel, aunque con ciertas lagunas de años en que no sabemos qué ocurrió. En el caso de David, no abarca un período tan largo; pero en ambos casos se narra lo que es más significativo para la historia.

Los protagonistas (Miguel y David) comparten un carácter sensible, a pesar de lo diferentes que son, lo que se percibe sobre todo en la parte de la historia en que Miguel es el narrador. Sin embargo, ambos son personajes masculinos a los que les atraen físicamente hombres también masculinos. Esto me parece destacable pues va en contra de ciertos estereotipos asociados al hecho de ser homosexual. Los estereotipos y prejuicios están presentes también, en cierto modo. Hay otros personajes como Samuel, amigo de David, Esteban (conocido como La Lunares) y otros amigos de Miguel en su juventud, que se acercan más al concepto de personaje gay que suele imperar en la ficción. Aun así, estos personajes secundarios no son clichés, tienen su profundidad e incluso se ve en ellos cierta evolución.

Además, ¿de verdad crees que se puede vivir en este mundo, siendo mariquita, sin pasar miedo?

Los personajes son muchos y muy diferentes, tanto que no puedo citar a todos los importantes y me limitaré a centrarme en los más destacables. A pesar de la temática de la obra, por la que predominan los personajes masculinos y homosexuales, hay también personajes heterosexuales y femeninos con mucho peso e importancia. Joaquín, que es un amigo de la infancia de Miguel, representa la importancia de la amistad a pesar de las diferencias entre él y Miguel. En Joaquín y su familia vemos la cara más dura de la guerra y la posguerra, la lucha por vivir en un ambiente hostil. La madre de Miguel, con la cual mantiene una relación fantástica, es un personaje con un gran carácter. Parece conocer y comprender muy bien a su hijo. Tomás es el amigo de toda la vida de David, similar a Joaquín para Miguel. A través de todos los personajes se puede llegar a la conclusión de que lo que los une como personas es mayor de lo que los diferencia.

David llegó a la conclusión de que el mundo heterosexual no era tan diferente del gay.

Se aprecia, y es de agradecer, durante la lectura de la obra la documentación, tanto sobre el pasado como sobre la actualidad, en las fechas destacables, los lugares de Madrid, Cantabria y Valencia, las calles, las costumbres de la gente, etc. que se describen. Así, se aportan datos relevantes sobre el régimen político como la Ley de Vagos y Maleantes entre los que a partir de julio de 1954 se incluía a los homosexuales. También se hace referencia a lugares de encuentro de los gais en diferentes momentos, no sé si reales o inventados, como el cine Carretas de Madrid. Podría pensarse que la represión y el miedo son una constante en esta época histórica, pero las personas consiguen a pesar de todo vivir su amor y su sexualidad.

No poder gritarle al mundo que nos amábamos no nos importaba, porque de nada sirve anunciar lo que se vive cada minuto de tu existencia; basta con vivirlo.

Se nota la precariedad de la oscura época franquista en el acceso a los bienes más básicos y a la cultura, la calidad de vida, la educación, el arte, la música y en muchos otros aspectos. Se trata el tema del racionamiento, del estraperlo y el contrabando, tan frecuentes hasta 1952. Pero casi me atrevería a decir que no hemos cambiando tanto. Las personas se las apañaban para sobrevivir y hacer su vida, como en la actualidad. El ser humano ha cambiado muy poco en su esencia.

Portada de la novela

De hombres y sirenas (2016) me interesó en principio por su temática y por tener parte de novela histórica; pero al poco de comenzar a leerla, vi características que me confirmaron que estaba ante una novela de las que enamoran. No fue solo por su intimismo, su excelente prosa, el dominio del lenguaje y el vocabulario que demuestra su autor; sino que se trata de una de esas novelas con espíritu. Hacía muchos meses que no me encontraba con una historia tan intensa, bien narrada y con un ritmo tan dulce y sosegado en ocasiones, como ágil y fluido cuando la trama lo requiere. Se trata además de una obra tan hermosa como necesaria. Es una novela que trata la homosexualidad, pero que no creo que deba estar dirigida solo a este público. Es una obra que cualquier lector puede disfrutar.

Valoración: Excelente.

Podéis adquirir esta novela aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s