No valorado

“El Origen de El Señor de los Anillos”, de Lin Carter: VII. El nudo se entrelaza

¿Cómo están los dioses? ¿Cómo están los elfos?
Todo Jotunheim gime, los dioses están reunidos en concilio; rugen con fuerza los enanos junto a las puertas de piedra, los amos de las rocas… ¿qué más queréis saber?

La Edda antigua, Voluspa, 48

La segunda parte de El Señor de los Anillos fue bautizada como Las Dos Torres (1979). La aventura en este tomo da comienzo, como no podía ser de otro modo, donde acaba La Comunidad del Anillo.

Sam y Frodo se han separado de la Compañía para proseguir su viaje con el fin de destruir el Anillo Único. Boromir se da cuenta de los errores que cometió recientemente y acude en ayuda de Merry y Pippin, que están siendo amenazados por una horda de orcos. Boromir se enfrenta al enemigo con toda determinación y valentía, atrayendo a los engendros mientras hace sonar su cuerno. Es así como Boromir fallece tras caer abatido por múltiples flechas lanzadas por los orcos. Con su muerte, desaparece el heredero de Denethor, el Senescal de Gondor y, a su vez, también repara su traición hacia Frodo.

Entonces, Legolas, Aragorn y Gimli llegan y descubren la doble tragedia: Boromir ha caído y los hobbits han desaparecido. Los tres guerreros descubren entonces la marca de la mano blanca de Saruman en las armaduras enemigas y deducen que el antiguo colega de Gandalf se ha dejado corromper por la oscuridad de Mordor.

Aragorn, Legolas y Gimli deciden seguir la pista de los orcos para encontrar a Merry y a Pippin. Los tres compañeros se adentran en la tierra de Rohan y se encuentran con los guerreros rohirrim. Lo que resta de la Compañía no es bien recibida y Aragorn habla con Éomer, el señor de la Marca de Rohan para convencerle de que sus intenciones son amistosas. El grupo de rohirrim se cree sus palabras y entonces les explican que ellos acabaron con el grupo de orcos que están buscando y que no vieron a ningún hobbit en el lugar.

Más adelante, cambiamos de protagonistas y se nos explica como Merry y Pippin logran escapar de sus secuestradores y entran en el bosque de Fangorn, donde se encuentran con Bárbol, un ent, un ser que pertenece a una raza antiquísima y casi olvidada.

Descubrieron que estaban contemplando un rostro de lo más extraordinario. Pertenecía a una gigantesca figura semejante a un hombre corpulento o incluso un troll de por lo menos tres metros y medio de estatura, muy fornido, con una cabeza muy alta y sin apenas cuello.

Si pudiéramos comparar a Bárbol con algún otro personaje de la saga, nos vendría a la mente el ya mencionado Tom Bombadil, pues ambos son personajes complejos, misteriosos y originales, de esos que dejan entrever un gran y atrayente trasfondo temático.

3175430956938e3b4c3345987b82e7e7

Objeto 1. Bárbol en la adaptación cinematográfica de Las Dos Torres (2002)

Bárbol descubre que Saruman ha estado talando múltiples árboles en Fangorn y reúne a los ents para dirigirlos hacia Isengard, la torre del Mago Blanco. Mientras, Aragorn, Gimli y Legolas se enuentran con un mago blanco en el mismo bosque y, tras creer que es Saruman se abalanzan sobre él para destruirle.

Aragorn miró y avistó una figura encorvada que caminaba muy despacio. […] Algo que encerraba un oculto poder o una amenaza se acercaba.

Nada más lejos de la realidad: Gandalf ha regresado tras unas duras pruebas en su lucha contra el balrog y con su poder reforzado. A partir de ese momento se le conocerá como Gandalf el Blanco.

<<Caí muy hondo y él [el balrog] conmigo. Su fuego me rodeaba. Me abrasé. Después nos zambullimos en unas oscuras aguas y todo estaba oscuro. El frío, tan intenso como la muerte, estuvo a punto de helarme el corazón>>.

Aunque no aparece de un modo explícito en la novela, muchos lectores intuimos una metáfora de renacimiento en Gandalf y en sus explicaciones sobre la dura lucha que ha mantenido con el antiguo demonio. Podemos entender, así, que el ahora mago blanco murió en su batalla contra el balrog para regresar a la vida más tarde y, como un ave fénix, volver de forma reforzada.

En ese momento, Gandalf –a lomos de su corcel llamado Sombragrís–, Aragorn, Legolas y Gimli se dirigen a Rohan y encuentran a Théoden, Rey de la Marca, corrompido y abstraído en sus sueños por culpa de su criado, conocido como Grima Lengua de serpiente –un nombre para nada sospechoso. Gandalf muestra su luz a Théoden y acaba con el influjo de Grima, sacando al auténtico Théoden, que yacía en el interior del ser corrupto.

minas tirith

Objeto 2. Gandalf camino de Minas Tirith a lomos de Sombragrís

Tras esto, Théoden reúne a sus guerreros y marchan todos hacia el combate en el Abismo de Helm, resultando victoriosos. Más tarde, los héroes se dirigen hacia Orthanc, la ciudadela de Isengard y base de Saruman. Al llegar allí, se descubre que los ents, Merry y Pippin han logrado destruir tanto la fortaleza como sus creaciones y que también han acabado con las viles criaturas que poblaban el lugar.

Grima intenta entonces atacar a Gandalf lanzándole una piedra conocida como palantír, un cristal mágico con el que se comunicaban Orthanc y Barad-dûr (las dos torres oscuras que dan nombre al título de la obra).

Los compañeros se despiden de Bárbol y se retiran a descansar. Es entonces cuando Pippin comete un grave error: mira en el interior del palantír y queda temporalmente atrapado por la mente de Sauron, pero el hobbit no sufre daños ni tampoco revela nada importante al enemigo, pues no conocía nada que pudiera resultarle de interés.

esdla-las-dos-torres-minotauro

Objeto 3. Portada de Las Dos Torres (Minotauro)

En el siguiente pasaje de la obra, Sam y Frodo se topan con Gollum, compadeciéndose el segundo de la criatura porque se siente, en cierto modo, identificado con el sufrimiento que el Anillo trae a su portador y que refleja el lamentable aspecto de Sméagol.

Gollum guía a Frodo y a Sam a través de los marjales y el extraño grupo se topa con las tropas de Minas Tirith –comandadas por Faramir, hermano de Boromir–, delante de la Puerta Negra. Más tarde, los hobbits son conducidos a una trampa por Gollum, en la guarida de Ella-Laraña, una monstruosa, peligrosa, gigantesca y fétida bestia arácnida. Sam recuerda entonces el frasco de agua que recibió como obsequio de Galadriel y consiguen ahuyentar a la criatura.

¡Una luz que brillará cuando todas las demás luces se apaguen!

Ella-Laraña regresa más tarde y ataca a Frodo, hiriéndole de forma aparentemente fatal. Sam retira el Anillo de las manos de Frodo y se esconde; los orcos se acercan. Sam descubre más tarde que su compañero no ha muerto, que solo está paralizado porque oye a los orcos hablando sobre el tema:

[Ella-Laraña] no come carne muerta ni chupa sangre fría. ¡Este bicho no está muerto!

Frodo es entonces capturado por los orcos y Sam queda con la duda de si seguir adelante con la Misión o si rescatar a Frodo. La conclusión de la épica historia se aproxima.

Si queréis leer más sobre el Señor de los Anillos no os perdáis mis entradas anteriores en A Librería:

“El Origen de El Señor de los Anillos”, de Lin Carter: I. Introducción

“El Origen de El Señor de los Anillos”, de Lin Carter: II. John Ronald Reuel Tolkien

“El Origen de El Señor de los Anillos”, de Lin Carter: III. El proceso creativo

“El Origen de El Señor de los Anillos”, de Lin Carter: IV. El profesor tras ESDLA

“El Origen de El Señor de los Anillos”, de Lin Carter: V. La Tierra Media y El Hobbit

“El Origen de El Señor de los Anillos”, de Lin Carter: VI. El principio de la leyenda

4 thoughts on ““El Origen de El Señor de los Anillos”, de Lin Carter: VII. El nudo se entrelaza”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s