Aceptable

Crítica a “Las sufragistas”, de Nina Peña

Título: Las sufragistas
Autor: Nina Peña Pitarch
Género: Biografía – Histórica
Fecha de su composición: 2016
Edición: Digital
Editorial: Autopublicado
Número de páginas: 684 páginas

Lo cierto es que lo que a mí me resulta sarcástico es ver cómo mujeres de una posición social elevada se inflaman en discursos épicos sobre sufragios y sobre los derechos de la mujer pero no hacen nada por mejorar las condiciones de trabajo de sus compañeras de sexo. ¿Sabe usted que en este país las mujeres cobran mucho menos que los hombres por realizar exactamente la misma labor?

Nina Peña me ofreció leer y reseñar alguna de sus obras. Y, dado que no puedo rechazar la oportunidad de sumergirme en una novela histórica con aires feministas, el título elegido es el que ocupa esta crítica. Con la presión que siempre es leer y hablar de una amiga, a ello voy.

La protagonista de esta novela es Grace, una mujer burguesa que pertenece a las Suffragettes. Mientras intenta definir su lucha como mujer y como persona, su vida se tropieza con un hombre que pondrá patas arriba su ideología acerca del feminismo y de las intimidades más secretas del sexo. James desafiará a nuestra protagonista sin pudor, acercándole a ella los entresijos de un mundo que va mucho más allá de la lucha por el voto femenino.

—¿Por qué yo?
—Porque usted es distinta.
—¿En qué soy distinta?
—A usted no le da miedo ser mujer.

Lo primero con lo que me he tropezado es precisamente (sin haber leído la sinopsis con detalle antes de empezar) que la historia de amor ocupará un buen bocado de la primera mitad de la obra. El tema más político y social existe, pero ante las dudas de Grace el lector lo notará de lado durante una buena parte del inicio. Y es que la llegada de James a la vida de la sufragista hará que los discursos por y para las mujeres no tengan tanto sentido como hasta ahora; que la lucha tal vez no esté tan justificada y que ella no se sienta tan identificada con dicha reivindicación burguesa y quiera ir más allá.

Para ponernos en situación, Nina nos regala detalles sobre la situación sociopolítica del momento con bastante agudeza. Refleja unas sufragistas luchadoras y, en cierto modo, heroicas. Pero tampoco es oro lo que reluce: se deja entrever que sus principios dejan de lado a la clase obrera y se olvida de las otras mujeres que no tienen facultades ni medios para unirse a su organización. Su voz no parece importar.

La liberación de la mujer debería comenzar por sí misma y por su propio cuerpo, así como para su mente.

Grace no había reparado en eso hasta que las largas conversaciones con James le abrirán los ojos. No solo en cuanto a las mujeres que se dejan la vida en las fábricas, sino también en cuanto al matrimonio, a la libertad sexual y a la búsqueda real de la igualdad entre hombres y mujeres. Y, aunque resulte inverosímil que sea precisamente un Lord de época quién implante en la joven estas ideas progresistas, la mentalidad de la joven explotará en un abrir y cerrar de ojos.

Lo que más me ha costado digerir es que gran parte de ese autodescubrimiento personal, por llamarlo de algún modo, tenga lugar a través del sexo. Mientras el crudo pasado de Grace la tiene torturada por estigmas, James peleará por enseñarle la unión que puede existir en el sexo. Se ahonda en el concepto del sexo tántrico con mayor profundidad incluso que el argumento principal de la obra; es mediante este camino donde ella parece liberarse. Las escenas eróticas son largas y recurrentes, ocupando gran parte de la trama. Para mí, de manera un tanto abusiva.

Ella, la mujer más moderna de media Inglaterra, la que leía a Freud, Jung, Marx y cuantos panfletos feministas que hablaran de amor libre y anticonceptivos le llegara a las manos, no tenía ni idea de la existencia de los orgasmos.

a-conceptual-photobook

Sin embargo, tras esta mitad de la novela ocurre un giro de tuerca que devuelve al lector a la realidad. No olvidemos que hablamos de una obra que ronda las setecientas páginas. La espera puede resultar tediosa; porque lo mejor llega hacia el final.

Un revés en sus movimientos políticos llevará a la activista al encarcelamiento. En esa situación, una mujer aparecerá en su vida para ayudarla y para mimar su corazón. Sin esperarlo, el argumento toma un matiz homosexual que llega de manera suave y brillante, sin resultar forzoso (aunque en anteriores reuniones de las sufragistas, ya se toca el tema del lesbianismo). Diría que es a partir de entonces donde la narrativa de Nina llega a su culmen.

¿Cómo creéis que van a aceptar cualquier tipo de relación que no sea la que ellos creen correcta, incluida la soltería por elección propia, el amor libre o el lesbianismo?

El estilo de Nina es poco descriptivo. Los diálogos largos y dinámicos tomarán la iniciativa. Hay momentos en los que el uso del punto y aparte (el recurso de las frases breves e impactantes) resulta demasiado exhaustivo y entorpece la lectura. Sería uno de los aspectos más corregibles.

Dentro de los puntos fuertes, destaco sin duda una excelente construcción de los personajes y sus circunstancias, además del gran papel de los sentimientos, al más puro estilo intimista. Esto es, sin lugar a dudas, lo que más he disfrutado junto con el rigor histórico, motivos por los que me he manteniendo activa en la lectura hasta el final.

Una mano acarició el cabello rojo que tapaba su cara en un revoltijo despeinado y, sin poder evitarlo, un beso quedó prendido en una de esas mejillas por donde ella había pasado el dedo hasta poner el mechón de pelo tras su oreja.

En resumen, Nina apuesta por una novela muy arriesgada por su temática y por su longitud. Algunos aspectos son subrayables y otros corregibles. La temática es rica y variada, con una intensa crítica socio-política y plagada de discurso por el feminismo más real. Y, sobre todo, se nota lo que la autora ha querido y disfrutado a la hora de escribir.

Valoración:  Aceptable

Puedes adquirir Las sufragistas aquí

6 thoughts on “Crítica a “Las sufragistas”, de Nina Peña”

  1. Me ha llamado mucho la atención esta novela, aunque por el número de páginas no sé si animarme a leerla. Por cierto Miriam, ando buscando libros que hablen de mujeres y del feminismo, ¿me recomiendas algo en este sentido? Abrazotes

    Le gusta a 1 persona

  2. Reblogueó esto en Nina Peñay comentado:
    La primera reseña de LAS SUFRAGISTAS, no podía ser de otra persona más que de Miriam. Gracias Miriam, tomo nota de todo lo que me dices para mejorarla en el futuro, es siempre una gran ayuda. Y gracias también por tus palabras, y sí, disfruté como una enana escribiendo sobre el feminismo más real y más de base, ese feminismo que ahora parece desvirtuado. Un beso y de nuevo gracias.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s