Sí, recomendable

Crítica a “El Alano”, de José Zoilo Hernández

Título: El Alano (Las Cenizas de Hispania I)
Autor: José Zoilo Hernández
Género: Novela histórica
Fecha de su composición: 2016
Edición: 1ª – Digital
Editorial: Autopublicado
Número de páginas: 447

—Cuentas que amanecía como si fuera importante—protestó—; y, que yo sepa, ocurre todos los malditos días.

José Zoilo Hernández (Tenerife, 1977) es biólogo de profesión, pero le apasiona la historia desde muy temprana edad. Después de publicar algunos trabajos técnicos relacionados con el desarrollo rural y la conservación de cultivos locales, ha dado el salto a la ficción con una trilogía de novela histórica ambientada en la Hispania tardorromana. A las puertas de publicar la segunda parte, acaba de inagurar el blog de divulgación Letras con Historia.

Pocos más datos conocemos de este autor novel, que presentó la novela que ocupa esta crítica al Concurso Indie de Amazon en 2016. Pero la primera pista que os puedo dar de lo que os vais a encontrar aquí es una sorpresa tan grata como la que yo misma disfruté con El Alguacil de Carlos P. Casas: una novela histórica de dignísima calidad, a pesar de ser bajo el sello de la autopublicación.

Esa noche dormimos en unos buenos jergones de paja, y libres de temor de que alguna fiera salvaje se tropezara con nuestro campamento. Aunque confieso que, aun tras la amable acogida, no pude evitar dormir con un ojo abierto, porque es fácil predecir el comportamiento de una fiera salvaje, pero no se puede decir lo mismo de las personas.
Año 438 d.C. El protagonista de esta historia es Attax que, torturado por el mal de los amoríos de la juventud, abandona la actual tierra de su pueblo alano, África, para regresar a Hispania, donde permanece en las costas de la Baetica. Allí comenzará una nueva vida tranquila y sosegada como siervo de un terrateniente; pero los tambores de la guerra volverán a sonar y el intrépido alano se verá obligado a dejar atrás su placentera rutina para empuñar las armas.
La novela histórica siempre se me ha antojado un género complicado. De niña recuerdo que lo leía de manera asidua, pero sí que era cierto que me costaba encontrar libros que no me resultaran soporíferos. Ahora, más crecidita (al menos en apariencia) sigo echando la mano de ese género literario cuando puedo. Lo disfruto especialmente cuando son autores pequeños los que hacen llegar sus obras a A Librería.

51T4vknNFqL._SY346_

A pesar de que no suele ser lo habitual en este tipo de novelas, la narración tomada por José Z. Hernández es la primera persona del propio Attax, así que es a través del muchacho cómo vamos a vivir todas las aventuras y desventuras a lo largo de gran parte de los años de su vida. Porque sí, en efecto, de manera lineal, con un fuerte componente descriptivo, avanzarán los años de la Hispania de aquel momento, estando el joven Alano siempre a merced de los reveses del destino que regresan para quebrar su calma. La trama abarcará, pues, un periodo histórico considerable.

Yo, Attax el alano, que procedía de un pueblo que consideraba holgazanería ganar con sudor lo que podía conquistarse con sangre, que ensalzaba la muerte en la batalla como la única digna y que solo se sentía ligado a una tierra mientras esta le proporcionara sustento.

El Alano que da el título a la obra será el punto clave en todo momento, jamás lo perderemos de vista. A pesar de todo lo que acontece a su alrededor, de la cantidad de sucesos que tenemos el horror de presenciar y la trascendencia mundial de los mismos, la historia se enfocará en su figura de manera primordial. Lo que puede resultar una elección arriesgada, al suponer un enfoque monótono, no lo es. Considero que la apuesta le ha salido muy bien al autor, tal vez en este caso sea la elección más correcta.

Attax, cuando se encuentra realizando un encargo en la ciudad de Corduba se reencuentra, casualmente, con unos viejos amigos del pueblo Alano. Este suceso será el punto de inflexión del inicio de la trama, donde adquirirá un cariz más dinámico y también mucho más crudo. Embarcándose en la batalla contra los suevos, en clara desventaja, será capturado y vendido como esclavo. A partir de entonces, se producirá su mayor crecimiento: como personaje principal y como hombre.

No vamos a seguir desvelando qué mas le sucederá al protagonista, por lo que aprovecharé para subrayar la característica más sobresaliente que he encontrado en la prosa de este autor novel: la ambientación. Fruto de lo que parece un conocimiento exhaustivo de la sociedad, costumbres, herramientas y vida de aquel momento, el lector disfruta con todo lujo de detalles, incluso de los más escabrosos.

Una batalla no es solo sangre y miembros amputados, también son heces y sudor que lo inundan todo. Creo que esta es una de las razones por las que siempre he preferido luchar a caballo: te permite escapar de esa desagradable sensación de sucia decadencia, en la que el dolor y el miedo pueden con la dignidad de tantos, la nobleza se vuelve relativa y las vidas se escurren entre el limbo maloliente en el que los fluidos se mezclan con el polvo.

Unido a esto, y dado la gran cantidad de personajes secundarios diferentes que se encontrará Attax, también podremos vivir en primera persona las diferencias de clases del momento, las crudas circunstancias de los esclavos y los siervos, el poder de los amos y la inestabilidad de entonces. Se ahondará en la amistad, en la manera de entender el amor y en coraje.

También habrá un reflejo claro del pensamiento machista en el que el papel de la mujer está relegado al recogimiento, la cocina y el hogar. Es en este inciso donde se produce una de las mayores debilidades (por otro lado, escasas) de la novela: los personajes femeninos brillan por su ausencia. Tan solo es en la figura de Aspasia, el gran amor de Attax, donde encontraremos un leve protagonismo de la mujer.

La joven, morena y delgada, con grandes ojos color miel, me miró divertida, y esperó a que me quitara las botas, que a esas alturas parecían más bien unas tristes sandalias.

En resumen, una narración limpia, cuidada y hábil. Un conocimiento exhaustivo del tema tratado, plagado de honestidad (tanto en lo bello como en lo horrendo) y agilidad con la pluma. Sin lugar a dudas, una de las mejores lecturas autopublicadas de este año que no puedo más que recomendaros.

Valoración: Sí, recomendable
Adquiere El Alano aquí

2 thoughts on “Crítica a “El Alano”, de José Zoilo Hernández”

  1. Muchísimas gracias por la reseña, Miriam. Si a ti te ha gustado la novela, a mí me ha encantado tu reseña.

    Respecto a los personajes femeninos, tienes toda la razón, pues se trata de una época machista en extremo. De todas formas, la importancia de ellas (en número y protagonismo) aumenta a medida que avanzamos en la historia… pero no es cuestión de hacer spoiler 😉

    Besos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s