Aceptable

Crítica a “Yabarí”, de Lola Robles

Título: Yabarí
Autor: Lola Robles
Género: Ciencia Ficción – Aventuras
Fecha de su composición: enero 2017
Edición: 1ª – Digital
Editorial: Cerbero
Número de páginas: 213

—Muriel Johansdóttir. Periodista. Origen: Ciudad Reykiavík, país Islandia, Federación Europea, Tierra. […] Período de permanencia en Yabarí: cuarenta jornadas.

Lola Robles es una escritora nacida en Madrid en 1963. Aunque estudió Filología Hispánica, se dedicó profesionalmente a otras actividades (fue agente judicial y trabajó en el Registro Civil). También trabajó en la Biblioteca de Mujeres de Madrid y, en 1996, fundó la Red de Bibliotecas y Centros de Documentación de Mujeres.

Su literatura se vincula con la ciencia ficción, la temática feminista y LGTB. Cabe destacar que aparece en la antología de relatos Ábreme con cuidado (publicada por la editorial Dos Bigotes).

Sus novelas publicadas son La rosa de las nieblas (Kira, 1999), El informe Monteverde (Equipo Sirius, 2005), Flores de metal (Equipo Sirius, 2007) y, por último, Yabarí (Cerbero, 2017) de la que os vamos a hablar hoy.

—Dios es una invención de las religiones y de la necesidad humana. De creer, yo lo haría en el demonio y en el infierno.

La historia nos transporta a Yabarí, un planeta en el que se encuentra una inmensa jungla rica en bentá. El bentá se ha convertido en el nuevo petróleo, por lo que es un recurso escaso y muy buscado por las empresas de la Tierra. La periodista Muriel Johansdóttir viaja allí para averiguar qué está ocurriendo realmente con la explotación de Yabarí, pues existen rumores acerca del maltrato a los nativos, violaciones de los derechos humanos y la aterradora deforestación de la privilegiada y peligrosa jungla.

Yo soy el responsable máximo en este planeta de la empresa Advantis, que como usted bien ha señalado tiene el monopolio de extracción de bentá en Yabarí, concedido por la Alianza de Planetas Centrales y también por los gobiernos principales de esos planetas: Tierra, Funchal, Helevorn, Vodar, Nínive, Alfader 2, Rigel y Djebel Barkal.

Esta es la tercera novela que reseñamos de la Editorial Cerbero, de muy reciente creación pero que ha conseguido hacerse un hueco notable (hace muy poquito, Silvia Paz nos traía CloroFilia, y David Pierre reseñaba Los príncipes de madera). Parece que viene para deslumbrar en el ámbito de la novela de Ciencia Ficción, Terror y Fantasía. Y no solo parece cuidar la calidad de su texto: si echáis un vistazo a su escaparate de portadas veréis que gran trabajo de chapa y pintura hacen con sus obras. ¡Muy bien!

Podríamos definir Yabarí como una novela de aventuras, a pesar de que su etiqueta de Ciencia Ficción no es del todo mentira. La mujer protagonista, Johansdóttir, tiene ese espíritu aventurero e imparable, que le hará embarcarse sin temor en los entresijos de esa jungla. Que, por cierto, juega un gran rol en la defensa del feminismo con el que tanto se vincula a la autora (no existen reparos en hablarnos de la menstruación de nuestra heroína. Ese detalle me ha encantado).

Hay obras de todo tipo, algunas tienen ilustraciones hechas a mano con pinturas de colores muy vivos. Y están fabricados con materiales muy diversos: papel sacado de madera de árbol, pero también extraído de otro tipo de vegetales, animales y minerales. Si tienen interés, esta tarde puedo enseñarles algunas obras con páginas rosas que provienen de Alfader 2, escritas con tinta de un cangrejo de río de aquel mundo. Hay cubiertas fabricadas con piel de ballena, y libros de hojas hechas con cera de abeja en las que la escritura se graba con un punzón de hueso.

19554129_10210831846445612_9133510661347389624_n
FanArt por Verna (Gemma Martínez)

En muy pocas páginas, se nos describe un mundo nuevo. No son necesarias muchas elocuencias para que Lola Robles envuelva al lector en la atmósfera requerida, apenas unas pocas pinceladas. La selva muy verde y las misteriosas zonas albinas son más que suficientes para mantener nuestros sentidos despiertos y atentos a la lectura. Es algo muy complicado de conseguir, así que es loable por su parte.

El estilo empleado es muy sencillo durante toda la novela. Priman los diálogos y las descripciones son casi inexistentes, las partes narrativas se centran más bien en contarnos el transcurso de la acción. Como pega, diré que el ritmo, aunque ágil, es vertiginoso. La trama avanza de forma tan rápida que da la sensación de tratarse de un argumento apresurado, sobre todo en su resolución.

En los niños yabaríes encontró sorpresa y recelo, y temor también, cuando ellos siete llegaron, algo asimismo muy habitual en las criaturas de regiones y planetas al ver desconocidos o forasteros que no pertenecían a su mundo. Pero solía durar poco, porque los niños eran los primeros en acostumbrarse a la diferencia y amistarse con los extraños si estos los trababan bien.

Aunque son muchas sus virtudes, siendo una novela que para seguidores de la novela de aventuras es bastante recomendable, el final abrupto me ha dejado fría. Es como si, sin más, necesitara una segunda parte para entenderse. Esto puede entenderse como un defecto o como una manera de entender la historia, a juicio de cada lector.

Lo que más quiero destacar de Yabarí es la cantidad de temas que engloba en su corta extensión. Es más que clara una intención de denuncia social en diferentes aspectos. Antes citábamos el feminismo, también podemos añadir una crítica poderosa al comportamiento de la humanidad, porque la explotación que están sufriendo los nativos del planeta no nos resulta ajena en nuestra actualidad. Su poco desarrollo tecnológico es tomado como un defecto, dándole al terrícola el derecho a inmiscuirse en su sociedad primitiva y establecer sus propias normas. Una actitud bochornosa de las que todos, en definitiva, son culpables.

Simplemente puedo decirte que los yabaríes consideran que la selva tiene conciencia. Para ellos es una especie de divinidad, benévola o perversa según se la trate. Y nosotros nos estamos comportando muy mal. Así que ella se defiende, grita, protesta, se mueve y, como ya ha demostrado, puede matar.

Valoración: Aceptable

Adquiere Yabarí aquí

7 comentarios en “Crítica a “Yabarí”, de Lola Robles”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s