Sí, recomendable

​Crítica a “Ready player one”, de Ernest Cline

Título: Ready player one
Autor: Ernest Cline
Traductor: Juanjo Estrella
Género: Novela de ciencia ficción
Fecha de su composición: 2011
Edición: digital, marzo de 2015
Editorial: Ediciones B
Número de páginas: 496

Quienes tienen mi misma edad recuerdan dónde estaban y qué hacían la primera vez que oyeron hablar del concurso.

Ernest Christy Cline es un escritor norteamericano de ciencia ficción. Nacido en 1972 en Ashland (Ohio), Cline lleva escribiendo desde 1997. La  novela que ocupa esta crítica fue la primera que publicó y con ella empezó a ser conocido. Su siguiente novela, Armada (2015) fue muy esperada. El autor es un gran aficionado a la cultura de los años 80, tanto a las películas y la música como a los videojuegos clásicos. De estos últimos se dice que posee una gran colección en su casa.

Son precisamente estas aficiones del escritor las que inundan la novela que hoy os voy a mostrar. Podéis leer más sobre él en su página web, que me pareció muy original y refleja visualmente esta temática ochentera.

Ready player one evoca a los años 70, 80 y 90 ya solo con su título, pero las referencias a estas épocas son cuantiosas, como iremos viendo. Se trata de una distopía, una novela de ciencia ficción que transcurre en un futuro que dista mucho de ser ideal. Está ambientada en Oklahoma en el año 2044. En ese mundo del mañana, los combustibles fósiles están prácticamente agotados y el cambio climático y la contaminación han hecho del planeta un lugar duro donde vivir. El ser humano habita hacinado en pequeños espacios, como las torres de caravanas. Los bienes de primera necesidad, como la comida y los medicamentos, escasean. Pero existe Oasis, un mundo virtual donde las personas pueden estudiar, trabajar, hacer negocios, jugar o evadirse de la dura realidad.

Portada de la novela

Oasis es la creación de un excéntrico programador de videojuegos, que pasó de ser un friki solitario e incomprendido a ser multimillonario. Se trata del visionario James Donovan Halliday, quién creó todo un universo virtual propio, casi gratuito y al alcance de la mayoría de los ciudadanos. Se trata de un universo muy variado, donde tienen cabida la magia y la ciencia ficción. Esta compuesto por diferentes planetas y los usuarios pueden a su vez crear otros. Así, hay mundos dedicados a la enseñanza, mundos cyberpunk, mundos mágicos, etc.

Las máquinas Voight-Kampff aparecen soló en dos escenas de la película, ambientadas, en los dos casos, en el interior del edificio Tyrell, una inmensa estructura piramidal doble, sede de Tyrell Corporation, la empresa que fabrica réplicas.

Entre las estructuras más repetidas en Oasis se encontraba la del Edificio Tyrell.

Tras morir sin dejar herederos, se anunció que había un Huevo de Pascua en Oasis y quién fuese capaz de encontrarlo sería recompensado con la enorme fortuna de su creador. Se creó así la llamada «Cacería del huevo de Halliday» y millones de personas en todo el mundo se lanzan a la aventura de descubrirlo. Para ello cuentan con una «Biblia», el Almanaque de Anorak, que es una especie de diario de Halliday donde se citan muchos títulos de sus películas, canciones, libros y juegos favoritos. Estos buscadores del huevo, que estudian todo ese material y recorren Oasis a la busca de pistas, reciben el nombre de Egg Hunters o Gunters. Muchos de ellos se agrupan en clanes, mientras que otros son solitarios.

—Nosotros somos gunters— dije, intentando llenar aquel silencio incómodo—. Vivimos aquí, en Oasis. Para nosotros, ésta es la única realidad que tiene sentido.

También hay una empresa, llamada IOI, que compite sin respetar demasiado las reglas para hacerse con el control de Oasis y privatizarlo. Sus empleados son los Sixers, que con Sorrento a la cabeza, son los malos de esta historia.

Cuando la narración comienza, ya han transcurrido unos años tras el fallecimiento de Halliday, conocido como Anorak en el universo de Oasis, donde cada avatar tiene un nombre de usuario diferente. La tabla de puntuaciones colgada en la web de Halliday no se ha movido en 5 años y se empieza a dudar de que alguien consiga dar con las tres llaves y encontrar el huevo de pascua de Halliday.

Pero entonces, la noche del 11 de febrero de 2045, el nombre de un avatar apareció en lo alto de la Tabla para que el mundo entero pudiera verlo.

Pero un día aparece un nombre en esa tabla. Se trata de Parzival, el nombre de avatar de Wade Owen, un chico huérfano que vive en un parque de caravanas y va al instituto en Oasis. Él es quién nos cuenta esta historia en primera persona y es, por lo tanto, el protagonista. Y, a pesar de su falta de medios y de las burlas que recibe, es un gunter solitario con unos grandes conocimientos teóricos. Otro personaje importante es Og (Ogden Morrow) el socio y antiguo amigo de Haliday. Cuando transcurre la acción, es ya mayor y un personaje muy entrañable con el que es fácil que el lector se encariñe. También cabe destacar a Hache, el mejor amigo de Parzival con su característica sonrisa y su carisma, y a Art3mis, una gunter bloguera de la que nuestro protagonista está enamorado aun sin conocerla. Junto a Shoto y Daito, dos hermanos japoneses, nuestros gunters deberán enfrentarse a los Sixers y luchar por conseguir el huevo, la fortuna de Halliday, y lo más importante, la libertad de Oasis. 

Cerre la tabla y eché un último vistazo a mi fortaleza, sin saber si sería la última vez que lo hacía.

Los temas sociales tratados son muchos y variados, aunque en muchos aspectos no se llega a profundizar. La novela habla así del deterioro ambiental que estamos sufriendo ya hoy en día, la necesidad de cuidar el medio ambiente y la naturaleza, Internet y las nuevas tecnologías y como están cambiando la vida humana en numerosos aspectos. También tiene su parte romántica y trata las relaciones a distancia y virtuales, tanto de pareja como de amistad. Se aprecia cierta denuncia social, por ejemplo, del ya citado deterioro medioambiental, pero también de la falta de oportunidades y esperanza para la juventud.

La novela se estructura en tres niveles, ya que hay tres llaves y tres puertas que los jugadores deben encontrar. De este modo, recuerda a los viejos juegos de plataformas. Cada nivel está dividido en capítulos. La narración no es compleja en el sentido literario, la lectura es ágil y entretenida puesto que engancha casi desde el principio. Como lectora, empaticé de inmediato con los personajes, no solo con Wade o Parzival, sino con muchos de los secundarios. La trama está bastante bien construida, sin embargo es inverosímil en ciertos aspectos. Wade actúa en ocasiones de un modo que no me acaba de encajar con su carácter y sus vivencias, lo que no es del todo infrecuente en la ciencia ficción. Tal vez no conocíamos a este muchacho tan bien como creíamos al ir leyendo su historia. Así, ciertos pasajes me han sorprendido bastante.

Ocultas, las tres llaves, puertas secretas abren.

En ellas los errantes serán puestos a prueba.

Y quienes sobrevivan a muchos avatares

llegarán al Final donde el trofeo espera.

En la novela las referencias a otras obras de ficción son cuantiosas. Casi no podemos leer una página sin encontrar un nombre de una película, de un videojuego, de una canción, etc. Todas estas referencias no son en vano, sino que juegan un importante papel en la historia. Así, los fans de videojuegos de las antiguas máquinas de recreativos como Pac-Man (1980) o Contra (1987), películas como Blade Runner (1982) o Los Cazafantasmas (1984), juegos de rol como Dragones y mazmorras (1974), programas de televisión como Enredos de familia (emitida de 1982 a 1989) y muchos otros hitos de los ochenta, encontrareis numerosos guiños y alusiones. A mí particularmente es un libro que me ha hecho recordar mi infancia, pues es una cultura que imperó buena parte de los noventa y aún hoy en día muchos de estos títulos siguen en el mercado. Por poner un ejemplo, Blade Runner cuenta con una segunda parte que se estrenará este mismo año.

Esta novela ha sido premiada en 2012 en los Alex Awards y también recibió un premio Prometheus ese mismo año. Está previsto para marzo de 2018 el estreno de la película de titulo homónimo basada en esta novela. La dirige Steven Spielberg y la produce y distribuye Warner Bros. El propio Cline participó en la elaboración del guion.

He leído y releído varias veces esta obra y no solo para hacer la crítica, sino por pura nostalgia de ese universo que crea. Si bien no es excesivamente buena respecto a la técnica ni al argumento, tiene ese algo que la hace especial. Quizás sea el hecho de que todos alguna vez quisimos tener un Oasis al que escapar. Muchos soñamos con un lugar así, aunque sea virtual. A pesar de que tampoco es muy destacable en cuanto a lo que ciencia ficción se refiere, puesto que los temas que trata son habituales en las distopías, su estilo cercano y sencillo, pero correcto, la hace una novela muy apetecible tanto para adolescentes como para público adulto. Es una obra que encandilará a los jóvenes soñadores y traerá gratos recuerdos a los que, como yo, lo fuimos no hace tantos años.

Valoración: Sí, recomendable
.
Podéis adquirir esta novela aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s