Aceptable

Crítica a “Rubicón”, de J. G. Mesa

La Julio César permanecía posada sobre una breve elevación, suficiente para sus tres patas de aterrizaje y para dominar una gran extensión de sabana.

Título: Rubicón
Autor: Juan González Mesa
Género: novela breve de ciencia ficción
Fecha de publicación: enero de 2017
Edición: digital
Editorial: Cerbero
Número de páginas: 107

Juan González Mesa (Cádiz, España – 1975) estudió cine y guion en la Escuela de Cine de Puerto Real, pero ha destacado a lo largo de su carrera sobre todo gracias a su producción literaria. Después de ganar diferentes certámenes de relatos, el autor gaditano dio el salto a la literatura de género en el año 2014. Fue en ese mismo año cuando se le nominó a los Premios Ignotus con su novela Gente Muerta y con su obra de narrativa breve La montaña. Además, ese mismo año, su relato Rubicón fue finalista del concurso literario Alberto Magno. Colabora de forma frecuente en publicaciones como Ficción Científica y SuperSonic y se mantiene como autoeditor de las sagas Las crónicas sobrenaturales del Gabinete 1906 y La guardia de espino. Podéis leer más sobre él en su sitio web. Miriam Beizana ya reseñó anteriormente en A Librería una de sus obras: De acero y escamas (2015), finalista en los Premios Guillermo de Baskerville de Libros Prohibidos.

Rubicon-jgmesa

Objeto 1. Portada de Rubicón (ilustrada por David Rendo)

La historia de Rubicón nos sitúa una vez más en un ambiente futurista que va camino del apocalipsis. En concreto, nos transporta a la nave Julio César y nos presenta a sus tripulantes, soldados que están a las órdenes del comandante Guillermo Nox. La cabeza del comandante decide cambiar de chip en cierto momento de su vida y toma la iniciativa de llenar su nave de depredadores tales como el tiburón blanco, el lobo o el oso pardo. Mientras, el resto de la Tierra está siendo trasladada a Marte para no perecer frente al asteroide Dolmen que se acerca, raudo, para acabar con toda vida terrestre. Cualquier señal de insurrección se acaba pagando, fácilmente, con la vida debido al orden que se ha establecido y en el que dominan los militares. Un atormentado comandante Nox hace hincapié, en varias ocasiones, en las vidas que se ha visto obligado a quitar debido a su posición en el Alto Mando.

Los masáis bajaron el ritmo de modo casi imperceptible, pero lo bastante para que Nox acabase corriendo entre todos ellos. Se sintió algo avergonzado. Carla no dijo nada a través del comunicador.

En el momento en el que empieza la novela, Nox ha logrado capturar a muchísimos de los animales que se propuso, pero le falta el león africano. Así, en vez de poner a salvo a su tripulación, el comandante aterriza en la sabana africana para hacerse con un ejemplar de este peligroso felino. Al llegar allí se encuentra, además, con los masáis, que han adoptado sus ancestrales costumbres y han decidido quedarse en la Tierra porque “Dolmen es solo una piedra que no puede vencer”. Pero la misión del capitán no será fácil: deberá convencer a la tribu masái y sobrevivir a los nuncios, destructivos impactos que son señal del desastroso asteroide que se avecina.

El trasfondo destacable de Rubicón lo encontramos bien reflejado en su particular visión del género de la ciencia ficción militar, que centra su atención en el trauma bélico. El comandante Nox se nos presenta como un personaje suicida al que todos han decidido seguir pese a su ilógica misión de llevarse a Marte un ejemplar de cada uno de los depredadores que pueblan la Tierra y mantiene su objetivo hasta el tiempo límite que le supone la llegada del asteroide Dolmen. Su búsqueda de la muerte la entendemos como símbolo de perdón por todo lo que se ha visto obligado a hacer durante sus años de servicio. Así, los factores de inevitabilidad como la diabetes de Nox y de su capitana, Carla Brown, el ansia por cumplir su loco objetivo o la batalla a contrarreloj hacia el fin del mundo son elementos muy acertados para encajar esta obra dentro del género breve. Su título y el nombre de la nave, además, son claras referencias a la historia antigua y al paso de Julio César y su ejército por el río Rubicón. Como él dijo: alea iacta est [la suerte ya está echada], y así parecen sentirse los protagonistas y habitantes de la Tierra en Rubicón: traspasando un límite insospechado hacia el miedo y la muerte.

A pesar de tener puntos destacables, he notado cierta falta de equilibrio en algunos aspectos de Rubicón. Hay un personaje secundario, Caudillo, al que se le dedica demasiado texto (en mi opinión) y cuya función no acaba de quedar demasiado definida. Además, encuentro precipitadas algunas explicaciones que entran en contradicción con la sociedad de control que se nos presenta; no queda muy claro el motivo por el cual la Julio César puede llevar a cabo una misión suicida tan extensa y ambiciosa sin alertar a sus superiores. Por último, cabe mencionar que cierta escena de sexo me ha cogido por sorpresa y me ha sacado parcialmente de la historia por el tono en el que estaba escrita, por el lenguaje utilizado y por el momento en el que sucede.

Le rozó la polla a través de los dos pantalones militares.

Antes de acabar, quiero volver a destacar la labor de la Editorial Cerbero, que ahora acaba de publicar Diez variaciones sobre el amor, de Teresa P. Mira de Echeverría y que supone la primera obra extensa que publica la editorial (es un compendio de relatos). Además, a finales de julio nos obsequiarán con tres nuevos bolsilibros, que presentarán en el Celsius 2017 a partir de esta semana: Última noche en el páramo (terror), de So Blonde; Los espíritus del humo (ciencia ficción), de Mª Concepción Regueiro Digón y La belleza del uróboros (ciencia ficción), de Javier Castañeda de la Torre. Podéis leer nuestras anteriores críticas a obras de Cerbero aquí (ya llevamos cuatro): Yabarí (ciencia ficción), de Lola Robles; Los príncipes de madera (ciencia ficción), de Daniel Pérez y Clorofilia (ciencia ficción), de Cristina Jurado.

DC1QKnlXgAAtjVI

Objeto 2. Portada de Diez variaciones sobre el amor

En conclusión, J. G. Mesa logra, en pocas páginas, introducirnos una historia interesante y nos muestra la punta del iceberg de un futuro alternativo que se antoja muy rico y lleno de posibilidades, pero también de crueldad y de injusticia. Además, su manejo de la acción y su conclusión te sorprenderán.

Valoración: Aceptable
Puedes obtener Rubicón aquí.

3 thoughts on “Crítica a “Rubicón”, de J. G. Mesa”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s