Bien, bien

Crítica a “La ceremonia de la desolación”, de Ana Medrano

Título: La ceremonia de la desolación
Autor: Ana Medrano
Género: Ficción Contemporánea
Fecha de su composición: 2017
Edición: 1ª – Digital
Editorial: Autopublicado
Número de páginas: 304

Agudicé los sentidos, la banda sonora de mis vacaciones se repetía, el cacarear de los gallos, el medieval sonido de los cencerros, los llantos de un bebé. ¡Y esos olores!: los efluvios que escapaban por la puerta entreabierta de la tahona, el tufillo a estiércol, el aroma a leña quemada… El paraíso debía oler y sonar muy parecido.

Ana Medrano (Madrid, 1965) es una de las primeras autores indie que conocí. Y una de las que más ha mantenido su sello personal durante sus novelas publicadas. Si seguís este espacio desde casi sus inicios os sonará (crítica a Después de tantas penas) o, también, si ya me conocéis desde mi anterior espacio, Las mentiras que escribí, donde comencé con las reseñas a la saga Nena Castelao.

Para refrescaros la memoria, Medrano es una escritora, trabajadora y madre, que decidió mudarse a la periferia para disfrutar de un ambiente más tranquilo que el que sufría en la ruidosa e imparable capital. Ella misma declara que comenzó a sentir la presencia de las letras desde muy pequeña. Los primeros cuentos eran fruto de la explosión de imaginación puramente infantil: princesas, caballeros, dragones y pruebas que superar… Estas prematuras raíces literarias fueron expandiéndose dentro, hasta hacernos llegar la autora que conocemos hoy día.

Es la propia vida, la rutina del día a día, lo que influye más directamente en su creación artística. Pero, según sus propias declaraciones en diferentes entrevistas, lo que la ha llevado a convertirse en la autora de la saga Nena Castelao es la pasión insaciable por la lectura. De hecho, la escritora bebe de grandes influencias de distintos géneros y épocas: el teatro de Lope de Vega; las novelas de aventuras de Salgari, Verne o Dumas; la literatura británica que la inspiró especialmente durante los años que residió en Londres: Bernard Shaw, Jane Austen, las hermanas Bronte, Laurie Lee y los Durrell; sin olvidar a los autores latinoamericanos como Benedetti, García Márquez, Vargas Llosa, Allende o Cortázar.

Pero sin lugar a dudas cabe destacar al género negro, de suspense e intriga. Gran admiradora de las novelas policíacas y criminales, hay claras influencias de autores tan consagrados como P.D. James, Agatha Christie, Conan Doyle, Alicia Giménez Bartlett, Patricia Highsmith, Patricia Cornwell o Sara Partesky…

Llovía. Parecía que jamás hubiera habido verano.

La ceremonia de la desolación es la cuarta entrega de la saga Nena Castelao, iniciada en 2014 con Y en nosotros nuestros muertosMe gustaría decir que esta ¿última? novela se puede leer de manera independiente, y tal vez sea cierto, pero no se disfrutará de todos los detalles, del crecimiento de los diferentes personajes y de la ambientación que ha logrado Ana Medrano en los últimos libros. No obstante, sí que podréis seguir la trama principal sin ningún tipo de problema, dado que es independiente en su conjunto al resto.

Nos situamos en Lugo, en San Tirso de Bóveda, Galicia. Pleno agosto del año 2013, a muy poco de que Nena y Javier celebren su boda. Nena Castelao se dispone a disfrutar de la calma, tras los sucesos acontecidos en los últimos meses. Sin embargo, una vez más, la acción parece llamar a su puerta para complicarle su sencilla rutina. En primer lugar, la aparición de unas misteriosas cartas familiares la harán viajar e indagar en la verdad de su árbol genealógico, dos vecinos del lugar aparecen muertos con pocas horas de diferencia en extrañas circunstancias y, además, su hija mayor refugia en su casa a una amiga musulmana que escapa de un matrimonio concertado.

515k2a2XH4L._SX322_BO1,204,203,200_

La principal complicación que le veo a la trama (o tramas) elegidas por Ana Medrano para esta cuarta entrega es la cantidad de frentes abiertos que el lector se encontrará desde el principio. Por un lado, diría que es una elección positiva, dado que el entretenimiento está asegurado. Por otro, señalar que existían momentos en los que no sabía dónde centrar mi atención. A pesar de que se trata de una narrativa directa y sin demasiados aspavientos, casi he necesitado un esquema para seguir todos estos puntos sin perderme.

Mi madre, acuñadora de una filosofía vital envidiable, siempre decía que había que vivir como si no fuéramos a morir nunca, haciendo planes para el día siguiente, para pasado mañana: vivir para continuar viviendo.

De todas maneras, el asunto de los fallecimientos en San Tirso es el que más relevancia tendrá y el que más intriga generará en la lectura, sobre todo porque no se trata de muertes naturales. Uno de los asesinados será Víctor, marido de Soraya, al que le pegaron un tiro. Según las extrañas circunstancias todo apunta a que Telmo, el hermano mediano de la viuda, fue el que disparó a su propio cuñado. Sin embargo, el muchacho, enganchado a la heroína desde hace años, también aparece muerto en lo que parece un suicidio. Nuestra Nena no está resuelta a creerse la interpretación oficial de los hechos: ella conocía a Telmo, no podía asumir que se tratase de un asesino. Ignorando el peligro que se cierne sobre ella, comienza a llevar a cabo una investigación en solitario (con algún que otro cómplice esporádico).

—Eu non quería deixalas soas despois do que sucedeu—me dijo antes siquiera de que pudiera bajarme del coche.
A través del portón vía a Lola y Guiomar jugueteando con el perro de una de ellas en el jardín.
—¿Y qué ha ocurrido? —pregunté, aunque ya sabía que era innecesario. Lo quisiera o no iba a contármelo.
—Mataron a Víctor.

No podemos olvidar que nos encontramos en la Galicia más rural y las habladurías vuelan. Una vez más, la autora vuelve a llevar a cabo un reflejo excepcional de la vida gallega, de sus pormenores e, incluso, de sus expresiones más propias. Esta ambientación será clave para otorgar un excepcional telón de fondo a los hechos narrados, creando el aura perfecta que baila entre la tranquilidad del hogar familiar y los hechos turbulentos que se esconden tras las persianas cerradas.

Así, manteniendo el mismo espíritu y las fórmulas similares que sus predecesoras, Ana Medrano, con su muy personal manera de escribir, vuelve a hacerlo bien, vuelve a entretener y vuelve a destacar dentro de la autopublicación independiente.

Valoración: Bien, bien

Adquiere La ceremonia de la desolación aquí

2 thoughts on “Crítica a “La ceremonia de la desolación”, de Ana Medrano”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s