Sí, recomendable

Crítica a “Pequeñas mentiras”, de Liane Moriarty

Título: Big Little Lies (Pequeñas mentiras)
Autor: Liane Moriarty
Género: Ficción literaria
Fecha de su composición: 2015
Edición: 2015
Editorial: SUMA
Número de páginas: 576

No creía en Dios más que cuando oía cantar a los niños.

Liane Moriarty es una autora australiana nacida en 1966. Es la hermana mayor de la también escritora Jaclyn Moriarty. Trabajó en publicidad hasta que fundó su propia compañía como redactora publicitaria en freelance. En 2004, tras obtener la maestría en la Universidad de Macquarie en Sydney, publica su primera novela Tres deseos (escrita como parte del grado). Actualmente vive en Sydney con su esposo y sus dos hijos.

Y así, de cuajo, esta es la sinopsis de la novela explicada por una servidora: Alguien ha muerto en el Concurso de preguntas benéfico organizado por la Escuela Pública Pirriwee. Los únicos asistentes son los padres y madres de los niños del colegio, personas normales, acaudaladas, amables y simpáticas. De la mano de Madeline, Celeste y Jane nos remontaremos a varias semanas atrás de lo sucedido para descubrir qué ha ocasionado la catástrofe.

Había algo desnudo y descarnado en la cara de Jane, como si la hubieran frotado demasiado fuerte. Mascaba chicle con movimientos de mandíbula apenas perceptibles, como si fuera un secreto.

Vale, sé lo que estáis pensando. Parece una novela rosa ligera, de entretenimiento rápido, una historia chocolatina dulce. Yo, desde luego, lo pensaría al ver la portada y leer la sinopsis oficial (¿por qué el sector editorial se empeña en sobrecargarlo todo tanto de campañas de marketing orientadas a pseudo-lectores?). Es posible que si no hubiese visto la excelente serie de HBO basada en esta novela jamás me hubiera decidido a leerla; puede que vosotros tampoco. Pero por eso estamos aquí, para allanaros el camino y ayudaros a encontrar qué leer.

Formalmente nos encontramos con una narrativa bastante clásica y lineal. Escrita en tercera persona, los tres personajes principales irán alternando su propia historia personal sin que le resulte difícil al lector seguir el hilo. El trato del tiempo es sencillo, aunque en ocasiones se relatan hechos pasados (sobre todo algunos que tienen gran trascendencia en el presente), se vivirá el día a día de forma lineal con ciertos saltos en el tiempo (de semana en semana, más o menos).

El dolor atizó la cólera, que estaba siempre ahí como un depósito de combustible inflamable. Notó que su propia voz se ponía aguda e histérica.

Moriarty variará las técnicas en función de la voz del personaje en el que esté enfocada la acción en ese momento: cuando sea Madeline la protagonista brillará el sarcasmo y las variaciones bruscas de humor; Jane será la que otorgue el tono más intimista y apagado; en cambio, en Celeste, se reflejará la parte más dramática y oscura de la obra. Este juego de visiones es absolutamente entretenido y rico en matices. Una auténtica gozada. Además, el ritmo será ágil y rápido (las casi seiscientas páginas se leen de un plumazo), plagado de diálogos intensos y divertidos, con importantes toques de ácido humor.

Vivía en una cada donde cada habitación gritaba en silencio: TENEMOS UN MONTÓN DE DINERO. PROBABLEMENTE MÁS QUE VOSOTROS.

La trama arranca seis meses antes del citado Concurso de Preguntas y los hechos que conducen a esa situación irán descubriéndose poco a poco. Digamos que, tal y como reza el título, la propia autora juega con esas pequeñas grandes mentiras para despistar al lector. Se crea así un engañoso, pero terriblemente divertido, laberinto de intenciones orientado a adivinar quién muere asesinado en el Concurso de Preguntas y por qué.

big-little-lies-no-nosotras-no-somos-las-culpables-de-que-nos-violeis
Mujeres al poder. Reparto protagonista de la adaptación de la novela por HBO.

El meollo del asunto girará en torno al inmejorable trío protagonista. Celeste, madre de dos gemelos que son un torbellinos y casada con un hombre guapo y rico, parece tener una vida idílica. Sin embargo, tras las paredes de su lujosa casa a pie de playa nada es tan maravilloso. Tal vez, por eso, sus preciosos ojos azules siempre están tan apagados y ella siempre se muestra tan inquieta, tan nerviosa.

El día de hoy sería perfecto en todos los sentidos. Las fotos de Facebook no mentirían. Qué alegría. En su vida habría mucha alegría. Era un hecho cierto y verificable.

[Celeste] realmente no tendría que abandonarlo hasta que los chicos terminaran la secundaria. Entonces sería el momento adecuado para irse.

Jane, por su parte, es una madre soltera muy joven que acaba de llegar a la ciudad acompañada de su tierno hijo Ziggy.

Jane había mirado a chicas como esa toda su vida con curiosidad científica. Puede que con cierta admiración. Incluso con cierta envidia. No eran necesariamente las más bonitas, pero se arreglaban muy bien, igual que árboles de Navidad.

Madeline, protagonista indiscutible, es puro nervio: es apasionada, sarcástica y divertida. ¡Pero no olvida ni perdona! Ha rehecho su vida con Ed, con quién ha tenido dos hijos. También se enfrenta al reto de lidiar con su hija adolescente, Abigail, de su anterior matrimonio. Y, para aliviar las tensiones, su exmarido, Nathan, acaba de mudarse junto a ella acompañado de su nueva y encantadora esposa, Bonnie (cuya hija pequeña irá en la misma clase que Chloe y Ziggy).

Oh, desastre, pensó Madeline. Maravilloso. Acababa de hacerse amiga de la madre de un pequeño matón.

De esta forma, los frentes abiertos son muchos y muy variados, pero la guerra comienza de verdad el primer día de clase. Amabella, la hija de Renata, una de las madres más prestigiosas del colegio, acusa a Ziggy de haberla intentado asfixiar. Jane, estupefacta, niega rotundamente que su hijo sea un acosador. Como no podía ser de otro modo, Madeline apoyará a Jane (esa misma mañana, la salvó de un tobillo roto) e iniciará una absoluta batalla por la verdad… una verdad plagada de mentiras.

Este abanico de posibilidades permite que la obra ahonde en diversos temas, algunos más trascendentales que otros (como veis, un acierto tras otro). Sin lugar a duda, el más importante es la denuncia contra la violencia de género y el feminismo. Las mujeres de Big Littles Lies demandan su lugar en el mundo. También es un certero análisis de la maternidad y sus cargas, de la compatibilidad entre cuidar de los hijos y tener una carrera profesional. Por supuesto, la amistad tiene un lugar privilegiado entre las páginas del libro, al igual que la hipocresía y la falsedad. La dura crítica a la alta sociedad y su frivolidad ocupa una gran parte de la trama. Como otro punto fuerte a señalar, Moriarty muestra familias muy diferentes, dando el lugar que le corresponde a la actual diversidad.

Éxito redondo de Celeste. Qué buena chica. Qué mujer maltratada más aplicada.

Así sucederán las páginas, en un tira y afloja de madres, de hijos, de padres, de secretos, de pasado, de conflicto de intereses y de secretos muy bien guardados, se crearán una serie de tramas de lo más absurdas y realistas, que convierten Pequeñas mentiras en una auténtica joya del entretenimiento que no puedo dejar de recomendar con ganas. Y, por supuesto, no os podéis perder la adaptación de la HBO que es, si cabe, mejor que la propia obra (con esta espectacular intro, por cierto).

Niños pequeños, problemas pequeños.

Valoración: Sí, recomendable.

Adquiere Pequeñas mentiras aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s