Sí, recomendable

​Crítica a “Mi nombre es Legión”, de Roger Zelazny

¿Cómo se hace para dejar de existir sin dejar de estar vivo?

Título: My name is Legion (Mi nombre es legión)
Autor: Roger Zelazny
Traducción: Leonardo Domingo
Género: novela de ciencia ficción
Fecha de su primera publicación: 1976
Edición: 2002, tapa dura
Editorial: Editora y distribuidora Hispano Americana (Edhasa), colección Nebulae
Número de páginas: 384

Roger Joseph Zelazny,  nacido en 1937 en Ohio y fallecido en 1995 en Nuevo México (Estados unidos),  fue un escritor estadounidense de fantasía y ciencia ficción. Hijo de padre polaco emigrante en Estados Unidos y madre estadounidense, el interés por las letras del autor data desde al menos la escuela superior, donde se unió al periódico y a un club de escritura. Fue un autor prolífico que creó un mundo nuevo rico en detalles para cada una de sus historias. Utilizó el pseudónimo de Harrison Denmark. Es una de las figuras más célebres del movimiento conocido como New wave o Nueva ola de la ciencia ficción, surgido durante los años 60 y 70, al que también pertenece Kurt Vonnegut, cuya obra Matadero cinco recomendamos hace poco en A Librería y que podéis ver aquí.

El autor estadounidense es conocido por las novelas de Ámbar (una serie de libros) y El señor de la luz (1968). Fue galardonado con premios tan notables como el Hugo, el Nébula y el Locus varias veces, también por la novela que nos ocupa. Escribió una obra en colaboración con Phillip K. Dick, Deus irae (1976). Zelazny ha sido, por tanto, ampliamente reconocido y pertenece, incluso, al Salón de la Fama de la Ciencia Ficción.

Publicado también en castellano como El hombre que no existía, este libro está constituido por tres relatos que se pueden leer de modo independiente. Yo he preferido enfocarlo como una novela en tres actos relacionados entre sí, pues para mí se trata de una narración divida en tres partes. Las dos primeras narraciones me parecen introductorias a la tercera, que es la más interesante, en mi opinión. El título de Mi nombre es legión me parece más acertado, tanto por ser la traducción literal del título original como por hacer referencia a una cita bíblica a la luz de la cual se comprende mejor el mensaje entre líneas de la novela.

Y él (Jesús) le preguntó al hombre:
̶  ¿Cuál es tu nombre?
Y le respondió diciendo:
̶  Mi nombre es legión, pues somos muchos.
Evangelio de Marcos, 5:9.

De este modo, el título hace referencia  a “Legión”; un demonio o, más bien, un conjunto de demonios que habían poseído a un hombre al que Jesús cura. También hay referencias a esta escena del país de Gadara en los evangelios de Lucas y Mateo.

El protagonista de estos relatos es un hombre que ha conseguido borrar su nombre y sus huellas, casi se podría decir que borró todo rastro de su existencia, en un mundo muy desarrollado tecnológicamente donde se sabe todo de la vida de los ciudadanos y nadie puede pasar desapercibido. Este protagonista actúa como agente en misiones peligrosas por las que cobra cuantiosas sumas de dinero. De alguna manera que en principio desconocemos y se nos irá revelando poco a poco, este extraño protagonista ha borrado toda su vida y consigue además identidades adecuadas para los trabajos que realiza. De este modo, no deja huella en una sociedad en la que todo queda registrado, sobre todo el flujo de capital monetario.

Era un exiliado dentro de la realidad, y mi estadía en ella no era sino la de quién se siente culpable por haber entrado de forma ilegal.

La novela tiene bastante acción y aventura, pues se trata de las vivencias de este agente desconocido, que muchas veces actúa como espía y trata de desbaratar conspiraciones, contadas por su propio protagonista. Así, al principio de la primera parte (La víspera de RUMOKO), este hombre se encuentra en un barco donde creen que existe una conspiración para acabar con un ambicioso proyecto de investigación y debe solucionar un problema técnico.

Son muy importantes los diálogos y la acción frente a la descripción, aunque muchas veces se nos muestra el pensamiento de este misterioso narrador. Toda la historia se basa en lo que el personaje quiere contarnos de su vida, todo gira en torno a él y el punto de vista mostrado es siempre el suyo. La narración salta continuamente hacia adelante y hacia atrás, según van apareciendo los pensamientos y recuerdos del protagonista.

Tarde o temprano, todos moriremos, pensé. Pero no encontré alivio en eso.
En realidad, jamás lo encontraría.

Se dan pinceladas de un mundo similar al nuestro, pero con aspectos futuristas. Así, se nos muestran pequeños detalles del sistema de control de las personas, de las estructuras sociales y los adelantos tecnológicos. Si bien son insuficientes para hacernos una idea de ese mundo que se supone futuro, sí son bastantes para seguir la historia que se nos narra. El control de la población y el tratamiento de los datos personales me parecen temas de actualidad y que tienen mucho interés desde un punto de vista moral y filosófico. La obra también trata cuestiones universales como la identidad o la autoconsciencia abordados desde diferentes puntos de vista.

En la segunda parte, con un título impronunciable, se introduce también la idea de poder comunicarse por telepatía con seres inteligentes, como los delfines. En la tercera y última parte, titulada El regreso del verdugo, prima todavía más la acción y se trata el apasionante tema del desarrollo de inteligencias artificiales. Además, conoceremos más del pasado del protagonista, pues ahonda en su historia antes de su vida al margen del sistema. Esta tercera parte me parece la más destacable, como ya dije.

My name is legion es un libro innovador, tanto por la forma como por el fondo y muy imaginativo si tenemos en cuenta la época en que se escribió. Si bien hay quién dice que ha envejecido mal, no debemos separarlo de su contexto histórico. Temas como el control de la población y el registro y acceso a cada dato de la vida de las personas por pequeño y nimio que sea, nos pueden parecer trillados hoy en día; pero en la época en que se escribió la informática estaba todavía poco desarrollada. Así, en la obra se citan sistemas como las tarjetas perforadas para guardar datos. Algo similar pasa con el desarrollo de inteligencias artificiales o la comunicación con otros seres vivos inteligentes. El problema de la contaminación y deterioro del medio ambiente y la superpoblación se tratan también, aunque más bien de pasada.

Una vez, con ayuda de un telépata, establecí contacto con la mente de un delfín y percibí sus ensoñaciones, en algún lugar del Caribe; fue una experiencia tan conmovedora que su solo recuerdo era ya un consuelo.

Tenemos, por tanto, una obra con forma de novela de acción y aventuras, pero inconfundiblemente de ciencia ficción por su temática. Tiene un toque de fantasía en su estilo y un importante trasfondo de reflexión filosófica, que tal vez nos pueda pasar desapercibida a algunos lectores en medio de las conspiraciones y misiones de nuestro endurecido protagonista. Es una obra entretenida en la que apenas tienes un momento de descanso, pues la tensión es casi constante, si bien puede resultar un poco complicada de seguir. Esto se debe sobre todo a la forma de narrar, que recuerda al fluir del pensamiento siendo un tanto caótica. Como lectora, hubiera agradecido que el autor profundizase más en ciertos aspectos morales del mundo que crea y en algunos adelantos técnicos y nuevas formas de poblar el planeta como las “ciudades- burbuja” (asentamientos submarinos), sin embargo el resultado es bastante satisfactorio.

Portada de la edición de 2002

Valoración: Sí, recomendable.

Podéis adquirir esta obra aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s