Excelente

Crítica a “Los casos del detective Kogoro Akechi”, de Edogawa Rampo

Título: 明智 小五郎 Akechi Kogorō (Los casos del detective Kogoro Akechi)
Autor: Edogawa Rampo
Traductor: Rumi Sato
Género: policíaco, relato
Edición: 1ª edición, marzo 2017
Editorial: Satori
Nº Páginas: 241

¡Me he consagrado al mal!¡No me detendré hasta que por mala suerte me vea obligado a hacerlo!

Edogawa Rampo es el pseudónimo de Hirai Taro (1894-1965). Nacido en una familia samurái, estudió ciencias económicas, sin embargo,  nunca se dedicó a ello, sino que desde muy joven obtuvo diversos trabajos hasta dar con el definitivo: escritor.

Rampo es el conocido como el Poe japonés, es el creador de la novela-enigma nipona y renovador del género policíaco en Japón. Además de fanático de Poe, su estilo y su obra posee una fuerte influencia de Arthur Conan Doyle o Chesterton entre otros grandes autores del género. A pesar de que otros compatriotas se habían adentrado en el género, pronto él se mostró como el más prolífico y dotado, con títulos como La lagartija negra (1934), La bestia de las sombras (1928) o El extraño caso de la isla Panorama (1928), además de sus múltiples antologías de relatos.

1462359057-edogawa_rampo
Edogawa Rampo

A pesar de todos los éxitos cosechados a lo largo de su vida, también vivió períodos oscuros o de total inactividad que le sirvieron para renovar su estilo, adquiriendo fama internacional.

El libro del que voy a hablar a continuación recoge tres relatos del detective Kogoro Akechi, el detective más famoso de la literatura nipona y que nada tiene que envidiar a Sherlock Holmes, del que bebe directamente. Además, este personaje es la mejor creación del escritor nipón.

El primero de los relatos, El asesinato de la cuesta D. es el primero en el que aparece Kogoro Akechi no como detective privado, sino como aficionado que, a pesar de su condición, logra resolver un espantoso crimen mucho más rápido que los detectives profesionales. Este primer relato tiene una temática mucho más occidental que los demás, quizá con una influencia mucho más directa de Poe o Sherlock Holmes, a los que incluso llega a citar:

Recurriendo de nuevo a un símil novelístico, el detective Dupin desvela infaliblemente el pensamiento del interlocutor a través de sus movimientos corporales al comienzo de Los crímenes de la calle Morgue de Poe, ¿recuerdas?.

A diferencia de lo que ocurre con los otros dos relatos, en este nos encontramos con un narrador protagonista, Kobayashi, también aficionado a los crímenes y posterior ayudante de Kogoro, quien por su cuenta intenta resolver el crimen, aunque sin mucho éxito. Este ayudante, Kobayashi, llega a una conclusión que, a pesar de ser totalmente errónea, es la conclusión a la que el lector puede llegar de buenas a primeras, ya que al estar narrado en primera persona solo sabemos lo que sabe Kobayashi, desconociendo todo lo que hace Akechi cuando no aparece en el relato, lo que le otorga una frescura increíble a la par que una sensación de frustración.

El segundo de los relatos, el más breve de los tres, se titula El fantasma y es el menos brillante técnicamente hablando. El suceso que narra es la persecución por parte de un recuerdo del pasado a un hombre, que va viendo como su salud se va viendo afectada por la tensión de ver constantemente a un hombre muerto. De este relato nada hay que llame la atención, la resolución del crimen es bastante obvia desde el principio y, al contrario de lo que sucede con los demás relatos, no nos encontramos con un giro de los acontecimientos que nos deje sorprendidos, es más, en esta ocasión Akechi ni siquiera aparece más que de refilón, y no llega a decir su nombre.

Habrá sido una alucinación mía. Un envoltorio con un brazo humano es demasiado absurdo

El Pulgarcito es el tercer relato que compone esta antología, aunque bien podría considerarse una novela breve. Como nos dice Daniel Aguilar al final de la antología, fue una obra escrita de manera paralela a El extraño caso de la Isla Panorama, lo que ayuda a que Rampo se afiance en los primeros puestos del género detectivesco. Sin embargo el propio autor lo considera una obra de escaso valor y mediocre, lo que le lleva a abandonar la literatura durante un año para después regresar con un Kogoro Akechi mucho más refinado.

El Pulgarcito, sin embargo, se nos antoja un relato mucho más maduro que los otros dos, con una trama mucho más compleja y enrevesada que hace al lector pensar, con un Kogoro Akechi mucho más maduro y meticuloso capaz de resolver un crimen como el que aquí se presenta en un final apoteósico.

1491209128-los-casos-de-kogoro-akechi_edogawa-rampo
Portada Ed. Satón ficción

En este relato nos encontramos con un hombre maltrecho que entra y sale de las casas sin ser visto, con el asesinato de una joven de buena familia y la desaparición de varios sirvientes de la casa, todos los hechos entrelazados por casualidades del destino.

Lo más destacable aquí es lo enrevesado de los hechos, que se van presentando como piezas de un puzle que parece no encajar pero que, si relees con más calma una segunda vez, casan a la perfección y ves que las pistas han estado siempre ahí, pero que es muy fácil pasarlas por alto. De los tres relatos para mí este es el que más calidad posee, es el más absorbente y el que más te atrapa en la lectura.

Rampo llegó a mí este año con El extraño caso de la Isla Panorama, novela que tuve que estudiar y analizar para un trabajo de la universidad y enseguida yo, que no soy especialmente fan de las novelas detectivescas, me enamoré de su forma de escribir y de llevar la historia. El estilo de este autor tiene muchos tintes occidentales pero, sin embargo, lo aúna a la perfección con la tradición oriental, lo que hace de sus obras una fusión de lo más interesante y, por supuesto, de lo más recomendable.

Valoración: Excelente

Adquiere Los casos del detectiva Kogoro Akechi aquí

1 thought on “Crítica a “Los casos del detective Kogoro Akechi”, de Edogawa Rampo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s