Sí, recomendable

Crítica a ‘Los espíritus del humo’, de Conchi Regueiro

·Título: Los espíritus del humo
·Autora: Mª Concepción Regueiro Digón
·Género: ciencia ficción
·Fecha de publicación: julio de 2017
·Edición: 1ª edición (física)
·Editorial: Cerbero
·Número de páginas: 245

DGkQ4GQXcAEIR8EPortada de Los espíritus del humo, ilustrada por CalaveraDiablo

Mª Concepción Regueiro Digón (Lugo, 1968) es diplomada en Trabajo Social y pedagoga. Usualmente, escribe ciencia ficción bilingüe (en castellano y en gallego), pero también experimenta con otros géneros narrativos. Entre sus obras destacan Tempos agradables (III Premio de Novela Mulleres Progresistas), La estirpe de Tordón, Un marciano neste mundo (finalista I Premio Meiga Moira de Literatura Infantil e Xuvenil de Baía Edicións), O tesouro das ánimas, Vistas al río, La moderna Atenea (finalista a mejor novela en lengua española en los Ignotus 2009), A herdanza do marqués, Reclutas de guerras invisibles, Historias del Crazy Bar y otros relatos de lo imposible (escrito en colaboración con Lola Robles) y A cerna do segredo, así como un gran número de cuentos en varias publicaciones especializadas y antologías. Junto a Lola Robles, fue seleccionadora para el Visiones 2016.

Serena tu respiración. Deja de aullar y concéntrate porque de esta manera no vas a conseguir nada. Lo principal es hacerte una idea de dónde estás y, lo que es más importante, saber si estás sola. El aquí y ahora, nada más.

En Los espíritus del humo nos encontramos con dos protagonistas principales, las hermanas Luanda y Gadea. Las dos hermanas son hijas del poderoso taumaturgo conocido como Antuss y, junto con su familia y su servicio, viven ajenas a lo que sucede en la gran ciudad. Allí, los Técnicos y los ciudadanos desprecian la magia milenaria y el místico humo que todo lo llena.

Por infortunios del destino, Luanda y Gadea contemplarán como su vida va girando hasta que quede completamente del revés. A partir de entonces, solo se tendrán la una a la otra junto al recuerdo de sus días de gloria y deberán enfrentar un futuro impredecible y extraño.

En Los espíritus del humo, Conchi Regueiro nos demuestra su excelso dominio de las letras. La primera novela breve que ha publicado con Cerbero está escrita en segunda persona del singular (o del plural, en contadas ocasiones) y va enfocando la dirección de los hechos narrados o bien hacia Luanda o bien hacia Gadea. Para situarnos en este recurso de personajes intercalados, la autora utiliza constantemente el vocativo. Podríamos entender a dicha voz narrativa o bien como a un espectador ficticio de la historia o bien como a uno de sus personajes. En todo caso, la voz narrativa dirige toda su carga expresiva hacia las dos hermanas y así las define, nos las da a conocer y las va construyendo ante nuestros ojos con un estilo único y muy peculiar.

Con el uso de este recurso, pueden suceder dos cosas. O bien que la lectora se sienta parte inequívoca de la narración —sintiendo que los hechos narrados le suceden, en un contexto imaginario, a ella— o bien que entienda el texto como un enorme discurso dirigido a las dos hermanas protagonistas. En mi caso, he entendido Los espíritus del humo como un discurso dirigido a las protagonistas. Así, la inusual segunda persona que la autora ha utilizado para narrar los hechos guarda, en mi opinión, la intención de acercarnos lo máximo posible a las posturas, intenciones y sentimientos de las hijas de Antuss.

La estructura tradicional lineal de la obra se irá intercalando con varias prolepsis (o anticipaciones) disfrazadas de introducción al principio de los capítulos y que son pura belleza. Dichas anticipaciones nos ayudarán a descubrir más sobre las protagonistas y sobre el futuro que les espera. El tempo de la acción, correctamente medido y equilibrado, complementará estos recursos narrativos y los dotará de una sensación llevadera de lectura. Su ritmo narrativo está decorado con múltiples palabras de uso infrecuente que encajan perfectamente en el contexto y que dotan al mundo de Luanda y Gadea de una personalidad propia y muy fuerte.

Y es que se había introducido ese verbo como cuña en vuestras vidas: «poder». Poder pagar al carbonero en invierno, poder sembrar unas míseras hortalizas […].

El título de la obra es simbólico en varios aspectos que deberéis descubrir leyendo la obra. La historia que viven las hijas de Antuss sucede en un contexto y tiempo ficticios e indefinidos, pero que cumplen a la perfección la intención de lejanía que quiere transmitirnos la autora, que va diseminando detalles de su universo que nos transmiten su grandiosidad y su riqueza. El mundo que va adivinándose durante la lectura y que sirve de contexto a Los espíritus del humo me ha parecido uno de los puntos clave de la obra de Conchi Regueiro.

El tema principal de la historia es, en inicio, el descubrimiento de la propia identidad que, de forma repentina, tienen que afrontar Luanda y Gadea. Más tarde, descubriremos otros temas ligados al principal como lo son la magia, la tecnología o la moralidad, así como la relativa condición social de los individuos que llenan el mundo de Los espíritus del humo.

Básicamente, la historia gira en torno a las dos hermanas, Luanda y Gadea, de personalidades similares pero cada una con sus habilidades y características propias. Luanda, por ejemplo, es ducha en las matemáticas y en la aguja y el hilo y a Gadea se le da mejor la oratoria y la interpretación de la poesía. Ambas evolucionarán durante la novela y se convertirán en mujeres totalmente distintas de lo que fueron en su pasado.

Y tú, Luanda, siempre tan impaciente […].

Pese a ser las dos hermanas el eje central de la novela —su extensión tampoco deja sitio a mucho más—, en ella nos encontramos también con personajes secundarios muy interesantes. Entre ellos destacan Antuss, el gran taumaturgo; la tía Aalis —que trabaja como Técnica y es la clara contraposición del propio Antuss— o el nigromante que, según dicen las malas lenguas, es una especie de ser malvado que se dedica a viajar aprovisionándose de material mágico con finalidades desconocidas.

La narración en segunda persona que utiliza Conchi Regueiro en Los espíritus del humo va intercalándose con diálogos ricos y correctos y llenos de detalles que nos ayudarán a conocer mejor a los personajes de la obra. Como he mencionado antes, el lenguaje utilizado es muy rico, y nos encontramos a veces con palabras de uso algo infrecuente pero que nos ayudarán a situar automáticamente la acción en el mundo inventado en el que sucede.

—Malditos hijos de mala madre, que los espíritus del humo os castiguen y os hagan arder hasta la muerte.

En conclusión, Los espíritus del humo es, una vez más, una apuesta arriesgada de Cerbero y es, una vez más, un acierto de la joven editorial. Su autora nos enseña un estilo lleno de recursos y de maestría en esta obra y también nos regala pinceladas de su capacidad creativa. Lo más interesante de esta novelette es el universo en el que se construye. A partir de ciertos detalles, se va creando en nuestra imaginación un mundo muy profundo que bien podría dar pie a historias de mayor extensión. Además, si bien en dicho contexto podemos intuir una sociedad relajada y conformista, también es en ocasiones más activa y menos complaciente que la nuestra propia que, pese a ser real, es en ocasiones menos verosímil.

Valoración: Sí, recomendable
Podéis adquirir Los espíritus del humo aquí.

Aquí, nuestras críticas a Cerbero. ¡Con este título completamos las valoraciones a la triada lanzada en julio y los doce disponibles hasta principios de agosto! Lo de siempre:
·Rubicón, de J. G. Mesa
·Yabarí, de Lola Robles (crítica por Miriam Beizana)
·Yabarí, de Lola Robles
·Los príncipes de madera, de Daniel Pérez
·CloroFilia, de Cristina Jurado (crítica por Silvia Paz)
·CloroFilia, de Cristina Jurado
·Domori, de Sofía Rhei
·36, de Nieves Delgado
·Dioseros (Memorias del Gran Anillo 01), de Eduardo Vaquerizo
·La belleza del uróboros, de Javier Castañeda de la Torre
·Barro (Post Scriptum 01), de Alicia Pérez Gil
·Ciudad tumba, de Albert Kadmon
·Última noche en el páramo, de So Blonde

1 comentario en “Crítica a ‘Los espíritus del humo’, de Conchi Regueiro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s