Sí, recomendable

Crítica a “La Torre Oscura II: La llegada de los tres”, de Stephen King.

  • Título: The Dark Tower II. The Drawing of the Three (La Torre Oscura II. La llegada de los tres)
  • Autor: Stephen King
  • Traductor: Cecilia Absatz
  • Género: fantasía Oscura
  • Fecha de composición: 1987
  • Edición: 1ª edición, noviembre 2010
  • Editorial: Debolsillo

¡Qué incorregible! ¡Qué romántico en tu estúpida obsesión!

En la crítica a la primera parte de la saga os hablé de Stephen King, por lo que creo que en esta no es necesario repetir, una vez más, su vida, obra y milagros (para mí este autor es una especie de santo dentro del género), por lo que os contaré lo que el mismo Stephen dice en su prólogo acerca de la saga.

Lo primero que nos dice es que, sin ninguna duda, y siguiendo la corriente de muchos otros autores que escribían a la vez que en él, su novela parte de la obra de Tolkien. Nos dice que él era un entusiasta del autor, pero que a diferencia de lo que muchos otros hicieron, quería escribir su propia historia tomando las enseñanzas del maestro, motivo por el que tardó tanto en darle forma a La Torre Oscura, porque no encontraba esa historia que hacer suya.

Después de leer a Tolkien, de almacenar en su mente todo lo que había aprendido de El Señor de los Anillos, siguió con su vida convencido de que en cualquier momento se toparía con la historia de su vida.

Tres años después, en 1970, vio la película de El bueno, el malo y el feo de Sergio Leone y entonces tuvo claro lo que quería. Como él mismo dice:

Yo quería escribir una novela que contuviera el sentido de la búsqueda y la magia de Tolkien, pero ambientada en Oeste americano casi absurdamente majestuoso de Leone.

Y así, de esta manera casi fruto del puro azar, fue como se creó la saga que ahora estamos reseñando. Saga que ni el propio Stephen King sabía a dónde le iba a llegar, pero que era la historia de su vida y de la de muchos fans del autor.

Esperaba el dolor y estaba preparado. Había vivido tanto tiempo con el dolor que ya casi era como un viejo amigo.

Después de su búsqueda por el desierto, de encontrarse con Jake y con el Hombre de Negro, Roland, el último pistolero, llega a una playa. Pero sus condiciones distan mucho de ser las del hombre que atravesó uno de los desiertos más grandes y peligrosos de su realidad; ahora está agotado, sin fuerzas y con la Torre Oscura llamándolo con más insistencia  que nunca. Cuando piensa que las cosas no pueden ir a peor, del mar salen unos seres, las langostruosidades, con los que se tiene que enfrentar si quiere cumplir con su objetivo, pero hay una forma de escapar de estos seres, atravesando tres puertas.

La primera de las puertas le lleva al Nueva York de finales de los 80, en donde conocerá a Eddie Dean, un heroinómano que se identifica con la carta del tarot de EL PRISIONERO. Roland tendrá que ayudarlo a desengancharse y convencerlo de que lo acompañe al otro lado. La segunda puerta corresponde a LA DAMA y le lleva, una vez más, a Nueva York, solo que en esta ocasión se encuentra en 1964. Allí se encuentra con Odetta Holmes, una joven afroamericana sin piernas que lucha por los derechos de los esclavos negros y que les dará más de un dolor de cabeza. La última puerta, la que corresponde a LA MUERTE le lleva a 1977, y allí encuentra con Jack Mort, el tercero de su ka-tet. Después de abrir las tres puertas, la playa termina y, ante ellos, se abren unas escarpadas montañas que, una vez más, deberán atravesar para ver si, al otro lado, encuentran la Torre Oscura.

Si renunciaste a tu corazón por la Torre, Roland, ya has perdido. Una criatura sin corazón es una criatura sin amor y una criatura sin amor es una bestia.

En cuanto a la trama de esta novela nos encontramos con más acción que durante La hierba del diablo, ya que aparecen más personajes y mucho más complejos, sin embargo la lectura a veces puede hacerse algo compleja, ya que se incluyen muchas reflexiones de Roland. El estilo sigue siendo el de Stephen King, dinámico, directo, sin frases rebuscadas, sin largas descripciones y sin aburridos diálogos.

En cuanto a los personajes, esto es lo que más me gusta de esta novela. Roland ha evolucionado. Jake y el Hombre de Negro le han hecho cambiar, a pesar de que sigue siendo un hombre en apariencia frío y pragmático, ahora le vemos sonreír, incluso soltar alguna carcajada. Y eso me encanta. Es un personaje que tiene un objetivo claro, sabe lo que quiere y hará lo que sea por conseguirlo, pero ahora no quiere hacerlo solo, ahora sabe lo que es la amistad y que sin su ka-tet no podrá hacerlo. Y a pesar de todo también es un hombre oscuro. Su sombra ha podido disminuir, pero sigue ahí, presente, amenazando con volver a tomar el control del cuerpo de Roland que, sin embargo, está dispuesto a luchar contra ello.

la-llegada-de-los-tres-la-torre-oscura-ii-9788499083834.jpg

Además de Roland, nos encontramos con Eddie Dean, el primero de los tres, EL PRISIONERO, un heroinómano al que Roland salva de la muerte por partida doble. En primer lugar, evita que el hombre para el que pasaba droga por las aduanas acabe con  él por considerarlo un traidor y, en segundo lugar, cuando logra que se desenganche, aunque quizá sus métodos son poco ortodoxos.

Al principio Eddie es un drogadicto del tres al cuarto, solo busca meterse algo que le haga olvidar su miserable vida. Odia a Roland y lo que él significa, odia su Torre y solo quiere regresar a su tiempo, pero poco a poco, cuando su adicción va desapareciendo, nos encontramos un hombre nuevo, un hombre que podría ser incluso un pistolero y al que Roland llegará a querer como a un hermano. Pero, sin ninguna duda, el momento en el que se produce un mayor cambio en él es cuando conoce a Odetta Holmes, la segunda de los tres.

Odetta tiene dos caras: por un lado es una joven y rica mujer afroamericana que lucha por los derechos de los negros y que busca la liberación de los esclavos. Odetta no tiene piernas y vive postrada en una pesada silla de ruedas, lo que hace de ella una mujer con una fuerza increíble. Pero por otro lado está Detta Walker, una cleptómana que odia a los blancos y que les hace la vida imposible a Roland y a Eddie. A mi parecer es uno de los personajes más complejos de toda la saga (además de que es uno de los más importantes), aunque en este segundo volumen no la vemos con toda su grandeza, para ver a la verdadera Odetta (que posteriormente cambiará su nombre) tendremos que esperar quizá a la tercera entrega.

—Soy tres mujeres […] —Soy la que era; soy la que no tenía derecho a ser pero era soy la mujer a la que has salvado. Te doy las gracias, pistolero.

El tercero de los personajes, Jack Morte, LA MUERTE, es un personaje enigmático que apenas sirve para que Roland pueda cumplir con su misión. Se nos muestra como un asesino metódico, un ser que disfruta haciendo daño a los demás y que se resiste a Roland, aunque al final acaba por aceptar su propio destino. De los tres es el que menos se desarrolla, pero quizá es porque aparece en último lugar y la novela debe terminar en algún punto.

Como conclusión, es una digna segunda parte a La Torre Oscura, gana en intensidad y en dinamismo, así como en complejidad, sin embargo, sigue sin ser una obra maestra, como será algunos de los volúmenes posteriores.

—Incluso los condenados aman.

Valoración: Sí, recomendable

Adquiere La Torre Oscura II aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s