Excelente

Crítica a “Bajo la piel de la ciudad”, de Eleazar Herrera

·Título: Bajo la piel de la ciudad (Wes Marino 01)
·Autora: Eleazar Herrera
·Género: ciencia ficción
·Fecha de publicación: septiembre de 2017
·Edición: 1ª edición (física)
·Editorial: Cerbero
·Número de páginas: 158

20900959_466390017070906_3051457061656865042_oPortada de Bajo la piel de la ciudad, ilustrada por Carolina Bensler

Eleazar Herrera (Vitoria, 1991) es periodista y tiene un Máster en Literatura Comparada y Estudios Literarios. Está orgullosa de su relato Magia hasta en la sopa, que fue finalista del IX Certamen Universitario de Relato Corto Jóvenes Talentos Booket en 2009 y de otras de sus pequeñas obras como Armas gemelas (2012); La voz de la tormenta; La única alternativa; Rododhen-dro, el Deslenguado (2013) y Enganchados para seguir enamorados (2015). Escribió sobre El fenómeno fanfiction en Yorokobu (2016) y sobre la narrativa de los videojuegos en otras publicaciones especializadas, pero prefiere mil veces sentarse a jugar.

Wes Marino 01. Bajo la piel de la ciudad narra las aventuras de un joven periodista reconvertido en investigador. Wes está obsesionado con enfrentar y desnudar la verdad que atenaza su sociedad y la corporación Dédalo, que promete rejuvenecer a quién pueda permitírselo, se convierte en su primera línea de investigación.

Así, el joven conocerá a Juárez, una mercenaria mexicana que le ayudará en su misión de reunir pruebas sobre la llamada Segunda Juventud y con quién correrá sus aventuras por Arealevo, un contexto futurista en el que el transhumanismo se lleva hasta límites insospechados y dónde hay víctimas silenciadas que no pueden evitar preguntarse: ¿qué significa ser humano?

Había merecido la pena perder su licencia de periodista y sus gafas del siglo pasado.

Conseguí Bajo la piel de la ciudad en Gigamesh Barcelona, en la presentación de la triada de septiembre de la Editorial Cerbero. Wes Marino 01 es el número diez de la colección Wyser y es la única apuesta de Cerbero por la ciencia ficción de este mes, convirtiéndose así en la segunda obra de este género (que es el predilecto de la editorial) en lanzarse sin compañeros de colección al mercado. Sucedió también en mayo con el bolsilibro Dioseros (Memorias del Gran Anillo 01), de Eduardo Vaquerizo, que fue acompañado de Ciudad tumba (Albert Kadmon, terror) y del único miembro de la colección Argos (fantasía), Barro (Post Scriptum 01), de Alicia Pérez Gil.

Una narradora omnisciente en tercera persona nos va narrando las aventuras de Wes y Juárez a la vez que hace uso de una cronología lineal cuya acción se mantiene viva y constante. Así, Eleazar Herrera combina de forma constante diálogo y narración tradicional y dota a su obra de un equilibrio narrativo muy bien traído y que ayuda a un ágil avance por las lineas de Bajo la piel de la ciudad.

Juárez - Behind the skin of the cityIlustración de Juárez (por Gemma Martínez)

El título Bajo la piel de la ciudad es, en clave metafórica, una anticipación de lo que Wes y Juárez buscan para denunciar, para destruir. En la parte más oculta de su ciudad, bajo su piel, se ocultan las verdades más horrorosas que puedan imaginarse y estas están relacionadas con el rejuvenecimiento, con la mutación o arreglo de la piel de aquellos que puedan permitirse una segunda juventud. Por otro lado, el nombre de la trilogía es Wes Marino, el nombre del periodista reconvertido en investigador que protagoniza la novela.

La acción de la novela se sitúa en Arealevo, una colonia humana trasladada a Teu Ceti e, un exoplaneta similar a la Tierra. En un principio, nos cuesta situar la acción en el tiempo, pero rápidamente descubrimos que, aproximadamente, las correrías de Wes Marino suceden cien años después de nuestro tiempo. El recurso que Eleazar Herrera utiliza para situar la acción en una época concreta me ha parecido magistral: nos habla de las Google Glass, y menciona que son un invento extinto, anticuado, del siglo pasado. Así, a través de un elemento que en principio puede parecer superficial, la autora sitúa en una línea cronológica tanto la historia como el contexto de su universo de ciencia ficción.

Arealevo no era sino una colonia humana trasladada a Tau Ceti e, un exoplaneta superior a la bola azul en cuanto a masa pero similar a sus niveles geoquímicos de nitrógeno, oxígeno, hidrógeno y carbono.

En dicho contexto, nos encontramos con el viaje de dos individuos con el objetivo de descubrir y dar a conocer la verdad sobre una futura sociedad corrupta, pero también nos damos cuenta del poder que han llegado a alcanzar las grandes corporaciones como Dédalo en ese posible futuro, que parece tener hasta la autoridad de jugar con la vida de las personas a su antojo con tal de seguir creciendo económicamente. Durante toda la obra, además, nos vamos encontrando con ejemplos de transhumanismo, o lo que es lo mismo, el avance de la raza humana gracias a la tecnología y a los implantes robóticos (un ejemplo son los manoimplantes de Juárez).

La acción de Wes Marino 01 se va repartiendo entre dos de sus personajes, si bien lo hace de manera más incipiente en el propio protagonista y después en Juárez, la mercenaria que lo acompaña en su misión. Wes es un chico torpe, alto, delgado y con un alto sentido de la moral y de la justicia, pero no le importa sobrepasar los límites de la ley para conseguir sus objetivos. El tipo es inteligente y habilidoso, es el cerebro de la obra y el que pretende convertirse en héroe de Arealevo salvando a sus ciudadanos de un horrible destino en el que la corporación Dédalo se salga con sus planes.

En contraposición, nos encontramos con Juárez, la mercenaria mexicana dura y con un pasado difícil que acompañará a Wes y lo contagiará con su capacidad de decisión, su valentía y su fuerza. Pero Juárez es un personaje con matices que, en cierto momento de la obra, nos mostrará su punto débil: la inseguridad que le supone enseñar su cuerpo desnudo. Este es un tema poco tratado en la literatura, pero que muchas personas sufren en una sociedad tan superficial y decadente como lo es la nuestra.

—¿Quién ha sido? —su voz fue un latigazo, un trueno.
—El barman de La Nebulosa.
—Pinche cabrón.

En conclusión, Eleazar Herrera construye en esta obra un escenario exquisito, justo en sus detalles y nos deleita con una variedad y un dominio de la lengua impresionantes. Tanto Wes como Juárez son personajes muy completos y la parte formal de la obra está muy cuidada. En mi opinión, una novela corta redonda.

Había protagonizado persecuciones de película, había cruzado incendios de lado a lado, había rescatado señores y cachorros arrastrados por el mar, había peleado por causas más bien perdidas… pero en ninguna ocasión se vio despojada de su ropa.

Valoración: Excelente.
Podéis adquirir Bajo la piel de la ciudad (Wes Marino 01) aquí.
Aquí podéis leer mi crítica a Agramonte, de Yolanda Camacho.
Y aquí podéis leer un resumen de mi impresión sobre los doce primeros bolsilibros publicados por Cerbero.

2 comentarios en “Crítica a “Bajo la piel de la ciudad”, de Eleazar Herrera”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s