Sí, recomendable

Crítica a “Trento”, de Gabriel G. Esmero

Sebas preguntó por qué, por qué había seres tan hermosos que solo pueden aspirar a desaparecer.

·Título: Trento
·Autor: Gabriel G. Esmero
·Género: prosa poética, inclasificable.
·Fecha de publicación: diciembre, 2016
·Edición: digital
·Editorial: Alas Ediciones
·Número de páginas: 215

La literatura para alguien que se toma en serio la escritura, no es una afición, es una forma de vida. Por otro lado, detesto a toda esa gente que presume de leer a todas horas, de que sus hijos leen a todas horas, de que su mayor afición es leer a todas horas. A todos esos individuos yo les diría, que, primero, no mientan, que segundo, vivan si realmente están diciendo la verdad, pero sobre todo, que intenten distinguir lo que es consumo literario de lo que es leer a secas. Se sorprenderían.

La cita anterior la he extraído de la web de Alas Ediciones. Pertenece al autor de la obra que ocupa esta crítica y me parecía una buena forma de introducirlo. Se aprecia enfado, rabia y ego en esas líneas. También ácida honestidad. Acerca de lo que he podido leer de Gabriel Esmero cabe destacar que ha colaborado en diversas manifestaciones literarias, creó el experimento Las vísceras de los polígonos industriales y colabora con varias revistas como LeTour1987 y Perspectivas Literarias (publicación que pertenece a los inicios de la actividad del Grupo Tritón, del que el autor forma parte).

Trento es su primera novela, pero ya había publicado el poemario En el cielo las cenizas (1999) y otras composiciones poéticas.

La obra nos la ha hecho llegar la Editorial Alas de la que, curioseando sobre la misma, llego a la conclusión de que lleva el sello indie impreso en cada página (y tras esta primera lectura, solo puedo reconfirmarlo). Declaran no estar de acuerdo con las autoediciones, con el crowdfunding ni las plataformas de venta masiva. Apuestan por un espíritu personal, libre en pos del amor literario. Termina así su manifiesto:

Queremos, para finalizar esta declaración de intenciones, dejar claro que no hay nada más hermoso que un libro que duela, que incomode, que emocione desde la espesura de las letras cuyo consumo no es posible. El dolor literario necesita partir de un páramo libre, sin caciques ni señores del arte de la literatura.

Somos como nos ves, una camiseta al aire, manchada de carmín, de tinta, de guisos ancestrales, de sangre que solo brota después de la batalla.

Todo esto me ha gustado mucho. Y si hemos creado este espacio ha sido precisamente para descubrir este tipo de editoriales y de libros, este espíritu literario real que se ha olvidado entre tantas prisas y tanto afán comercial. Os seguiremos contando.

Definir Trento es complicado. De hecho, como podéis ver, he tenido serios problemas para catalogar el género de la novela/relatos/poemas al terminar de leerla. Porque sí, aunque en un primer momento parece una novela, luego esta definición se queda difusa. Digamos que es experimental y arriesgada, una composición de lo más peculiar.

Y el teléfono dejó de sonar hasta ser un extraño en nuestra casa.

Aunque no es lo primero de este tipo que leo y reseño por estos lugares. La primera novela que se me viene a la mente es Golondrinas muertas en la almohada, porque las similitudes son claras. Tienen este estilo disperso de no saber dónde estar, de cierta distancia con el lector como si no quisieran compartirlo todo. Y, también, ambas son caóticas. Aunque en este punto Trento se lleva la palma, porque ni siquiera tiene el detalle de añadir párrafos a su estructura. Pero, ¡eh! no os asustéis, pues hay división entre capítulos para descansar la vista.

Tengo una batalla interna a la hora de catalogar el libro y me ha costado mucho decidir qué valoración final ponerle. De primera mano, creo que no es una novela para cualquier tipo de lector, aunque diré que sí que lo es para todos aquellos que no le tengan miedo a la literatura compleja que rompe todos los esquemas. Se me viene a la mente Patria de Aramburu (salvando las distancias, claro) por ese atrevimiento.

Bien, vamos a ver cómo os cuento de qué va.

 

page_1_thumb_large

Lo que hace el amor. Lo que somos capaces de justificar amparándonos en el amor, en los afectos.

Podemos dividir la obra en tres grandes bloques. En estos bloques el narrador será en primera persona, pero el protagonista de cada una de estas partes variará. El primero y, desde mi punto de vista, el más brillante es Sebastián. Con Sebastián parece que el autor se dejó el alma en cada frase, entremezclando la hermosura con detalles escatológicos y sexuales. No os lo voy a negar, este batido cuesta un poco digerirlo pero es, a la par, una melodía narrativa que fluye como pocas. Y aunque en un primer momento nos cuesta saber qué narices nos está contando, nos llegaremos a encontrar.

Sebastián ha bajado al barrio a comprar ostras para la cena con Marga, su amiga y compañera de piso. Marga duerme y él se refiere constantemente, en sus pensamientos, al momento en el que vengan a por ella. Y cuando digo constantemente es constantemente.

Cuando vengan a por ti dejaré la puerta abierta.

Cuando vengan a por ti quisiera decirte que leeremos poemas que nos parecerán balas de plata contra los vampiros.

Tengo que planificar muy bien la manera de que sobrevivas cuando vengan a por ti.

Y este recurso, en lugar de resultar pesado, destaca por el paralelismo y la armonía que consigue. Este es el particular buen hacer de Gabriel Esmero. Entre medias (mientras baja a comprar las ostras y prepara la cena) sus pensamientos divagan por diversos temas que nada tienen que ver con la trama principal, pero que encierra una pretenciosa crítica social.

Sebastián parece por momentos un personaje despreciable (la manera en la que habla del carnicero que, según él, morirá de cáncer porque defeca heces amarillas deja entrever poco amor por el ser humano), pero también sumamente tierno (aprecia de verdad a Marga, y está profundamente apegado a Berto y a su perro). En el avance de las páginas se empieza a desvelar una trama oscura enfocada a una organización. También se nos refiere a dos personajes muy importantes Dimitri y el muchacho.

Sebastián repite siempre lo mismo, que solo los inocentes pasan por la vida cometiendo crímenes atroces.

Recuerdo a Dimitri abriendo una cerveza tras otra mientras no dejaba de mirarte el culo y yo no dejaba de mirarle los labios.

La verdad es que me encantaría desmenuzar todos los detalles de la obra, que son muchos y muy interesantes. Pero creo que sería romper la magia. Solo os puedo decir que, como lectores, estad atentos a todo y a todos, porque a lo largo de la novela iremos conociendo los entresijos que se esconden detrás de todas esas acciones.

En el segundo bloque se nos contará algo parecido a lo que nos ha hecho saber Sebastián pero desde el punto de vista de Marga, más tibio y más suave. Y, también, mucho más sencillo de comprender. En este punto la calidad narrativa ya no es tan extraordinaria como en la anterior (estamos pasando la mitad de las páginas leídas), pero era complicado mantener el nivel tan alto durante toda la extensión. A cambio de esto, Gabriel nos va esclareciendo más y más todo lo acontecido.

Y en el tercer bloque, en un estilo ya mucho más cercano y todavía más claro, Dimitri (el tercero en discordia) nos desvelará el resto de los secretos. Entre ellos, nos explicará el título de la novela (que no os puedo explicar aquí porque sería desvelar demasiado), aunque os adelanto que no tiene que ver exactamente con la ciudad italiana de Trento.

Dime ahora si Trento es la clave, si es ese nombre lo único que importa.

El final es raro y, al mismo tiempo, un broche de oro.

La vida es para los tíos como yo, y no para sueños como tú.

Por momentos me atrevería a decir que es una novela de culto. Tanto por la forma que, a pesar de ser tediosa y atiborrada de repeticiones y reflexiones, huye de tópicos y crea un lenguaje propio con un toque experimental; como por la temática. Y es que Trento esconde un profundo compromiso sociopolítico, también un claro análisis de la psicología humana. Nos habla sin tapujos de la hipocresía de las Organizaciones y de sus integrantes, también de la sexualidad, de la amistad, del amor, del desamor, del odio…

Me pareció un chico encantador y encantado, a veces asesinar una “r” es suficiente para transformar en mágico un adjetivo.

Creo que pesa mucho lo bueno, a pesar de que creo que se ha dejado cosas en el tintero y que resulta un poco tramposa engañando al lector en ciertos pasajes, es una novela muy recomendable. Había pensado en otorgarle un “Imprescindible” ahí a bocajarro, pero me quedó con un estimado “Sí, recomendable”. Y aprovecho para señalar que, ojalá, sigan existiendo editoriales que arriesguen haciéndonos llegar literatura tan pura y especial como esta.

Valoración: Sí, recomendable.

Adquiere Trento aquí

En esos tiempos, leer era lo más parecido a suicidarse por un rato.

4 thoughts on “Crítica a “Trento”, de Gabriel G. Esmero”

  1. Para mí ha sido una de las mejores lecturas del año por todo lo que cuenta y por lo que no, y sobre todo por cómo lo cuenta. Coincido contigo en la mayoría de tus impresiones. Me costó engancharme al principio pero cuando lo hice me encontré dentro de las palabras del autor justo de la forma en la que me gusta encontrarme cuando leo. Cuando llegas a la segunda parte de la novela, descansas porque el ritmo y la prosa son totalmente distintas, pero echas de menos a Sebastián y a su manera de transmitir…

    No es una novela para cualquier lector, pero sí es una NOVELA en mayúsculas. Estoy deseando que la editorial la edite en papel (si es que lo hace). Creo que es una novela para tener impresa.

    Me gustó mucho leerla y me costó hacer la reseña, porque es mejor no revelar nada de la trama.

    Me alegro de que te haya llegado.

    Un abrazo

    Me gusta

    1. Ya había leído tu reseña, Carmen, y la verdad es que me ha alegrado ver que coincidíamos en muchos puntos de la misma. Tampoco creo que sea una novela para cualquier tipo de lector, pero si para aquellos que no le tengan miedo a leer algo que baila entre lo experimental y intimista.
      ¡Gracias por comentar!
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s