Artículo, Imprescindible

Harry Potter I: La piedra filosofal

·Título: Harry Potter and the Philosopher’s Stone (Harry Potter y la piedra filosofal)
·Autora: J.K. Rowling
·Traductora: Alicia Dellepiane Rawson
·Género: novela fantástica juvenil
·Fecha de publicación: 1998
·Edición: 1ª – Física
·Editorial: Salamadra
·Número de páginas: 255

Harry, eres un mago

Antes de nada me gustaría avisar que esta entrada no será una crítica al uso (véase que en título ya no lo señala), sino más bien un análisis de la novela desenfadado, divertido y curioso. Como anunciábamos hace algunas semanas, de vez en cuando publicaremos algún post relacionado con el mundo fantástico que J.K. Rowling nos descubrió. Hoy tocaba empezar por el principio.

Harry Potter y la piedra filosofal es la primera novela de la saga juvenil de siete tomos. Y no solo se trata del hilo de presentación ni una mera excusa para arrancar la trama. Lo más fantástico de todo es que esta primera entrega puede leerse de manera solitaria, pues tiene un inicio y un final marcado (vale, que sí, que quedan cabos sueltos, pero sabéis a lo me refiero, ¿eh?). Es la más breve de todas y, sin embargo, viene atiborrada de contenido. A pesar de mantener un tono claramente orientado al público juvenil, la madurez y la elegancia narrativas son absolutas. Una maravilla, vamos. Desde luego, el inicio ya prometía.

Tía Petunia decía a menudo que Dudley parecía un angelito. Harry decía a menudo que Dudley parecía un cerdo con peluca

En La Piedra Filosofal descubriremos el mundo mágico al mismo tiempo que lo hace Harry Potter. Recordemos, el muchacho que está a punto de cumplir once años, vive con sus terribles tíos y su despreciable primo Dudley que lo obligan a dormir en un cuartucho debajo de la escalera. Un día comienzan a llegar cartas dirigidas al chico que su tío Vernon no le permite leer. La situación se desmadra y, un domingo tranquilo, las lechuzas invaden la vivienda unifamiliar con cientos de sobres con un extraño sello rojo. Desesperados y atemorizados, los tíos de Harry deciden irse a un faro donde creen que estarán protegidos de cualquier tipo de brujería.

136645099
Aquí nuestro pequeño Potter en la adaptación cinematográfica

He de decir que la actitud Harry es un poco criticable. Porque vale, sí, tus padres han fallecido y tú has vivido siempre sometido a ese régimen del terror impuesto por tu familia adoptiva. Pero hay alguien muy interesado en que recibas una carta… ¡Maldita sea, chico! ¡Muérdeles la nariz o lánzalos por las escaleras!

En fin…

Una vez en ese faro, la misma noche que nuestro protagonista cumple años, aparece un semigigante para hacerle entrega personalmente de la carta. Es el entrañable Rubeus Hagrid, guardián de las llaves y terrenos de Hogwarts, el colegio de magia y hechicería en el que Potter ha sido admitido. La vida gris y tormentosa de Harry cambiará drásticamente a partir de entonces.

Suceden muchas cosas a lo largo de la novela y a cada página que avancemos será más y más interesante. Resulta curioso que a pesar de la cantidad apabullante de información y contenido que el lector recibe (un lector niño) su lectura no resulta tediosa. Tal vez esto es lo que convierte a J.K. Rowling en todo un referente para la literatura fantástica y de cómo hacerlo bien. ¡Más que bien!

La verdad. Es una cosa terrible y hermosa, y por lo tanto debe ser tratada con sumo cuidado

Y con cantidad apabullante me refiero a la descripción pormenorizada que la autora realiza de la visita de Harry Potter al Callejón Diagon para comprar el material que necesita para su escuela. Se nos detallan todo tipo de establecimientos, de tiendas, de personas, de lugares. Se nos habla del Gringotts, el banco de los magos, donde nuestro aprendiz tendrá una visita muy interesante.

Pero hay más, todavía falta ver cómo Harry atravesará un muro sólido empujando un carrito en la estación de King’s Cross (habéis acertado, sí, el Andén 9 y 3/4) para tomar el tren que lo llevará a Hogwarts. Allí conocerá a la familia Weasley, los entrañables pelirrojos, en especial a Ron, que se convertirá en su mejor amigo. Y, también, a mi querídisima Hermione Granger, la bruja más inteligente que poblará las páginas de toda la saga.

hp_y_la_piedra_filosofal

Al llegar al colegio nos damos cuenta de que lo mejor todavía estaba por venir: los Profesores son tan temibles como fantásticos, hay fantasmas que caminan entre los alumnos, las velas cuelgan de un techo que refleja el aspecto del cielo. El castillo está encantado y Harry siente que no podía estar en un lugar mejor. Es la primera toma de contacto con los personajes más importantes: Dumbledore, McGonagall, Snape, Quirell, Neville, Draco… todos os sonarán, estoy segura. ¡Oh! Mientras escribo sobre esto no sabéis que sensación más nostálgica me atrapa, de verdad.

¡Pero hay más, maldita sea! Un sombrero seleccionador que elige a qué casa pertenecerá cada alumno: Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin. Esto es un pelín clasista pero, de esto, ya hablaremos en otras entradas dedicadas a tal fin.

Ron Weasley: ¡Wingardium leviosa!

Hermione Granger: Lo estás diciendo mal. Es Win-gar-dium levi-o-sa, pronuncia gar más claro y más largo.

Ron Weasley: Dilo, tú, entonces, si eres tan inteligente. […]

Filius Flitwick: ¡Oh, bien hecho! ¡Mirad, Hermione Granger lo ha conseguido!

Harry, Ron y Hermione serán tres de los seleccionados para la casa de Gryffindor. Una serie de sucesos los unirán más que nunca, a un ritmo trepidante que no se detiene ni un solo momento. Porque además de todos estos elementos fantásticos, la autora entremezcla una trama de intriga y sombras que mantendrá nuestra mente más que despierta porque… ¿Ah? ¿No os lo había dicho?

Pues resulta que este joven mago, con gafas redondas y una cicatriz en forma de rayo en la frente que parece tan insignificante y tan novato es, en realidad, El Niño que sobrevivió. Pero, ¿a qué?

Al mago más temible de todos los tiempos: Lord Voldemort.

Tu madre murió para salvarte. Si hay algo que Voldemort no puede entender es el amor.

Valoración: Imprescindible

Adquiere Harry Potter y la piedra filosofal aquí

IMAGEN: Gemma Martínez

 

 

2 thoughts on “Harry Potter I: La piedra filosofal”

  1. ¡Qué recuerdos! Nos han entrado unas ganas increíbles de releerlo… 🙂
    Esperaremos con muchas ganas todo lo que escribas sobre Harry Potter. Estamos deseando que expliques eso del clasismo en las casas de Hogwarts, las relecturas de adulto pueden pueden dar unas perspectivas de lo más interesantes y enriquecedoras.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s