Sí, recomendable

Crítica a “La Torre Oscura III: Las Tierras Baldías”, de Stephen King

  • Título: The dark tower III. The Wast Lands (La Torre Oscura III. Las Tierras Baldías)
  • Autor: Stephen King
  • Traductor: Jorge Mustieles
  • Género: fantasía oscura
  • Fecha de composición: 1991
  • Edición: 1ª (1994)
  • Editorial: Ediciones B, para el Círculo de Lectores

Lo envolvió un manto de frialdad, un manto que Roland de Galaad había vestido muchas veces. Era la única armadura que poseía un auténtico pistolero… y la única que alguien así necesitaba.

Una vez más nos encontramos aquí, entre las letras de una reseña de una de las sagas de fantasía oscura más extraordinarias que se han creado en los últimos años. En esta ocasión os traigo la tercera entrega, Las Tierras Baldías, una novela en la que el estilo de Stephen King se va reflejando cada vez más y en el que las influencias del autor son cada vez más visibles.

En este tercer volumen el ka-tet del último pistolero ya está formado, probablemente muchos os preguntaréis que es eso del ka-tet, qué es el ka y la importancia que tiene en esta historia. Pues bien, en Las Tierras Baldías, y por si alguno todavía no lo había entendido, Roland nos explica de manera extensa lo que es:

—Somos un ka-tet —comenzó Roland—, lo que quiere decir un grupo de personas unidas por el destino. Los filósofos de mi país decían que sólo la muerte o la traición pueden romper un ka-tet. Mi gran maestro, Cort, decía que como la muerte y la traición también son radios de la rueda del ka, este lazo no puede romperse nunca.

La explicación sigue durante varios párrafos más en una profunda reflexión filosófica que nos muestra a un Roland que nada tiene que ver con el hombre que habíamos conocido hasta ahora: de nuevo vemos como con la llegada de sus compañeros el último pistolero evoluciona; esta evolución viene provocada por ser de nuevo parte de un ka-tet, por encontrar a personas que, una vez más, compartan su destino. Roland deja de ser un ser solitario para convertirse en maestro, padre y hermano, para volver a ser parte de una familia.

Al comenzar la novela nos encontramos con que Roland está totalmente recuperado de las heridas recibidas en la última batalla y que él, Sussanah y Eddie han montado un campamento temporal en un agradable bosque. Mientras los dos neoyorquinos asumen que, probablemente, nunca volverán a su tiempo, Roland les enseña a ser pistoleros, lo que hará que él, Roland de Galaad, deje de ser el último de su especie, aunque todavía tardará mucho en quitarse el sobrenombre de El Último Pistolero.

Pero entonces, cuando todo parece que está bien, Roland empieza a oír voces, como si su mente se hubiese desdoblado en dos: al abrir la tercera puerta cambió su pasado y, con ello, su futuro. Pero no está solo. En otro cuando está Jake, el chico que debería haber muerto y que, sin embargo, todavía respira.

9788401336522.jpg

Y entonces el cuarto de este ka-tet llega a un mundo en el que una vez murió pero, también, a un mundo en el que nunca ha estado. Y en ese momento las dos realidades que se entremezclaban, vuelven a ser una sola, cerrando así el círculo del ka.

En cierto modo esto era lo peor; la persistente sensación de que su vida entera se había convertido en un laberinto de espejos como los que había visto en las ferias.

En esta tercera entrega la historia comienza a complicarse, todavía es bastante lineal y los sucesos se dan uno detrás de otro, aunque ya se va augurando que en algún momento la novela se convertirá en una locura, que los poderes que rigen el universo (tal vez el ka) son mucho más fuertes de lo que Roland cree.

El mundo, al igual que los personajes, va evolucionando o, como dicen continuamente, se va moviendo. Empiezan a aparecer humanos, o seres que en su momento lo fueron, que les van hablando de la Guerra, de cómo las cosas han ido cambiando, de los sucesos que azotan esa realidad  y que incluso Roland desconoce.

El relato se vuelve sobrecogedor, porque no olvidemos que la ambientación es la del Viejo Oeste, pero con ciudades modernas. A lo lejos ven Nueva York, la Nueva York de la que todos – a excepción de Roland – proceden y, sin embargo, no son más que ruinas y basura. Y las personas que habitan esa ciudad no son mucho mejores, son seres enloquecidos, hombres y mujeres demasiado mayores que siguen librando una batalla que ya casi ni recuerdan cómo comenzó y que están sometidos por lo que ellos consideran un dios: Blaine.

Blaine es la pieza clave de esta novela. Blaine es un tren que los ayudará a llegar a la Torre, pero el tiempo ha hecho mella en él, es una Inteligencia Artifical desquiciada y loca; y entonces aquí encontramos el gran homenaje a Tolkien: lo único que quiere Blaine es que le cuenten adivinanzas.

Para permitir al ka-tet del pistolero subir sobre él tienen que responder a una adivinanza, pero para evitar que el desquiciado de Blaine acabe con sus vidas deben proponerle una que él, con su gran inteligencia, no pueda responder. Roland no pierde la sangre fría en ningún momento y mientras los demás ven cómo a sus pies los escenarios van cambiando con rapidez, el pistolero negocia por sus vidas, dando comienzo a una de las batallas más duras que nunca librarán.

—SEA —exclamó la voz de Blaine—. ¡ARROJAD VUESTRAS REDES, VIAJEROS! PONEDME A PRUEBA CON VUESTRAS PREGUNTAS, Y QUE EMPIECE LA CONTIENDA.

El final es bastante descorazonador e inquietante, porque aunque la novela se titula Las Tierras Baldías, este es el camino que ahora deben atravesar, el camino en el que pueden morir y, sin embargo, me parece un final brillante, porque lo único que quiere el lector es coger el cuarto volumen y devorarlo, ver las adivinanzas que proponen y ver si Blaine el Mono lleva a Roland y a sus compañeros hasta la Torre, pero eso lo descubriremos, con un poco de suerte, en el cuarto volumen de la Torre Oscura.

—Vete pues —sentenció Roland—. Existen otros mundos aparte de estos.

Por último, quiero dejaros un par de enlaces, son dos canciones que a lo largo de la novela tendrán cierta importancia: la primera de ella es Paint it black de los Rolling Stones https://www.youtube.com/watch?v=O4irXQhgMqg y la otra es Velcro Fly de los ZZ Top: https://www.youtube.com/watch?v=F89McWFENTs.

Valoración: Sí, recomendable

Podéis adquirir Las Tierras Baldías aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s