Aceptable

Crítica a “Entre zarzales”, de Encarna Jiménez

Título: Entre zarzales
Autora: Encarna Jiménez
Género: novela costumbrista
Fecha de publicación: abril 2017
Edición: 1ª – física
Editorial: Chiado Editorial
Número de páginas: 419

Benito, aunque era joven, tenía la cara enrojecida por el vino y la piel arrugada y curtida por la miseria.

No he encontrado demasiada información acerca de Encarna Jiménez más allá de la obtenida en su perfil publicado por la propia editorial. Nacida en Deleitosa (1945), Cáceres, Extremadura (donde también se desarrolla gran parte de la novela), es maestra. Ejerció su profesión por diferentes puntos de la geografía española. Relacionado con esto, publicó diferentes libros de texto junto con otros compañeros, en los que se reflejaban nuevos métodos innovadores de educaciónNuestra Escuela Cuadernos de pedagogía.

También es coautora de Dale con el dale de Miguel Hernández (Ed. La Torre), una adaptación de la vida para niños y de Método de lectura El Teatrillo. Cabe destacar que en 1993 recibió el premio nacional Emilia Pardo Bazán de educación no sexista por su trabajo en los libros de los cuatro primeros libros de Educación Primaria publicados por la Editorial Alhambra Longman.

Su primera novela se publicó en el año 2014, Hijos del viento Solano (Ed. Artegerust). Entre zarzales es su segunda obra de ficción.

Por el camino, no paró de repetirse, “tengo que marcharme, tengo que marcharme” y, cuando cansado se metió en la cama para intentar dormir, el pensamiento empezó a tomar forma en su cabeza.

La trama arranca en la posguerra. Se nos sitúa en un pueblo remoto de Extremadura y allí caminamos de la mano de Benito, un cabrero analfabeto que sucumbe al alcohol debido a la pésima relación que tiene con su mujer Juana, con la que ha tenido una hija. Las cosas no marchan bien en el matrimonio, así que el hombre se ve obligado a abandonar la paz de su monte y de sus cabras para emigrar en busca de una vida mejor y recuperar, de paso, su dignidad.

Esta es nuestra primera colaboración con Chiado Editorial (muchísimas gracias por la confianza), de la que esperamos sean otras muchas. Ya sabéis, las ganas de leer y de descubrir novelas nuevas no se detienen. Así que allá vamos.

He tenido sentimientos encontrados a la hora de determinar si Entre zarzales es una novela recomendable o no, si me ha gustado o no. Porque por una parte sentí una gran apatía en su inicio, tanto por Benito como por la técnica narrativa que se utiliza. Nos encontramos con una tercera persona protagonista que, casi siempre, estará enfocada desde la perspectiva del cabrero (aunque en algún punto de la obra lo estará desde el punto de vista de Juana, su mujer). En este aspecto, y dado de que se trata de un hombre analfabeto que nunca ha salido de su pueblo, Encinares, parece que la autora pretende darnos a entender esa falta de pensamiento a la hora de narrar. No creo que sea un efecto muy logrado.

Juana cerró la boca, y siguió sonriendo por dentro.

—Tú sabrás lo que haces.

Ya se veía totalmente libre. Imaginó a Eladio ocupando la posición de Benito; sin interrupciones, sin sobresaltos. Últimamente le estaba resultando complicado sortear a los dos hombres a la vez.

Pero por otro lado, encuentro cierta consistencia en su estructura. La división de los capítulos es correcta y agiliza la lectura. También los diálogos que, como la propia editorial señala en la contraportada, amenizarán las más de cuatrocientas páginas de la novela. Sí, en efecto, su lectura es muy rápida y poco descriptiva… tampoco estoy segura de si esto es positivo o no.

9789895199648

 

Lo que sí es cierto es que el argumento está plagado de sucesos. Benito, en sus largas horas solo en el monte con las cabras y su mejor amigo, su perro Rayo, reflexionará sobre la amargura de su vida y su problema con el alcohol. Su mujer tiene un amante, algo que es un secreto a voces en el lugar. En fin, que Juana es un personaje despreciable (sí, sabemos que el que llega borracho a casa es él pero… no os imagináis el carácter que se gasta su querida esposa).

La convivencia en el hogar se vuelve insoportable. Benito se siente humillado por su mujer y por el resto de vecinos que se burlan de él por su adicción al vino y por su falta de autoridad en casa. Destrozado y hundido, arrampla con todo el poco coraje que le queda y se decide a abandonar Encinares por primera vez en su vida.

—Es un túnel, no se asuste hombre.

—Es que es la primera vez que monto en tren.

—Ya se irá acostumbrando; habrá muchos en el camino.

Comenzará así el reflejo de Encarna Jiménez de lo que supuso la emigración en los tiempos de nuestra posguerra. El hambre y la miseria que se soportaba en nuestro país (sí, en nuestro país) obligó a nuestros abuelos y a nuestros padres a viajar al extranjero en busca de pan para sus hijos. El destino de Benito fue París, donde tuvo la suerte de unirse a un grupo de andaluces que le sirvieron de apoyo. Y es que para un cabrero que nunca ha estado en la gran ciudad, todo aquello se le antojaba de Ciencia Ficción.

Aunque la novela es bastante dramática y cruda, hay partes que rozan la comicidad. Ya no solo en los diálogos entre Juana y Benito que pueden llegar a ser bastante ácidos, sino también por la aparición de Lilo, popularmente conocido como trovador del pueblo. Estoy casi segura de que se trata de alguien verídico.

Como no sabía firmar puso debajo un garabato y, a continuación, recordando los años del servicio militar, en que los compañeros tenían novia ponían debajo cruces, puso también un par de ellas.

La obra tiene un trasfondo metafórico que se anuncia en la sinopsis oficial. El peregrinaje de Benito por redescubrirse, al mismo tiempo que se invita a reflexionar al lector. Yo lo veo más cómo una sucesión de hechos duros pero entretenidos, que mantienen la atención pegada en las páginas sin que apenas resulte difícil avanzar. Por otorgaros referencias, veo un importante parecido con el estilo argumental de Los santos inocentes de Miguel Delibes. Sin embargo, la valoración desde este espacio no puede subir de un nada desdeñable aceptable porque creo que el texto podía estar más pulido, porque faltan descripciones y a veces el ritmo no es verosímil. ¿Lo más positivo? Sin duda, los personajes.

Valoración: aceptable

Adquiere Entre zarzales aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s