Regular

Crítica a “La terapia de Neka”, de Nekane Neka

Estrangularía a mi Terape.

·Título: La terapia de Neka
·Autora/Autor: Nekane Neka
·Género: novela, tragicomedia, juvenil
·Fecha de publicación: junio 2017
·Edición: 1º – Física
·Editorial: Autopublicada
·Número de páginas: 267

Nekane ha dejado a su novio perfecto de toda la vida. Un homo como pocos: cirujano, cariñoso, responsable, fiel… Como es de esperar, tras esa ruptura su estado anímico se derrumba y no logra recomponerse. Atrofiada por un insoportable bloqueo existencial, inicia una terapia psicológica en la cual su terape le recomienda escribir un diario.

Y ese diario es la novela que tenemos entre manos. Así de sencillo. Me gustaría contaros algo más de Neka, desvelar si es realmente una historia real la de esta muchacha o es invención de alguna mente escritora escondida en las sombras. No hay nada que indique que sean hechos reales, pero tampoco existe algo que demuestre lo contrario. Para saber más acerca de esta peculiar joven, os invito a conocer su espacio web.

—O sea, Carla, que son más asquerosos que divertidos. ¿No?
—Síiiiii, Ane.
—¿Y los mariquitas? —continúa Ane, que llama a los homosexuales «mariquitas» porque son supermegachistosos.
—Esos no cuentan, Ane. Me refiero a los cerdos asquerosos.

Nos encontramos ante una obra de definición sencilla, pero cargada de comicidad y dramatismo a partes iguales. Aunque he de reconocer que en un primer momento creí que iba a encontrarme la típica novela romántica con poca salsa, lo cierto es que no ha sido así. Con la voz de la propia Neka, que es tan honesta y tan cercana a la jerga post adolescente, se compone la historia que gira en torno a la ya citada terapia de la muchacha. Pobrecita, avanzar con el corazón roto y las heridas taponadas no resulta sencillo.

Estructurada en capítulos de extensión breve, cada uno parece centrarse en una reflexión específica, aunque la división no siempre es muy clara. Prima la narración dialogada, muy ágil y rápida, aunque también nos encontraremos ácidas reflexiones de Neka que, como ya veréis, es muy dada a analizarlo todo (no es para menos, pues este es su diario).

Ni como, ni bebo, ni duermo… ¿Hace falta decir más? El amor siempre nos pierde, pero ¿quién no quiere estar perdido en él?

Dichos diálogos serán, principalmente, entre Neka y sus inesperables amigas Carla (feminista plus) y Ane (una pija desterrada de su anterior pandilla).  Un trío inquebrantable unido por su lucha infranqueable en contra de los ejemplares de homo, a los que analizan, desmiembran y critican sin piedad. Y a los que, también, aman y extrañan con brutalidad. Se manejan en este baile de dualidad, tan real, tan de sentimientos extremos… que da para un buen drama y para unas buenas carcajadas.

410mCPH5znL._SX331_BO1,204,203,200_

Porque sí, vale, no os lo puedo negar. Existe el tópico de la chica que ha dejado al chico y sufre por el chico y por no tenerlo. Y también el de las amigas foreverPero, ¡eh! fiaros de mí cuando os digo que no es cualquier cosa. Porque Neka tiene una gran soltura con la pluma, un exquisito dominio del lenguaje y, además, juega muy graciosamente con el vocabulario. En estos detalles me ha recordado a El demacre (novela ganadora de los PGB del año pasado).

Además de ser endemoniadamente entretenida, tiene una interesante trascendencia escondida. Y ya no solo por tratar el amor y la relación entre mujeres y homos como un documental de la 2; sino por el reflejo que hace del pensamiento humano en sí y de lo absurdos que podemos llegar a ser.

Los problemas siempre dependen, acabo de llegar a la conclusión (las sinapsis neuronales me van mejor). Os preguntareis que de qué dependen, como la canción: «Depende, de qué depende…». Pues de a quien le toquen. Para mi madre todo es un problema. Para ella no depende, es un problema y se acabó. Para Ane…, estoy pensandoooooo… Para Ane tampoco depende, los problemas no existen.

No olvidemos que Neka está yendo a ver a la Terape (a la que detesta, por cierto) muy a menudo. Ella no está bien, y lucha por seguir pero es difícil. A medida que trabaja en su diario empiezan a resurgir los fantasmas, como la muerte de su padre y la manera en la que ésta ha afectado a su familiar. Sí, el pasado está lleno de minas amenazando con estallar.

Pero entonces, ¿por qué a pesar de todo esto la valoración de esta novela no alcanza el aprobado? Porque a partir del ecuador, la novela sufre un cambio de registro y de modo que, a mi entender, convierte la historia de Neka en otra completamente diferente. Y si bien es cierto que la verosimilitud del inicio no es su mayor virtud, esta se pierde por completo cuanto más nos acercamos al final.

 Mañana, como buenamente pueda, me levantaré pronto y teclearé unas frasecillas contundentes que seguro contentarán a mi Terape. A pesar de lo exigente que pueda ser, no pienso defraudarla más. «Confía en ti misma, Nekane», me sugiere siempre. Será por lo poco que ella confía, ¿no? Pues se va a enterar de las lentejas que dan por mil duros. ¡Terape, aún no me has conocido! ¡Bruja!

El tono de humor termina desapareciendo para adquirir un cariz totalmente dramático. Y no me entendáis mal, a mí me encanta leer cómo los sentimientos de los personajes se vuelven negros y consigo sufrir con ellos. Pero tampoco es el caso. Tenía ganas de seguir disfrutando de esta tragicomedia, de seguir riéndome y no tener que cambiar a la lectura intimista tan bruscamente. Además, el desarrollo de los hechos que nos cuenta Neka es un absoluto despropósito bastante surrealista. Que no seré yo la que diga que no le ha pasado de verdad pero…

Además, parece que la agilidad de la pluma y de la lectura se atascan, como si nuestra joven escritora tuviera problemas para saber cómo contarnos lo que venía a continuación. Es una lástima, porque eso ensombrece un inicio que prometía ser de lo más entretenido.

Para concluir esta pequeña reseña, os diré que, a pesar de no haber aprobado, me gusta encontrarme este tipo de apuestas en la literatura independiente. Me parecen osadas, divertidas. Espero que Nekane se sienta feliz de que su diario terapéutico haya conseguido arrancarme tantas carcajadas y alguna que otra lágrima.

Valoración: regular

Adquiere La terapia de Neka aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s