Bien, bien

Crítica a “La librería”, de Penélope Fitzgerald

·Título: The Bookshop (La librería)
·Autora: Penélope  Fitzgerald
·Traductora: Ana Bustelo Torella
·Género: narrativa intimista
·Fecha de publicación: 1978
·Edición: 2010, Tapa blanda
·Editorial: Impedimenta
·Número de páginas: 192

11 diciembre 1959

Estimado Sr. Thornton,
¡Cobarde!
Sinceramente,
Florence Green

220px-Penelope_Fitzgerald.jpgPenélope Fitzgerald (Linconln, 1916 – Londres, 2000) fue una novelista, poetisa y ensayista inglesa. Criada en el seno de una familia religiosa e intelectual, su dedicación a la escritura fue tardía: publicó su primera novela a los 59 años de edad. Un año después, fallecía su marido.

Fue profesora de arte dramático y trabajó en una librería, de cuya experiencia nace la novela que estoy a punto de reseñar que, por cierto, fue finalista en el Premio Booker. Sería con A la deriva (1979) con la que conseguiría ganar dicho reconocimiento. Escribió además novela histórica, cuentos, ensayos y biografías.

La librería nos cuenta la historia de Florence Green, una viuda que decide abrir una pequeña librería en Suffolk (un pequeño pueblo costero apartado del mundo). Para ello, adquiere un edificio abandonado que, además, se dice que está embrujado. Pronto se encontrará con las trabas que imponen los vecinos del pueblo para intentar sabotear su negocio.

Leí La Librería una tarde de domingo en un suspiro pues era la lectura asignada para un Club de Lectura de A Coruña del que formo parte. Es una de estas novelas que son como una caricia suave, no impactan ni dejan huella, pero nos dan calor durante unas cuantas horas.

—Le quería, e intentaba entender su trabajo. A veces pienso que el hombre y la mujer no son precisamente lo más adecuado el uno para el otro. Aunque algo debe haber, por supuesto

Me apetecía escribir una pequeña reseña de esta obra, a pesar de no estar dentro de las lecturas por encargo. Y aunque es verdad que no me ha parecido una obra maestra (y me temo que será una de estas novelas que se olvidan fácilmente) sí que me parece una buena opción para leer con calma y conocer una historia cargada de realidad, simpatía y amor por los libros. Y, además, descubrir a esta novelista inglesa.

9788493760144.jpg

Es un cuento que podría definir como tragicomedia. Y es que, como os adelanto en la sinopsis, Florence Green se encontrará con muchos problemas para poner en marcha su proyecto de librería en un pueblo que no tiene ninguna. Primero, serán las trabas bancarias y luego los quebraderos de cabeza que le dará ocupar el emblemático edifico habitado por un poltergeist. Los vecinos, escudados con una falsa amabilidad, se enfrentarán a la nueva librera aprovechándose de su delicada situación anímica. La viuda contará con el apoyo de Christine, una niña de diez años que será su ayudante en la librería. Ella será como la voz de su conciencia y su guía. ¡La fortaleza de una anciana recae sobre una pobre cría!

Sin embargo, el coraje y la perseverancia son inútiles si no se ponen a prueba

La polémica final estalla cuando Florence accede a poner a la venta una edición de Lolita, de Nabokov, lo que hace desbarajusta por completo al resto del pueblo. No olvidemos que nos encontramos en 1959.

Tiene un sabor muy agridulce y desalentador. A pesar de ese toque sarcástico y cómico, el clima que impera es bastante triste, aunque no peca de excesivo dramatismo. Simplemente es la propia situación de soledad de la librería, la actitud desdeñable de su entorno y la distante caricia de los libros. Todo se me ha antojado una metáfora poética, casi silenciosa, de cómo la vida nos permite cumplir nuestros sueños siempre y cuando nos enfrentemos a otros tantos problemas.

En fin, poco más que añadir a esta pequeña joya literaria. Apuntadla para leer en algún ratito tranquilo de las próximas festividades navideñas. Está bien.

Resumiendo, se había engañado a sí misma al dejarse convencer, por un momento, de que los seres humanos no se dividen en exterminadores y exterminados, y que los exterminadores tienden a colocarse en la situación dominante en cuanto pueden. La fuerza de voluntad es inútil si no se va a algún lado

Valoración: bien, bien

Adquiere La librería aquí

2 comentarios en “Crítica a “La librería”, de Penélope Fitzgerald”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s