Bien, bien

Crítica a “Entre malvados”, de Miguel Ángel Muñoz

·Título: Entre malvados
·Autor: Miguel Ángel Muñoz
·Género: antología de relatos
·Fecha de publicación: noviembre de 2016
·Edición: digital
·Editorial: Páginas de Espuma
·Número de páginas: 147

Miguel Ángel Muñoz nació en 1970 en Almería. Ha publicado los libros de relatos El síndrome Chéjov (2006) y Quédate donde estás (2009), así como La familia del aire (Páginas de Espuma, 2011), en el que reunió una treintena de entrevistas que habían ido apareciendo en su blog y Entre malvados (Páginas de Espuma, 2016). Sus dos novelas son La canción de Brenda Lee (2012), que recibió el Premio Sintagma y el Premio de los Libreros de Almería, y El corazón de los caballos (2009). Cuentos suyos han sido incluidos en las más notables antologías del género, entre las que destacan Siglo XXI. Los nuevos nombres del cuento español actual (2010) y Pequeñas resistencias 5. Antología del nuevo cuento español (Páginas de Espuma, 2010).

Hoy os traigo mi tercera aportación en forma de reseña para los Premios Guillermo de Baskerville 2017. Ya os hablé sobre dos de sus obras nominadas con anterioridad: Y abrazarte, de Clara Asunción García y Cuentos desde el Otro Lado, coordinado por Concepción Perea y que incluye La segunda muerte del padre, de Cristina Jurado, el relato ganador de uno de los Premios Ignotus de este año.

MUNOZ_EM_C_IMPRENTA
Portada de Entre malvados

Entre malvados nos dirige hacia un destino, como su propio título indica, que nos llevará a descubrir los más crueles entresijos de la personalidad humana. La maldad nos rodea. Esa es la idea principal de la antología de relatos. Y ya nos lo deja claro en su primer cuento, Somos los malvados, que es el más crudo, el más visceral de todos.

Mi hijo de puta ha crecido, soy una bendita puta que no fue capaz de ponerle una mordaza a esta cloaca […].

Así, el libro de relatos continuará su extraño viaje recordándonos que el mal acecha en cada esquina. Que nos desafía y nos hace cagarnos en los pantalones cuando menos nos lo esperamos. O cuando más deberíamos. Lo mismo sucede con nuestros seres queridos: nadie se encuentra a salvo del mal que rodea nuestra cotidianidad. ¿Y en qué puede resumirse toda esta premisa? En miedo. Y en sus sinónimos más próximos: terrorismo, abuso, asesinatos seriales y maltrato.

Es, de hecho, con el miedo más absoluto como continúa la obra. La sensación más absoluta de maldad y de incomprensión, de impotencia y de imposibilidad nos la hará sentir en Intenta decir Rosebud, una historia narrada por un periodista preso del Daesh que logró escapar, pero que nunca volvió a ser el mismo.

De este modo, Miguel Ángel Muñoz pone en entredicho a la sociedad y su funcionamiento. Se plantea preguntas sobre el conocimiento, sobre la filosofía e incluso sobre la tradición. Sus siguientes relatos plantean cuestiones sobre el sistema y sobre la forma en la que este nos hace llegar la información –en realidad, este mensaje aparece en casi todos los cuentos–. En Modos de pasar la tarde y Pretty girl –ambos de apenas una página de extensión– se insinúa entre líneas esa manipulación constante que sufrimos por parte de los medios.

El hombre de hielo envejecía y, como es sabido, la vejez es permeable al error y hace débiles a los hombres.

Los nombres es uno de los relatos más interesantes de la obra. Poco puedo decir de él, pero intercala de forma magistral dos situaciones entrelazadas y el mensaje de la maldad queda casi diluido. Pero, a la vez, es muy poderoso y cercano. Muchas lectoras y lectores se sentirán identificados.

Más adelante, se señala la extrañeza de considerar actos aislados y puntuales “que no nos pueden suceder a nosotros” a tristes situaciones como el acoso escolar, la educación heredada de personas horribles, el abuso de poder, el terrorismo en España, el origen y la relatividad de asesinos como el mismísimo Charles Manson en Aguantar el frío, Pronto seré bueno –este relato, en concreto, trata el bullying en España y contrasta con los ojos del primer relato de la antología (pasa de narrarlo el acosado a hacerlo el acosador)–, Un hombre tranquilo y Los hijos de Manson.

Pero el autor no se detiene ahí. Deja que sea el lector quien dé la cara por lo que está leyendo. Quien se atreva a descubrir de qué trata esta búsqueda del mal, de qué sirve, por qué debe maltratar su mente. Y deberá hacerlo para encontrarse a sí mismo. ¿Y si nosotros mismos fuésemos esos ejes del mal?

El Borgión permanecía detenido, alzado como una columna negra, resto de un templo maléfico.

Así, el autor nos hace oscilar entre crudo realismo –con el 11-M o el yihadismo como protagonistas en algunos cuentos– y la fantástica y crítica sociedad utópica que crea en el último de sus relatos, Donde el Borgión se esconda y que, por alejada que parezca de la nuestra de forma superficial, no deja de ser un reflejo de sus constantes mentiras.

En conclusión, Miguel Ángel Muñoz sabe mezclar tonos y premisas varias en un libro que centra su temática en el mal. Pero no en el mal injustificado, sino más bien en todo lo contrario: el horror puede adoptar diversas formas, unas más basadas en la realidad tangible y otras que experimentan y hacen explotar la mente humana, pero todas ellas, al igual que la base del conocimiento humano, residen en la identidad personal y en el tejer de sus hilos, siempre deshechos, como sus finales abiertos. Así, nos encontraremos en la antología con momentos de terror y con momentos de impotencia, pero también con aliviados segundos de comprensión –el miedo es algo natural, algo ancestral incluso– y con pasajes imbuidos de una sutil y bella esperanza.

Estrella mira hacia el exterior, buscando una imagen clara, pero los cristales del vagón están un poco sucios, y la mañana inminente diluye reflejos, distorsiona la perspectiva, lo confunde todo.

Valoración: Bien, bien
Puedes adquirir Entre malvados aquí.

1 comentario en “Crítica a “Entre malvados”, de Miguel Ángel Muñoz”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s