Artículo

Harry Potter V: La mala familia

Después de hablar de cómo comienza la aventura (La piedra filosofal), cómo se desarrolla (La cámara secreta) y cómo se asienta (El prisionero de Azkaban) es hora de hacer un pequeño alto en el camino y tocar el tema más intimista de toda la saga: la familia.

Las raíces familiares han marcado a Harry Potter desde el inicio y no podemos negar que su orfandad ha creado tendencia en este tipo de obras de fantasía juvenil. Los héroes huérfanos se han disparado, como si fuera necesario que tus padres hayan muerto para desarrollarte como El Elegido. En realidad, es un cuadro bastante coherente y no voy a ser yo la que me oponga a ello. A J.K. Rowling le ha funcionado muy bien, ¿por qué no seguir usándolo?

Lily y James Potter son los grandes ausentes que, sin embargo, aparecerán recurrentemente a lo largo de las páginas de los libros. Nos ha quedado claro que Harry es la viva imagen de su padre pero que tienes los ojos de su madre.

“Te pareces mucho a tu padre, pero tienes los ojos de tu madre.”

La piedra filosofal, pág. 25

Esta trágica ausencia de los padres (asesinados por su Archienemigo, recordemos) se ve acentuada por la maldad intrínseca de sus tíos, sus tutores legales, que someterán al pobre chico a todo tipo de maltratos y vejaciones. Creo que todos hemos tenido la impresión de que la mala suerte se obstinó con el niño que sobrevivió, como si tuviera que pagar su penitencia debido a la suerte de seguir con vida. Pobrecito.

mary-grand-pre_1.jpg
Harry ve a sus padres en el espejo de Erised

Si habéis llegado hasta aquí, me imagino que sabréis que Sirius Black (al que hacía referencia en la entrada anterior) no se trata de ningún asesino con sed de venganza, sino de su padrino. Este giro argumental es muy importante, dado que nuestro protagonista vuelve a contar con un apoyo familiar real que, además, lo quiere con locura. No nos engañemos, los amigos son muy importantes, pero la protección fraternal de un tío puede ser realmente reconfortante. Y Harry solo es un muchacho.

En contraposición con esta devastadora situación familiar, tenemos a los Weasley: una auténtica gozada. Una congregación de pelirrojos numerosa y cálida: dos padres encantadores y nada menos que siete hijos. Podemos imaginarnos lo que se despierta en Harry cada vez que tiene el placer de ser acogido en la Madriguera y disfrutar de un hogar con todas las letras. Creo que en esta familia, Rowling ha querido reflejar un deseo que, en mayor o menos medida, todos tenemos.

No podemos olvidarnos de Hermione, aunque en su caso se interactúa mucho menos con su familia. Tan solo conocemos a sus padres, dentistas y muggles, que no aparecerán en la trama principal. Así, se refleja en ella a la perfección en el carácter egocéntrico de ser hija única y, además, autosuficiente debido a la brecha que la separa de sus progenitores (no es sencillo lidiar con el mundo real y el mundo mágico al mismo tiempo).

Y por último, no podía dejar de mencionar a los Longbottom, cuyo drama es tremebundo. Los aurores Frank y Alice fueron torturados hasta la locura con la maldición Cruciatus por Bellatrix Lestrange. Pasarían el resto de sus vidas en San Mungo, sin ser capaces de reconocer a su propio hijo, Neville, que fue criado por sus abuelos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s