·Título: Dark Fantasies. Antología de fantasía oscura
·Autoría: Alfredo Álamo, Elia Barceló, Ludo Bermejo, Teresa P. Mira de Echeverría, Eugie Foster, Maria Dahvana Headley, Mike Resnick, Mercurio D. Rivera, Víctor Selles, Angela Slatter, Lucy A. Snyder, Rachel Swirsky, Ferrán Varela, Damien Angelica Walters, Alyssa Wong y Caroline M. Yoachim
·Traducción: Arrate Hidalgo Sánchez, Alexander Páez, Pilar Ramírez Tello, David Tejera, Pilar San Román, Ramón Peña, Manuel de los Reyes, Manu Viciano, Maielis González, Mariano Villarreal, Carlos Pavón
·Coordinación: Mariano Villarreal
·Género: antología de relatos
·Fecha de publicación: junio de 2017
·Edición: 1ª edición (digital)
·Editorial: Sportula
·Número de páginas: 318

¡Hoy llega a su fin mi labor como jurado de los Premios Guillermo de Baskerville 2017! Debo confesar que formar parte de la presente edición de los premios organizados por Libros Prohibidos me ha supuesto el descubrimiento de grandes relatos, autoras y autores, tanto del panorama internacional como del nacional, que han dejado especial huella en mí.

En total han sido cinco las antologías de relatos que he reseñado y valorado, en este orden: Y abrazarte, de Clara Asunción García; Cuentos desde el Otro Lado, de VVAA; Entre malvados, de Miguel Ángel Muñoz; Bienvenidos al bizarro, de VVAA y el libro que nos ocupa hoy, Dark Fantasies. Antología de fantasía oscura, de VVAA. Todas ellas, además, suponen un implacable conjunto de más de sesenta relatos.

Cabe mencionar que no he sido el único miembro del equipo de A Librería que ha tenido la noble misión de participar en los PGB de este año. Miriam Beizana fue seleccionada para valorar las obras dentro de la nueva categoría de opera prima reseñando Sorgina, de Alister Mairon; Sopa de elegidos, de Pablo García Maeso y Dog Café, de Rosa Moncayo.

 

LA MUERTE ES ETERNA… O QUIZÁS NO

Dark Fantasies es una antología de relatos que forma parte de la colección Nova Fantástica y que ha sido coordinada por Mariano Villarreal. Esta reciente obra de fantasía oscura y terror es la séptima de la mencionada colección tras Terra Nova, Mariposas del Oeste, Castillos en el aire y A la Deriva en el Mar de las Lluvias y, además de apostar por grandes autoras y autores del panorama internacional y nacional, apuesta por una gran presencia femenina.

Un ambiente de oscuridad. Un constante deje de sensaciones extrañas. Lienzos pintados de muerte y detalles escondidos. Eso (y más) es lo que puede decirse para resumir el contenido de los relatos que componen esta curiosa antología cuyas temáticas giran en torno a lo extraño, a las fantasías más oscuras de nuestro subconsciente, a la cara oculta del mundo en el que vivimos y que, ni a través de la literatura más retorcida (en el buen sentido) logramos entender. Pero, sobre todo, Dark Fantasies es un canto a la muerte recitado por grandes artistas de una calidad impresionante. Y, además, ya avisa de algo muy destacable Mariano Villarreal en el prólogo de la obra: en Dark Fantasies nos encontramos con personajes femeninos poderosos, reales, que aman y luchan, que rompen esquemas y que eligen su camino.

DOS CAMINOS HACIA LA OSCURIDAD

La antología se encuentra dividida en dos bloques: en el primero, llamado Dark Fantasies, disfrutaremos de diez relatos traducidos de autoras y autores muy conocidos dentro del panorama literario anglosajón, pero casi todos ellos se presentan en España en este libro. Hijas hambrientas de madres famélicas, de la jovencísima Alyssa Wong y traducido por Arrate Hidalgo es el cuento encargado de abrir la antología. En él, la autora crea un ambiente weird y nos introduce a una misteriosa criatura cuyo sentir y fluir de los pensamientos son muy distintos a los nuestros. La obra sigue con La hija del fabricante de ataúdes, de Angela Slatter y traducido por Alexander Páez. Aquí nos encontramos con un ambiente extraño en el que la muerte funciona como hilo conductor. Cuando termina, él la coge, de la escritora norteamericana Eugie Foster (1971-2014) es el tercer relato de la antología y presenta una atípica historia de amor ambientada en un escenario entelado de oscuridad. Fue publicado originalmente un día antes de la muerte de la autora. La traducción corre a cargo de Pilar Ramírez Tello.

Cántame tus cicatrices, de Damien Angelica Walters y traducida por David Tejera es un canto a la libertad y un relato con un claro mensaje feminista. En el cuento, envuelto en un ambiente gótico, se presenta a una serie de mujeres que, tras morir, les ha sido extirpada alguna parte de su cuerpo para crear una especie de “mujer perfecta”. El científico loco que lleva a cabo dicha atrocidad es un extraño ejemplo de machismo y dominancia que, además, logrará con su creación que el lector se sienta raro, incómodo y maravillado al mismo tiempo.

Este no es mi cuerpo.

Sí, tiene las partes que se pueden esperar de él: brazos, piernas, caderas, pechos; cada una en su lugar correspondiente y con la forma adecuada.

¿Ese hombre es un monstruo, un loco o un imbécil degenerado? No lo sé. No quiero saberlo. Pero este no es mi cuerpo.

El mar de árboles, de Rachel Swirsky y traducido por Pilar San Román supone un interesante cambio en la ambientación de la antología y nos traslada a Japón, concretamente al bosque de los suicidas de Aokigahara. La novia de Frankenstein, de Mike Resnick y traducido por Ramón Peña es quizás uno de los cuentos más dulces que he encontrado en Dark Fantasies, pero aun así está enmarcado en un contexto oscuro. Es una reinterpretación paródica de Frankenstein o el moderno Prometeo, de Mary Shelley que ya reseñó Silvia Paz en este mismo espacio. Magdala Amygdala, de Lucy A. Snyder y traducida por Manuel de los Reyes nos deja las imágenes más impactantes de toda la antología describiendo una enfermedad que parece llevar a sus portadores más allá de la muerte. Los detalles de sus síntomas dejarán al lector boquiabierto.

Piernas moviéndose como hojas de tijera. Pelvis encajadas. Labios contra labios. Placer revoloteando. Planeando. Elevándose. Debería dejarla que me hiciera correr. Debería correrme.

La antología sigue con Dale miel cuando la oigas gritar, de Maria Dahvana Headley y traducido por Manu Viciano. Este relato narra una curiosa y enrevesada historia de amor entre una bruja y un mago que incluye un monstruo, un laberinto y, en general, la complicación que un tipo de relación entre seres fantásticos puede suponer. El penúltimo relato de la primera parte de Dark Fantasies es Tu suffering nos protegerá, de Mercurio D. Rivera y traducido por Arrate Hidalgo y Maielis González. De nuevo, este cuento supone un contraste con los demás, porque le da un toque paródico a la obra mientras narra las desventuras de un inmigrante dominicano en los Estados Unidos en un futuro destruido por la guerra. El cuento, además, es fiel a la nacionalidad de su protagonista ya que utiliza un lenguaje acorde a su dialecto.  Corriente y remanso, de Caroline M. Yoachim y traducido por Mariano Villarreal y María Pilar San Román pone el broche final a la primera parte de la antología y es muy breve en comparación con los relatos que la acompañan. Es un ejemplo de flashmash fiction y casi parece una reflexión.

La segunda parte de la antología, Oscuras fantasías, recoge seis relatos escritos originalmente en castellano. Comienza con Antemusa Bar & Club, de Víctor Selles, un relato algo más alejado del género fantástico que critica el turismo sexual y la sobreescritura que se le da en la actualidad a mitos antiguos. Ferran Varela nos trae Profundo, profundo en la roca, una tensa historia ambientada en un contexto dark que mantendrá al lector despierto hasta su impactante final. Oscuras fantasías sigue con Cuchara de plata, de Alfredo Álamo, un relato de corte urbano en el que se embauca al lector con mitos y leyendas del Cabanyal.

Elia Barceló nos prepara para un final apoteósico con Humo y espejos. Ya reseñamos en A Librería su obra La roca de Is y su relato Tres, de Alucinadas III. Y en Dark Fantasies nos sorprende con un cuento de corte mágico y misterioso en el que se combinan con gran acierto elementos decimonónicos y fantásticos. La gran Teresa P. Mira de Echeverría, que ya nos sorprendió este año con la reedición de Diez variaciones sobre el amor (Cerbero) presenta Los reyes muertos, una historia dura que, atada bajo el barroco simbolismo propio de la autora argentina, nos transporta a la dictadura que su país sufrió entre 1976 y 1983 y nos explica las consecuencias que este orden sigue teniendo hoy en día. Habba Habé, de Ludo Bermejo pone el punto y final a esta excelente antología. Habba Habé es una novela breve ambientada en la antigua colonia de Fernando Poo.

Abro la boca y dejo que mi lengua se desenrosque como una anguila en la cuenca de su cerebro, donde se contonea, bulbosa y amoratada, libando el néctar dorado con sus fauces diminutas. Está delicioso.

En conclusión, Dark Fantasies es una antología que reúne a grandes voces de la literatura internacional, que presenta a autoras de habla inglesa nunca antes vistas en nuestro país y que, además de regalarnos grandes historias de una calidad incuestionable, lo hace adhiriéndoles un trasfondo significativo que nos lleva a reflexionar sobre la vida, la muerte y la relativización de lo bello (e incluso lo correcto) en nuestra sociedad.

Valoración: Excelente
Podéis adquirir esta obra aquí.

3 comentarios sobre ““Dark Fantasies”, de VVAA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s