·Título: Los hijos de la araña
·Autor: Juan González Mesa
·Género: terror
·Fecha de publicación: noviembre de 2017
·Editorial: Cerbero
·Número de páginas: 176

portada-LHDLA-01-600x845

Juan González Mesa (Cádiz, España – 1975) estudió cine y guion en la Escuela de Cine de Puerto Real, pero ha destacado a lo largo de su carrera sobre todo gracias a su producción literaria. Después de ganar diferentes certámenes de relatos, el autor gaditano dio el salto a la literatura de género en el año 2014. Fue en ese mismo año cuando se le nominó a los Premios Ignotus con su novela Gente Muerta y con su obra de narrativa breve La montaña. Además, ese mismo año, su relato Rubicón fue finalista del concurso literario Alberto Magno. Rubicón fue más tarde adaptado a novela breve por Cerbero (podéis leer nuestras impresiones sobre esta obra aquí).

Juan colabora de forma frecuente en publicaciones como Ficción Científica y SuperSonic y se mantiene como autoeditor de las sagas Las crónicas sobrenaturales del Gabinete 1906 y La guardia de espino. Podéis leer más sobre él en su sitio web. Miriam Beizana ya reseñó anteriormente en A Librería una de sus obras: De acero y escamas (2015), finalista en los Premios Guillermo de Baskerville de la revista online Libros Prohibidos. En 2017 ganó el V Premio de Terror Ciudad de Utrera con la novela La noche de las panteras.

En Los hijos de la araña nos encontramos con una terrorífica premisa de confusión política en la que el orden de Nicolae Ceausescu, ahora expresidente, ha llegado a su fin. Tras ser declarado culpable y ejecutado junto a su esposa, el mundo entero parece haber caído en una espiral de miedo, desconfianza y sangre.

Alin Sala, agente securitate y uno de los protagonistas de esta cruda historia, acepta una última misión. El expresidente Nicolae le dio, en su día, órdenes muy concretas referentes a su hija secreta, Tate Ceausescu, que se encuentra encerrada en un centro psiquiátrico. Alin Sala deberá sacarla de Rumanía. A esta misión se unirá la Húngara, una arqueóloga y espía contratada para la ocasión.

«Si algo pasara alguna vez, la sacarás del país».

Los hijos de la araña es una novela breve de terror escrita en tercera persona. El uso de un narrador omnisciente tradicional le permite a su autor jugar con la percepción que el lector tiene de los personajes, desde el securitate Alin Sala, que se debatirá varias veces consigo mismo con el objetivo de encontrar de una vez por todas su propia identidad hasta la propia Tate Ceausescu, la hija del presidente ejecutado y la entidad más extraña, fuerte y enigmática de la novela.

Alin Sala y Tate parecen funcionar como elemento de contraposición porque, mientras el securitate habla demasiado, se precipita en sus acciones, es más humano y es sangriento y visceral, Tate permanece callada, parece no implicarse en los conflictos, su máscara nos hace pensar que es un ser místico y es calmada y paciente. La Húngara parece servir de punto de equilibro entre estos dos personajes mostrando una actitud más neutral; si bien acepta la misión de sacar a Tate de Rumanía, parece conocer los entresijos y los misterios relacionados con monstruos y diosas que asolan la región (y el mundo entero).

La Húngara dominaba la historia antigua y moderna de los Balcanes mejor que cualquier profesor o arqueólogo, se manejaba sobre el terreno como un guardabosques y sabía matar. Desenterraba tesoros nacionales, hacía desaparecer cadáveres, había ayudado a reescribir los libros de texto allí donde el capitalismo ansiaba meter sus zarpas.

Así, el autor va describiendo al lector los misterios de un mundo asediado y lleno de peligros. Mientras, el terror político y la desconfianza humana se mezclan con las extrañas apariciones de seres misteriosos como la propia hija del expresidente, que lleva puesta una máscara dorada y, como dicen las leyendas, es probable que hubiese nacido con ella.

Es Tate Ceaucescu, madre de las arañas, más antigua que su nombre.

En conclusión, Los hijos de la araña presenta una historia poderosa, llena de imágenes impactantes y sabe entremezclar elementos típicos del terror tradicional con otros que nos hacen plantearnos si las situaciones políticas y los hilos que mueven nuestra sociedad no son igualmente monstruos a los que no podríamos vencer. Una obra de terror llena de trasfondo y ambientada en un oscuro mundo de muerte y misterio. El toque mágico le sienta genial y el suspense que Tate aporta a la historia es un recurso que resulta muy acertado. El estilo del autor es impecable y está lleno de lírica.

El pesado abrigo fue rasgado como si se tratase de papel. El cuerpo de la mujer fue levantado, uno de sus brazos arrancados, la barriga rasgada con eficacia industrial y sus tripas resbalaron como brea por el muslo desnudo.

Valoración: Bien, bien
Adquiere Los hijos de la araña aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s