·Título: Niebla y Acero
·Autor: José Zoilo Hernández
·Género: novela histórica
·Fecha de publicación: 2017
·Editorial: autopublicado
·Número de páginas: 596

Estamos en Hispania, año 456 d.C. El protagonista de la primera parte, el alano Attax junto con su variopinto grupo, se unirán a las tropas de Teodorico, rey de los Visigodos, encargado de atravesar los Pirineos para poner fin a la invasión de los suevos en el territorio peninsular. Dicho destino estará fuertemente marcado por la sed de venganza y por la ley de la sangre.

No lloré. Los hombres como yo no lloramos: ya no tenemos lágrimas después de lo que hemos sufrido en esta vida. Pero sí podemos gritar y maldecir.

No es lo común comenzar la crítica con la sinopsis (a esto solemos dedicar el segundo párrafo, tras la presentación del autor), pero un poco más abajo os cuento las razones. Ahora toca hablaros de la pluma culpable. Fue en junio de 2017 cuando me enfrenté a una lectura que, sin lugar a dudas, me sacó de mi zona de confort. Se trataba de El Alano, novela histórica autopublicada por José Zoilo Henández. Y la experiencia no estuvo mal porque, además, entró en la categoría de las mejores lecturas de 2017. Es especialmente complicado para cualquier lector que se dedique a reseñar el hecho de juzgar de manera justa y objetiva una novela de un género que no domina. Niebla y Acero, la secuela de la obra citada, fue un desafío. Pero sabía que este biólogo nacido en Tenerife (1977) merecía ese esfuerzo por mí parte. Así que allá vamos.

Hechas ya las presentaciones pertinentes, quería aclararos que el pequeño resumen marca de la casa no es importante para mí como lectora, aunque he intentado ceñirme a lo que es correcto. Pero si sois lectores que no domináis mucho los conceptos de reyes y pueblos de hace unos cuantos miles de años, supongo que lo entenderéis. En este punto, tengo que reconocer mi absoluto desconocimiento, lo que me hacía prescindir de dedicar atención a este tipo de detalles (espero que José Zoilo sepa disculparme, porque no es, tal vez, la lectura adecuada para dicha obra) y centrarme más en el funcionamiento narrativo en sí, el nivel de calidad y el potencial de entretenimiento.

La guerra saca lo peor de cada uno. No lo olvides: siempre que puedas, huye de donde suenen los tambores y los cuernos.

De este modo, en un resumen más cercano y menos histórico diría que Attax, el querido alano que protagonizó la primera parte, nunca ha dejado de ser un guerrero. Al unirse a las tropas de los Visigodos, deja atrás a Aspasia, para enfrentarse a los suevos quiénes, recordemos, son los culpables de que el guerrero fuera vendido como esclavo en la primera parte. Este pasado doloroso de Attax hará que la misión de las tropas visigodas tome un cariz más personal e íntimo para el protagonista que ahondará bastante en sus sentimientos, otorgándole en esta secuela mayor profundidad a su personalidad.

Tenemos antes nosotros casi seiscientas páginas, lo que incrementa el desafío en gran medida. No obstante, he de decir que pude solventar sin demasiados problemas la lectura en unos pocos días, así que su grosor no implica ningún problema si sois lectores entrenados. Además, la primera persona empleada por José Zoilo ameniza todavía más el tono, a pesar de tratarse de una novela histórica. La estructura también es simple: el tiempo es lineal, por lo que esto nos ayuda a no perdernos en roturas temporales o flash-backs que nos dispersen del argumento principal.

—Menuda mierda de sitio —rugió Ibbas a mi lado—. ¿Pero es que los romanos han perdido la cabeza para reclamar este terruño? Siempre pensé que Hispania sería un lugar donde el sol nunca se ponía, repleto de mujeres bellas y lascivas. Pero esto… ¡Esto es una mierda!

La acción discurre en menos de un año, desde octubre de 456 d.C. hasta mayo del año siguiente. Este es un dato que, como el propio autor señala en la nota histórica que figura al final, diferencia notablemente una novela de la otra. Recordemos que en la primera parte podemos leer la práctica totalidad de la vida de nuestro querido Alano. Aun así, cabe señalar que ambas novelas se pueden leer sin ningún tipo de problema de manera independiente.

41rLn0MT1FL.jpg

Y entrando ya en una materia más literaria, quiero deciros que lo que hace destacar este libro a pesar de sus dificultades obvias, es que la narrativa del autor tinerfeño es limpia, cuidada, rica en vocabulario y en sellos personales y, además, muy fluida. Incluso fijando mi atención en algo que parece tan ínfimo como la división en párrafos puedo apreciar como cada uno de los movimientos de estilo están pensados y cuidados. Esta característica cobra todavía más importancia al tratarse de una novela autopublicada, faceta que se nos olvida al empezar a leer.

La niña mártir, ataviada con una radiante túnica blanca que se pegaba a su cuerpo mojado, y provista de una larga melena oscura que casi rozaba su fina cintura, se acercaba lentamente, como si flotara sobre la pedregosa orilla.

Dentro del hilo argumental de la novela cabe destacar un suceso muy importante que enriquece notablemente las páginas de Niebla y Acero y que, por otra parte, es a lo que hace referencia el primer sustantivo del título. No temo citar este asunto importante y que se interprete como un spoiler ya que el propio José Zoilo lo trata en su blog. Dicha niebla hace referencia a la historia de la mártir niña Eulalia, que daría lugar a Santa Eulalia. Eulalia pertenecía al seno de una familia cristiana, bajo el gobierno del emperador romano Diocleciano, que comenzó una especie de caza de brujas contra los “fanáticos religiosos”. Abreviando la historia (que podéis leer en el citado blog), la cría con tan solo trece años desafió al emperador por su brutal proceder y fue cruelmente torturada. Finalmente, fue paseada desnuda por las calles como era tradición. En ese momento, se levantó una espesa niebla que ocultó el cuerpo de la joven de las miradas de los demás. Fueron esas nieblas que ascendían desde el Annas, conocidas desde entonces como las nieblas de Santa Eulalia, las que sorprendieron al Rey Teodorico en su misión, bajo la creencia de que la ciudad estaba protegida por la niña mártir. Incluso el escéptico Attax pondrá en duda sus propias creencias al presenciar dicho milagro.

Por último, me gustaría destacar que el papel femenino consigue mayor relevancia que en la primera parte. Si bien es cierto que sigue reflejándose la sociedad extremadamente machista de aquel entonces (y que el autor no tiene más remedio que reflejar), me entusiasma ver que a lo largo de las páginas conseguimos ver personajes femeninos importantes. Si bien es cierto que estos no llegan a estar a la altura de Attax y los suyos en ningún caso, hacen que la balanza se equilibre un poco. Cabe destacar a la propia niña mártir, a Vera (que acompañará a los guerreros hacia la mitad de la obra) y, en especial, a Lucila, que será el rol femenino que conseguirá ponerse, dentro de lo que el cuadro histórico le permite, a la altura de los personajes masculinos.

Tres jóvenes de distintos orígenes armados hasta los dientes, un viejo alano, y como novedad, tres mujeres a las que cuidar y de las que cuidarse: dos hispanas y una vándala.

En conclusión, a pesar de las obvias dificultades para comprender y asimilar los datos históricos no he encontrado impedimento para disfrutar de la novela a nivel narrativo. El personaje de Attax es atractivo y luce bien pulido por la pluma bien afilada de José Zoilo. El ritmo argumental se mantiene activo durante toda la novela y aunque la cantidad de páginas no es nada desdeñable, su lectura no resulta tediosa en absoluto. Una firme apuesta de este escritor que, por supuesto, volvemos a recomendar.

Valoración: Sí, recomendable

Adquiere Niebla y Acero aquí.

 

2 comentarios sobre “Niebla y Acero, de José Zoilo Hernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s