·Título: Máscaras mortuorias
·Autor: Damián G. Ponce
·Género: ciencia ficción
·Fecha de publicación: diciembre de 2017
·Editorial: Cerbero
·Número de páginas: 191

PORTADA-MÁSCARAS-01-600x845.png

Damián G. Ponce nació en Barcelona, pero actualmente reside en Málaga. Es doctor en Comunicación por la Universidad de Málaga y se dedica al Marketing digital y a la comunicación. A parte de Máscaras mortuorias, su primera obra de ciencia ficción, el autor barcelonés ha autopublicado una novela de fantasía urbana y ha publicado varios textos de corte académico.

Antes de empezar con el análisis de esta novela breve, me gustaría comentar y ensalzar el trabajo del autor, que ha logrado crear un mundo lleno de matices, de costumbres únicas e, incluso, de un vocabulario propio. Usando como base el latín, Damián G. Ponce introduce conceptos como vulpes, Aquila, senevitam… Por no hablar de los nombres propios que también son referencias clásicas. Todo este universo tan rico en detalles cuenta ya con una página web explicativa (Aquilenium) que nos ayudará a la máxima inmersión en esta gran historia. Podéis visitar la página en cuestión haciendo click aquí.

Además, partiendo de esa base, Damián contrapone dos tiempos de nuestra realidad muy alejados: la Antigüedad Clásica y el futuro que puede esperarle a la Tierra y que queda representado en la destrucción inevitable que carcome al planeta Aquila Prima.

En Máscaras mortuorias nos encontramos, por lo tanto, con un contexto apocalíptico lleno de crítica social y transhumanismo que convierte la premisa principal, la misión de su protagonista, en una carrera a contrarreloj. El planeta Aquila Prima se está extinguiendo, víctima de la inestabilidad de su propio núcleo y se ha vuelto inhabitable. Justo antes de marcharse, Antares, un vulpes, una especie de investigador, descubre algo y decide investigar la muerte de Tessera, su esposa, que falleció casi una década atrás. Los secretos de su muerte han permanecido ocultos durante demasiado tiempo.

¿Qué puedes hacer cuando tu adversario ya no es una flota estelar, una civilización gerioniana, una pandemia desconocida o una revuelta, sino tu propio hogar, el que ha sido tu planeta y el de tus ancestros durante más de cinco mil años?

Tras un prólogo escrito en tercera persona, el autor pasa a narrar (el capítulo del cambio se llama Narratio) en primera persona los hechos de Antares, el investigador cuya misión es descubrir la verdad sobre la muerte de su esposa. Cabe destacar que Antares mantiene de forma constante un tono cercano para con el lector y que sabe, pese a la lejanía que le otorga en ocasiones la ciencia ficción a sus contextos, ser cercano y coloquial. Incluso se dirige al lector en alguna ocasión, como en la página 41: <<Me presento, para que sepáis quién os está hablando…>>

Tras abandonar una época oscura de alcohol y drogas, Antares decide que ha llegado el momento de investigar a fondo y, pese a que la vida del planeta está llegando a su fin, trata de encontrar la grabación sobre la muerte de su esposa para descubrir la verdad. Antes, pero, su padre adoptivo y padre de Tessera, contacta con él para darle información sobre los pasos que deberá seguir. Las máscaras son un elemento social muy importante y sirven en este contexto futurista para soportar ciertos ambientes. En contraposición nos encontramos con las máscaras mortuorias que dan título a la obra y que son el símbolo de la misma muerte.

Belisario Ra’Eldesham. Mi padre adoptivo. Mi suegro. El padre de Tessera Eldesham, luz de mis días, mi difunta mujer cuya máscara mortuoria llevo en el equipaje.

Tanto el protagonista principal y su acidez como la ausencia de la amada son los ejes centrales de la narración. Antares es un personaje dañado por la pérdida de su esposa, y buscarla le hace revivir momentos bellos y que, a la vez, le afligen gravemente. Podríamos decir que la misión en la que se embarca el protagonista guarda una intención de solucionar su pasado. En una parte de la misión le acompañará Dorys, una inteligencia artificial muy sarcástica que arrancará al lector alguna que otra sonrisa. Además, Dorys no sabe hablar sin gritar.

¿PUEDO AYUDARLES, CABALLEROS, ANTES DE VOLARLES LA PUTA CABEZA?

Y todo esto nos lo hace llegar el autor barcelonés con un estilo fresco y muy rico en cuanto a vocabulario. La narración y el worldbuilding le quitan espacio al diálogo y a la acción y, en este caso, es un recurso que funciona de manera correcta.

Allí, donde una estrella muere y otra se apaga, roja la una, blanca la otra, sucedieron hechos de Gloria y Honor.

En conclusión, en Máscaras mortuorias encontramos una mezcla medida de ciencia ficción, narración, worldbuilding, referencia clásicas y crítica social. El estilo del autor es cercano y sabe dotar de una voz propia a su protagonista. El mundo que ha creado nos dejará con ganas de leer más historias ambientadas en el mismo universo. Como curiosidad, me gustaría destacar que aparece una nave llamada Rubicón, como en la novela breve del mismo nombre de J. G. Mesa que ya reseñamos hace unos meses en A Librería.

Valoración: Sí, recomendable
Adquiere Máscaras mortuorias haciendo click aquí.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s