·Título: Carne (Post Scriptum. 02)
·Autora: Alicia Pérez Gil
·Género: ciencia ficción
·Fecha: enero de 2018
·Editorial: Cerbero
·Número de páginas: 149

Alicia Pérez Gil (Valladolid, 1974) acabó sintiendo un deseo por la escritura a fuerza de leer mucho. En 1993 entró en contacto con el Taller Literario de la Universidad de Deusto y allí conoció a otras personas con las que compartir sus aficiones. Durante su época universitaria ganó algunos premios literarios y ha autopublicado novelas breves y una recopilación de relatos de terror. También ha tomado parte en varias antologías.

En concreto, el total de su obra incluye novelas cortas: Deabru (autopublicada, 2013); Las voces (autopublicada, 2015),  Post Scriptum 01. Barro (Editorial Cerbero, 2017) y Post Scriptum 02. Carne (Editorial Cerbero, 2018), la colección de relatos Inquilinos (autopublicada, 2012), participaciones en antologías de relatos: No eres bienvenido (La pastilla Roja, 2013, relato «Alimañas»); Vampiralia (autopublicada, 2014, relato «Ecologismos»); Hell or win (La pastilla Azul, 2014, relato «Baile de disfraces»); Demonalia (Cazador de Ratas, 2015, relato «Yo soy Roger Serpent»);  Onírica: Hijos de Iquelo (James Crawford Publishing, 2016, relato «El Herbario») y No son molinos (Editorial Cerbero, 2017, relato «El Ovillo») y relatos en revistas digitales: «Excepto su corazón» (en Cupido de Alas Negras: Vuelo de Cuervos, especial San Valentín) y «Ficción de Humanidad» (El Hombre de Mimbre, n.º 5). Destacan también sus relatos exclusivos para sus suscriptores de Patreon, como la antología especial de Halloween de 2017 o el relato «Bajo las aguas», del mismo año. La autora dice que este último esconde un secreto relacionado con su contexto…

Te habría tocado tantas veces entonces que habría perdido las huellas dactilares. Te habría besado hasta que se nos cayera la piel de los labios […]

Carne presenta una sociedad distópica en la que los seres humanos viven protegidos del exterior en ciudades-cúpula. Esta sociedad se encuentra totalmente desnaturalizada y envuelta en plástico. Sus ciudadanos son un grito de auxilio, una pugna entre la vida y la simple existencia. Y es en esta representación exagerada de nuestra actualidad en la que encontramos un gran componente de crítica social que ya hemos podido ver con anterioridad en las obras de la autora vallisoletana. Alicia tira nuestras costumbres al suelo. Luego nos hace reflexionar. Y, mientras lo hacemos, nos empuja contra un suelo plagado de nuestra propia basura.

Pero que este contexto no nos engañe. Citando las propias palabras de la autora, Carne es la novela breve más personal que, probablemente, escribirá jamás. Y habla de amor. Del amor que recibimos casi sin ser conscientes, del que a veces no devolvemos como se merece, del que llena nuestros días sin llegar a saciarnos.

El aislamiento en la ciudad es tal que incluso sus ciudadanos llevan máscaras que les protegen del posible aire que pueda entrar desde el exterior. Pero una leyenda, un rumor, una comidilla habla de Gune, de un mundo idealizado al que Adami, compañero de Adana, parece haber ido a parar de un modo extraño y repentino.

Se trataba de la primera cara que veía sin respirador, sin una plancha que suavizara sus contornos, que ocultara los límites del óvalo facial. La nariz sobresalía en exceso y también eran excesivos sus labios, que se proyectaban hacia delante de un modo agresivo y en cierto modo obsceno.

Ya vimos en Barro (2017), la primera parte de esta trilogía de novelas breves, este contraste entre dos mundos. También pudimos conocer a Alicia, una protagonista que nos recuerda a Adana. Si bien en la mencionada novela breve, Alicia Pérez Gil jugaba con el componente onírico y el subconsciente humano, en esta nueva novela nos encontramos con una premisa algo distinta, pero igualmente fascinante: un posible futuro en el que los seres humanos nacen para producir y viven aislados a causa del miedo. Cambiamos la fantasía por la ciencia ficción, nuestra actualidad por un posible futuro.

Porque la naturaleza cambia cuando cambian las circunstancias y quienes en la ciudad se comportan como insectos con grandes patas articuladas y aguijones venenosos, en el campo quizá se convirtieran en tiernos corderos. O en seres extraños, que se extrañan a sí mismos, como yo.

En torno a la existencia de Gune, del mundo exterior, gira la premisa principal de la obra, y esto plantea un contraste entre lo rural y lo urbano (la vida exterior se imagina como sencilla, en comunión con la naturaleza) y, en consecuencia, se establece un matiz entre vivir y existir. Todas estas temáticas que envuelven la lectura no son otra cosa que metáforas del amor romántico (casi podríamos decir que idealizado) que siente Adami por su compañera. Adana es la introversión, la ciudad, la mera existencia. Adami es el idealismo, la naturaleza, la sensación de vivir (o, al menos, de intentarlo).

En cuanto a su forma, Carne mezcla la narración omnisciente (el recorrido de Adana) con la carta que su amigo Adami le dirige y que se nos presenta a trozos (y en cursiva) mientras el relatar de los hechos avanza. El estilo cargado de un bello componente lírico y la repetición característica de Alicia Pérez Gil son solo dos ejemplos de esto. Me ha parecido muy destacable el mensaje feminista que incorpora en varios de sus pasajes, como sucede en esta aparentemente banal línea de diálogo:

–Todo el complejo. Uno a uno: los encargados de mantenimiento, los limpiadores, las matemáticas, la jefa de seguridad, los cocineros. Todos.

En conclusión, si, como bien dice la escritora Nieves Delgado (36 y UNO), 2017 fue el año en el que el mundo al fin descubrió a Alicia Pérez Gil, estoy convencido de que esta autora seguirá cosechando éxitos porque su estilo fresco y poderoso, sus temáticas atrevidas y sus profundos mensajes seguirán atrayendo a un público cuantioso, fiel y, quizás, algo selectivo. 2018 será el año en el que Alicia Pérez Gil seguirá creciendo, nos volverá a sorprender y hará que sus obras nos marquen como Adana marcó a Adami. No hace falta que exclame las ganas que tengo de leer Sombra, la que será la tercera parte de la trilogía.

Y apoyadla en Patreon, insensatos.

Valoración: Excelente

Adquiere Carne aquí.

Un comentario sobre “Carne, de Alicia Pérez Gil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s