·Título: 2042. El sueño de Eli
·Autor: G.R. Squire
·Novela autopublicada
·Género: ciencia ficción
·Fecha: 2017
·Número de páginas: 458

Esta obra llegó a A Librería de manos de su autor para que la reseñásemos. De no ser así, es probable que, si me la encontrase, hubiese llamado mi atención de todos modos puesto que se trata de una distopía ambientada en una España del futuro y que tiene como uno de sus temas destacados el cambio climático.

Su autor, G.R. Squire  (Córdoba, 1977), es un ambientólogo y comunicador social residente en Madrid. Colabora en la revista Blanco sobre negro. Ha publicado también muy recientemente el primer volumen de una trilogía: La sombra del escritor, Libro primero: Duncan Idaho (2018).

Su faceta profesional se refleja en esta obra, que tiene como trasfondo de la acción los problemas ambientales y en la que la importancia de las comunicaciones y la seguridad en Internet son también un aspecto a tener en cuenta. Trata además aspectos políticos y sociales, como la emigración (relacionándola con los problemas medioambientales) la organización de las naciones y de la sociedad, el terrorismo, etc.

eli

Nos encontramos en una República española integrada en una alianza de países llamada El Bloque. Gran parte del argumento transcurre en un Madrid del futuro dividido en zonas (Norte, Sur, Opaca…) y que es capital de la república conjuntamente con Barcelona.

Soco miró al norte, primero hacia la M-30 y después, más allá, hacia la City.

Parte de lo narrado sucede en años anteriores a 2042 y en otro escenario muy diferente: el desierto. Me han encantado estas referencias, son incluso un poco poéticas. La acción transcurre en su mayoría en ese Madrid futurista y dividido del que ya os he hablado, aunque nos presenta también un Toledo que parece el centro de la vida cultural y educativa del país. La ambientación es uno de los puntos fuertes del libro. Al final, nos muestra un apéndice muy útil en el que de forma esquemática podemos ver acontecimientos importantes que han llevado a la realidad descrita, como la caída de la Unión Europea o la fundación de la República española.

En cuanto al argumento, el relato comienza con un hombre que vive en lo alto de una torre y controla desde allí un imperio financiero. Es uno de los poderes en la sombra, que controlan la vida económica y política del Bloque y del mundo entero. Sin embargo, un poco más adelante se nos presentan los personajes de Soco y Eli y es en ellos donde recae el protagonismo. Este primer capítulo presenta un conflicto que la obra no resuelve. De hecho, os voy a adelantar que no me ha convencido el final, sino que me decepcionó bastante.

Soco es una mujer joven y enigmática que se despierta tras una noche de juerga en una cama ajena con una mujer a quién no conoce. Parece la heroína de esta historia, aunque a veces nos dé la impresión de que es la villana, en realidad. Soco es una agente especial, una cazadora de sueños que actúa introduciéndose en la mente de las personas mientras duermen. Y también es una asesina. De crimen y sueños trata esta novela, siendo el trabajo del sueño de Eli que realiza Soco su argumento principal.

Tengo que meditar sobre lo de salir de fiesta después de un trabajo, y también sobre lo de acostarme con otras mujeres.

Como podemos ver, la novela introduce elementos como la identidad sexual mal llevada, la bisexualidad e incluso en cierto modo el denominado poliamor, aunque en mi opinión flaquea al enfrentarse a estos temas y no los trata con el rigor debido. El amor, que parece secundario en esta historia, adquiere relevancia más adelante y nos presenta una trama romántica bastante bien engarzada en la acción y que la enriquece mucho.

Además de a nuestra cazadora de sueños, tenemos a Eli, un exagente especial retirado prematuramente tras sufrir un brote y asesinar a una célula terrorista completa él solo. Eli vive en Toledo ejerciendo como analista y profesor. Sin embargo, en esta  novela nada es lo que parece en realidad. Pronto se nos va mostrando parte del pasado de Eli, con pinceladas muy calculadas. También en el caso de Soco se emplea el mismo recurso. Soco y Eli están unidos por algo que él no recuerda y ella no puede olvidar, aunque en un principio se nos presentan por separado.

Este hilo argumental, que como podéis ver es muy potente, tiene varias influencias de obras muy conocidas, sobre todo recuerda a la película Blade Runner (1982), aunque también a otras referencias culturales que el autor cita o nos muestra en anotaciones al pie.

Los personajes, en general, tienen cada uno su propia historia y su complejidad dentro del argumento. Creo que están bien construidos, hay secundarios también bastante bien logrados y con gran importancia. Así tenemos a Leto, un amigo de Soco, o a Rento, la geisha de Akihiro (el hombre poderoso de la torre) que buscará a Eli para negociar con él después de que a este se le acuse de traición. Otros tienen un papel mucho menos importante como “Perra” y “Vaca”, dos personajes un tanto estrambóticos que llevan un negocio de la zona Opaca y están relacionados con Soco. También Olmo, el conserje del trabajo de Eli, me ha gustado especialmente, si bien es un personaje un tanto estereotipado.

En cuanto a temas más técnicos, el libro tiene un estilo simple, pero un lenguaje excesivamente rebuscado en ocasiones, lo que aleja al lector del relato, en mi opinión. Abusa también de las frases hechas y de expresiones manidas.

Es curioso como los extremos se tocan más de lo que aparentan las formas.

El ritmo no me ha recordado al thriller, no se adecúa a la acción según lo esperado sino que varía de un modo que no llego a comprender. Muchas veces no logra mantener la tensión suficiente para incitar al lector a devorar páginas, sino que se avanza más por inercia. Esto en parte se debe a los constantes incisos que detallan diversos aspectos sin aportar mucho a la trama, pero impiden que esta avance con fluidez. A veces se extiende en exceso acerca de la realidad distópica que crea y no entiendo porque da tanto detalle si apenas influye nada en el desarrollo de la historia. Además, la puntuación en general (y el uso de la coma en particular) deja bastante que desear y entorpece un poco la lectura.

En cuanto al tiempo, va saltando de un momento a otro, contándonos lo relativo a la historia personal de los diferentes personajes y es este modo de contar la historia lo que más me ha enganchado. El enfoque varía, pero se centra sobre todo en Soco y Eli, pudiendo en ocasiones despistarnos un poco porque en la  misma escena salta entre personajes, entremezclando además a los secundarios.

Uno de los aspectos buenos de la obra es el desarrollo de la tecnología. Todo está controlado por Smartlifes que los ciudadanos llevan en la muñeca e incluso implantados en su cuerpo. Sirven como medio de comunicación, identificación, para obtener información y navegar e incluso como medio de pago. Los sistemas de transporte, la comida, los medios de comunicación, etc. que se describen son también muy imaginativos. Por ejemplo, existe un modo de vivir los recuerdos de otras personas mediante un sistema denominado meme. Ese posible mundo futuro que crea en sus páginas está bien orquestado.

 Estás enganchado con las meme, eres un yonqui, aunque no pensaba que terminarías de esta forma, siempre te creí más fuerte.

A pesar de que el tema del cambio climático, la sociedad y economía y el desarrollo tecnológico futuro están bastante bien documentados y desarrollados, en otros temas como el trastorno bipolar que al parecer padece uno de los personajes y los ya comentados referentes a la afectividad y sexualidad, da la impresión de que muchos detalles no encajan. Esto puede ser por falta de comprensión de la temática o por querer jugar al despiste con el lector. La visión que se da del trastorno bipolar, por ejemplo, me parece un tanto incorrecta, dado el avance de la ciencia psiquiátrica ya hoy en día. En 2042, año de la acción, es de esperar que el conocimiento y tratamiento de este tipo de trastornos haya avanzado mucho. Sin embargo, el protagonista sufre unos peculiares efectos secundarios debidos al tratamiento que toma, que por cierto es solo paliativo para mantener a raya los brotes y mantener cierta estabilidad. Estos efectos no le impiden desarrollar con gran eficacia su trabajo, aunque sí le impiden tener una vida social, afectiva y sexual normal, lo que no me parece muy lógico. Además se comete el grave error de asociar bipolaridad con genialidad, lo que puede contribuir a reforzar las ideas erróneas que circulan en la sociedad acerca de esta enfermedad mental.

Concluyendo, tenemos una novela de ciencia ficción con muchos aspectos interesantes como son el tema del terrorismo, los cambios sociales y los problemas ambientales. Me ha gustado mucho que se ambiente en España y he disfrutado detalles como los nombres de los personajes y los lugares, los elementos tecnológicos y algunos personajes secundarios que enriquecen la narración y le dan un punto de humor. Aunque se agradece que trate ciertos temas delicados como las relaciones amorosas menos convencionales, las adicciones o la enfermedad mental en general, estos no están del todo bien desarrollados y se cae en los tópicos de siempre. Creo que el autor ha tratado de enriquecer la obra tratando un rango de temas muy amplio y variado, pero en mi opinión no ha sabido manejarlo de modo acertado. Además hay ciertos fallos, que deslucen un tanto la obra, como el exceso de detalles que ya comenté, el ritmo (entorpecido por la mala puntuación) o la conclusión, que deja en el aire demasiadas cuestiones. Si se trata de una saga y la trama va a seguir desarrollándose, ese final sí puede ser adecuado, pero la lectura de esta obra por sí sola no me ha acabado de convencer aunque sea considerándola parte de una serie.

Pronto se acabará todo y comprenderás.

Valoración: Regular

Podéis adquirir esta obra aquí.

3 comentarios sobre “2042. El sueño de Eli, de G.R. Squire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s