• Título: El espíritu de la estirpe
  • Autor: Nicolás Foti
  • Género: colección de cuentos/novela breve
  • Editorial: Chiado
  • Fecha de publicación: 2017
  • Número de páginas: 156

“Coquita esperaba escondida debajo de su cama, y el miedo que sentía en ese momento solo era levemente atenuado por la luz de una vela cuya llama brillaba frente a su cara, mientras se consumía lentamente.”

Nicolas Foti (Argentina, 1976), según pone en la solapa de su propio libro, es bioingeniero y vive actualmente en Chile con su esposa e hijos, donde realiza su actividad profesional. Poco más he conseguido saber del escritor. Esta es su primera obra publicada y según afirma, está basada parcialmente en la historia de su propia familia. Tiene, por tanto, algo de autobiográfica. Como veremos, también tiene mucho de fantasía e imaginación.

IMG_20180216_115135

La editorial Chiado puso a nuestra disposición el libro que vamos a comentar hoy. De no haber sido enviado, no creo que hubiese llamado mi atención y sería una lástima para mí. He de adelantaros que disfruté bastante de su lectura y no me lo esperaba.

Es posible que la ficha técnica os haya causado cierto desconcierto. Dejadme aclararos ese punto. La editorial etiquetó esta obra como un conjunto de cuentos, especificando en el texto de la contraportada que se trata de diez cuentos con toques de fantasía y realismo mágico. En uno de los prólogos se aclara que, leídos secuencialmente, estos relatos conforman una sola historia.

Tras leer este libro, he de decir que en mi humilde opinión, es una novela corta o puede considerarse como tal con ciertas particularidades. Además de que todos los personajes están estrechamente relacionados entre sí, la obra tiene uniformidad temática, de estilo y ambientación. Puede también leerse como si de una recopilación de relatos se tratase, pues cada uno de ellos es autoconclusivo. Es una de las características del libro que más me ha llamado la atención y más me ha gustado. También me han encantado los nombres, tanto de personas como de lugares y ese toque intimista impreso en cada línea de la narración.

IMG_20180216_115210

Aunque los personajes son numerosos, sobre todo teniendo en cuenta la longitud del texto, podemos identificar dos protagonistas claros. Son, sin duda, Coca y Lalo, que forman una familia. Los demás personajes orbitan de algún modo a su alrededor y son sus hijos, sus padres, sus vecinos o los clientes del taller que regenta Lalo. Estamos ante una novela de personajes, de sentimientos y pasiones, con un marcado toque intimista, un aire onírico y ciertos detalles de un realismo mágico muy diferente al de otros autores más conocidos; pero que nos recuerda un poco a Benedetti y de forma aún más sutil a García Márquez.

Hubiera dado cualquier cosa por haber podido entregarle un perdón sincero, como el que sí había sido capaz de darle a su propia madre, Enriqueta.

La ambientación no tiene un papel protagonista, pero los personajes están arraigados a la tierra, a las costumbres y los lugares que nos describe el autor. La forma de hablar, de vivir y relacionarse parece muy típica. El autor recrea bien esos usos de la Argentina del litoral, domina el lenguaje de su tierra y lo refleja con maestría, sin llegar a caer en tópicos. Sin embargo, es sencillo seguir el hilo y comprender todo el vocabulario y las expresiones. Apenas he tenido que utilizar el diccionario.

 ̶ No empieces con eso de nuevo, ¿querés?  ̶ dijo Coca.

Me ha gustado el estilo del escritor, la manera de narrar con pinceladas y escenas que me ha recordado al hilo de un ovillo que hay que desenredar. El uso del idioma que se me ha hecho delicioso, aunque en ocasiones tenga algo de artificio. Tiene frases un poco más largas de media de lo que solemos encontrar hoy en día en literatura, un buen ritmo e incluso cierta cadencia en sus estructuras.

He de remarcar que hay algunos fallos de puntuación, sobre todo en el uso de la coma, el punto y coma y los signos de interrogación y exclamación. Incluso falta alguna raya de diálogo. No alcanzo realmente a dilucidar si se trata de errores ortotipográficos o el escritor pretendía expresar algo con ello y me ha desconcertado mucho. Aunque están ahí y son reconocibles con facilidad, no llegan a ser molestos ni a estorbar la lectura.

La novela trata mucho el fluir del pensamiento y la conversación y, sobre todo, los sentimientos. El “Dolor” es un elemento fundamental de esta historia, es considerado un bicho, casi como un ser vivo que fue creado por Enriqueta, madre de Coca. Enriqueta se ve obligada a dejar a su hija en un orfanato, siempre deseando volver a buscarla. Deseo que finalmente ella hace realidad cuando la niña ya tiene unos diez años. Ese Dolor o bicho queda de algún modo insertado en la familia de Coca y de Lalo.

 Coquita fue creciendo educada bajo el severo régimen del orfanato, y Enriqueta acobijando ese Dolor que se ocultaría en su interior alimentándose de su alma.

Los personajes, los femeninos en especial, me han resultado casi reales de lo bien caracterizados que están y lo bien que se desarrollan. Coca es tan protagonista de los diferentes relatos (o capítulos) como Lalo, si no tiene incluso más peso que su marido. Se trata de una mujer con un carácter marcado, al igual que la madre de Lalo, Arsenia. Tenemos unas mujeres con una profundidad e importancia tan marcada en la historia como la de los personajes masculinos. Los personajes, en general, arrastran carencias y sentimientos profundos que los hacen padecer.

Mientras que las carencias de Coca son afectivas en su infancia, las de Lalo y su madre son más bien materiales. Vivían en un destartalado rancho antes de mudarse a la casa de la calle Moreno, donde Lalo tiene un taller de coches. Ese rancho es más que un lugar para Lalo, mostrando de nuevo el arraigo de las personas a su tierra.

Allí, Arsenia comenzó a morirse cada día un poco más, y Lalo, en sentido contrario, halló el lugar que lo hizo reencontrarse consigo mismo, y donde con cada respiración sentía que se le purificaba el alma.

Tenemos una obra intimista con cierto matiz sobrenatural y de realismo mágico, además de tener parte de la historia familiar de su autor. Puede considerarse y ser leída como novela o como un conjunto de cuentos relacionados, a gusto del lector. Es de lectura pausada y agradable, intensa a pesar de su brevedad, sin que sus pocas páginas puedan considerarse una desventaja. Crea un mundo muy rico con muy poco y nos acerca a la realidad cotidiana de una parte de Argentina que me era desconocida.

Valoración: Sí, recomendable

Podéis adquirir esta obra aquí.

2 comentarios sobre “El espíritu de la estirpe, de Nicolás Foti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s