·Título: El cirujano
·Autor: Carlos Pérez Casas
·Género: novela de ciencia ficción
·Fecha de publicación: febrero 2018
·Editorial: autopublicado
·Número de páginas: 135

«Es inútil, está muerto. Y tampoco podéis reengancharle. Una vez mueres, mueres»

Ya conocemos a Carlos Pérez Casas (Zaragoza, 1989) en A Librería. En enero del año pasado publicaba una crítica muy positiva a su obra El alguacil, una novela histórica que fue finalista en los Premios Guillermo de Baskerville de Libros Prohibidos. Así que he recibido con mucho entusiasmo la autopublicación de nuevo trabajo, esta vez una novela corta de ciencia ficción.

Un sacerdote acaba de atropellar ¿por accidente? al Cirujano, aquel que inventó la inmortalidad y creó los cuerpos artificiales. Gilberto, un espía corporativo, se encuentra en el momento del accidente, momentos después de que el que yace cadáver en el asfalto lo ha descubierto. A partir de ese momento comienza una trepidante cuenta atrás, cuando el espía se hace con la placa de datos del recién fallecido donde se proyecta una barra de carga. El porcentaje de la misma, marcará el ritmo de la historia.

Gilberto hizo oídos sordos. «Soy espía. ¿Qué le hace pensar que soy un azul?. Al otro extremo del puente, la elegante sede de New Life se alzaba por encima de cualquier otro edificio de Zaragoza.»

Resulta complicado resumir el contenido del argumento sin destriparlo. Y aunque en A Librería disfrutamos de hacer un análisis completo de los hechos intentando no caer en el vil arte del spoiler, en el caso de esta novela resulta complicado. Ya no solo por su corta extensión, sino porque esa intriga es uno de los ingredientes principales para mantener la atención. Aunque hay muchos más.

Supongo que resta decir que la calidad narrativa de Carlos Pérez Casas es más que destacable. Denota una voz creativa nada común en alguien tan joven (y en una obra autopublicada), también cierta ambición, la misma que dejaba intuir en el ya citado Alguacil. Sea como fuere, este autor es una figura que destaca en cuanto te enganchas a sus líneas y permanece con facilidad. Es complicado determinar las razones exactas pero, ahí están, brillantes.

No quiero ser un monstruo. Fue una broma. Es demasiado tarde. «¿Dónde estás, Cisneros?». El espía consultó la placa. Progreso: 33’1 %.

En El Cirujano las palabras componen oraciones que parecen estudiadas al milímetro. La prosa no solo es impecable, sino que es eficaz y no peca de elocuencia. Me sorprende, porque noto un cambio importante con respecto a su anterior novela (no creo que sea algo peor ni mejor, pero sí que es, tal vez, una evolución). Con muy poco, la historia transmite mucho. Abarca una serie de sucesos de gran envergadura, con cierta complicación que, sin embargo, un lector un pelín avispado conseguirá captar a la perfección. Digamos que Carlos Pérez no nos toma por tontos; pero tampoco peca de las grandes esdrújulas complicadas que tanto criticamos desde este espacio.

Formalmente nos encontramos en una tercera persona desde la perspectiva de Gilberto (con un tierno acento portugués) que se mantendrá estática. Tampoco habrá rupturas temporales. La acción transcurrirá en un solo día. Y, como escenario de fondo, la Península Ibérica en un futuro distópico o en una realidad alternativa. No sabéis el gustazo que da encontrarse referencias de nuestra geografía como la propia ciudad de Zaragoza. Todo un acierto.

51SOP53uHNL.jpg

 

Por la portada y el título podemos intuir más o menos que la trama girará en torno a un hombre que juega a ser Dios, al más puro estilo de FrankeinsteinNo os preocupéis, no existen discursos grandilocuentes ni explicaciones interminables a términos científicos y demás. Los detalles de esta nueva ciencia para “alargar la vida” nos irán llegado poco a poco, de manera elegante, dándolos por hecho. En serio, una delicia. Y algo muy complicado de conseguir. El mérito, entonces ya es doble, o triple.

Por supuesto, se plante un debate (o varios) moral y ético en todo este asunto. Hablamos de IAs muy avanzadas y de robots que sustituyen la mano de obra humana. Esta reflexión me ha parecido sublime:

—Otra vergüenza que anhadir sobre este mundo —dijo Gilberto—: ya no se respetan las leyes de Asimov. Una máquina puede matarte si la han programado para eso.

Y si queréis reflejar estas leyes de la robótica, os dejo por aquí un post fantástico que escribió Silvia Paz hace un tiempo.

—Es la segunda vez que me miras así. ¿Vas a empezar una guerra santa porque lleve el hiyab?

Gilberto estará acompañado en su cuenta atrás por dos figuras femeninas. Si ya destacaba en su anterior trabajo la reivindicación feminista del autor, aquí vuelve a dejar prueba de ello. La coprotagonista será Inaya, una mujer luchadora que, además vestirá con hiyab (este detalle me ha parecido otro puntazo). También contarán con la compañía forzada de Rocío Esquivel para que pueda ayudarles en su propósito.

Así el estilo tendrá un claro detonante visual y cinematrográfico, basado en poderosos diálogos y descripciones muy escuetas pero acertadas. El vocabulario será cercano, pero rico y adecuado en cada momento. Carlos Pérez otorgará realidad a los lugares y a sus personajes con pinceladas que, poco a poco, nos ayudarán a visionar en nuestra mente todo sin ningún tipo de problema. Lo dicho, tremendamente eficaz.

En conclusión, con una ambientación muy lograda, unos personajes poderosos y originales, una trama compleja contada con suma sencillez y un estilo narrativo con sello propio y auténtica calidad, Carlos Pérez Casas da un paso gigante hacia adelante, asentándose sin ninguna duda entre los nombres más destacados de la literatura independiente que hemos tenido el gusto de reseñar en los últimos meses.

Valoración: Sí, recomendable

Adquiere El cirujano aquí

4 comentarios sobre “El cirujano, de Carlos Pérez Casas

  1. Muchísimas gracias por este análisis tan detallado. Casi es más largo esta reseña que mi libro XD Lo cierto es que estoy muy contento con la recepción porque no me imaginaba que hubiera mucho campo para la ciencia ficción en España, pero vistos los pasos de gigante que está dando Cerbero y otras veo que estaba muy equivocado. Y eso me alegra. Cada vez tengo menos recelos a seguir escribiendo por si “no va a gustar”, pero ya veo que siempre hay lectores dispuestos a llevarme la contraria. O darme ánimos, según se mire.

    Tenía mis dudas sobre cómo incluir algunos aspectos de los que has dicho (robótica en el mundo laboral e inteligencias artificales) en una novela tan corta, pero veo que ha encajado bien. Sobre el feminismo… no creo que se trate de eso. Sencillamente preparé unos personajes que me parecieron interesantes y resultaron ser mujeres. Es cierto que Gilberto es un poco pitufino (rodeado de mujeres que le dan lecciones), pero no fue deliberado. Solo literatura.

    Y has acertado sobre que ha habido cambios en mi escritura, pero es que he seguido cursos de escritor, he leído manuales y, lo más importante de todo 100% seguro, ahora tengo un grupo de escritores donde nos asesoramos y, básicamente, nos destripamos las novelas hasta que le arrancamos todo lo malo. Con amigos, todo es mejor.

    Una vez más, muchas gracias por la reseña.
    ¡Nos vemos!

    PD: Sobre “el tierno acento portugués”… no ha pasado desapercibido. La novela está siendo traducida al portugués mientras hablamos. En abril debería estar lista.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s