·Título: MØRKETID
·Autora: Andrea Galaxina
·Género: autobiografía
·Fecha: 2017
·Editorial: Bombas para desayunar
·Número de páginas: 16 (A6)

Andrea Galaxina, la autora del Fanzine protagonista de esta reseña, todo un referente del mundo fanzinero a través de su editorial Bombas para desayunar, nos presenta en MØRKETID una de sus apuestas más personales, de corte autobiográfico y tono bombas1.jpgconfesional, probablemente el único al que se pueda recurrir para abordar un tema tan complejo y repleto de tabúes como es la ansiedad, muy próximo a todos aquellos dolores que portamos en el interior de nosotros mismos casi como una vergüenza, como reconoce Galaxina en la especie de prólogo que abre el fanzine:

“No sé si se podría decir que necesito hablar sobre algo que es de alguna manera vergonzante. (…) Creo que este fanzine va a existir porque de alguna manera tengo la urgencia de desahogarme.”

Para adentrarse en un tema tan personal y delicado como es el trastorno de ansiedad, mucho más frecuente en nuestra sociedad de lo que muchos imaginan, Galaxina recurre a la metáfora, centrada en la figura del Mørketid, lo que le posibilita establecer un distanciamiento previo (¿y necesario?) desde el cual iniciar el discurso. Así, Galaxina parte de su estancia en Noruega para poner sobre la mesa la figura del Mørketid, que da título a este singular fanzine y denomina aquella época del año —que puede durar de uno a siete meses— en la que nunca se hace de día y predomina una extraña luz oscura, en la que ve claramente reflejada su convulsión interna.

41165-14d9e434bad947088ef5d2925fbcd03e.png

En apenas 16 páginas tamaño A6, con un duro negro sobre blanco —de nuevo el formato como alegoría del concepto en torno al cual gira el fanzine—, Galaxina se vale de la primera persona del singular en este relato fragmentario que aborda cuatro momentos distintos de su vida, desde la infancia a la vida adulta, en los que se recoge la evolución de la ansiedad desde su temprana aparición:

“En ese momento, algo hizo click! en mi cabeza y todo cambió en mí, Empecé a temer enfermar, tenía tanto miedo de ponerme enferma que no podía comer. El temor se fue apoderando de mí hasta que llegó un momento en el que no podía pensar en otra cosa.”

Sin embargo, tras relatar sus experiencias de juventud, Galaxina llega al momento actual con una total aceptación de la situación, lo que posibilita su propio empoderamiento:

“Desde hace casi 20 años me dan ataques de ansiedad. A veces tengo épocas increíbles, en las que la ansiedad desaparece, y otras en las que estoy realmente jodida”.

Solo a partir de entonces, siendo consciente de su fragilidad, puede encontrar cierta confianza en sí misma para afrontar el futuro:

“Cuando algo te pasa durante tanto tiempo deja de ser una sorpresa. Cuando me da un ataque de ansiedad SÉ que es un ataque de ansiedad aunque piense que me muero, aunque piense que “esta vez no, esta vez es de verdad lo-que-sea-que-me-aterrorice”. He aprendido que hay muchísima más gente, más de la que imaginamos, que lo sufre. (…) He aprendido a valorar mi cuerpo y mi estado de ánimo cuando estoy sin ansiedad.”

Es justo al final de este relato fresco y valiente, verdaderamente valioso pese a su corta extensión y su peculiar forma fanzinera, donde Galaxina deja claro su propósito al espectador: el consuelo, que todos aquellos que experimentan esa ansiedad que ella ha expuesto con total franqueza, casi a modo de desnudo interior, se sientan reconfortados al ver rotas las barreras de la soledad e indefensión en que sume este trastorno a los individuos. Justo con una muestra más de aceptación y fuerza cierra el fanzine, con el grito casi catártico “¡¡ABAJO LA ANSIEDAD!! ¡¡VIVA LA FRAGILIDAD!!”. Y es que la fragilidad es esa luz extraña que se abre paso en medio de la oscuridad de la ansiedad en los meses de Mørketid, aquello a lo que debemos abrazarnos con fuerza para conseguir el propio empoderamiento, tras lanzar todos los gritos que sean necesarios en forma de fanzine, cuaderno guardado en la mesilla de noche, voz al otro lado de la ventana o del teléfono o poema garabateado furiosamente. Todo eso rompe el Mørketid, aunque la fragilidad esté instalada dentro.

Valoración: Imprescindible

Adquiere MØRKETID aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s