• Título: American Gods
  • Autor: Neil Gaiman
  • Traductor: Mónica Faerna
  • Género: fantasía oscura
  • Editorial: roca
  • Número de páginas: 558

Dile que hemos reprogramado la realidad. Dile que el lenguaje es un virus y la religión un sistema operativo, y las oraciones no son más que spam.

Últimamente el nombre de Neil Gaiman está en boca de todos, quizá por la serie de Amazon basada en la novela que comentaré a continuación. Reconozco que hasta que no llegó la serie y me enganchó, haciéndome querer saber más, no había leído nada suyo, aunque su obra no me era del todo desconocida, ya que la película Los mundos de Coraline (2009), de la que soy fan absoluta, está basada en una novela suya llamada Coraline (2002).

La obra de Gaiman es extensa, ya que no solo ha cultivado la novela de fantasía, sino que ha destacado como escritor de cuentos, con cómics y novelas gráficas, además de novelas. La labor de Gaiman ha sido ampliamente reconocida y recompensada a lo largo de su carrera.

Los dioses mueren. Y cuando mueren de verdad nadie los llora ni los recuerda. Las ideas son más difíciles de matar que las personas, pero también se pueden eliminar, en definitiva.

Antes de comenzar con la crítica me gustaría aclarar dos cosas que pueden ser llevadas a debate o que pueden ocasiones confusiones. La primera de ellas es que me referiré al protagonista de la novela con el nombre de Shadow, no como Sombra. En la edición que he manejado y en el doblaje español el protagonista se llama Sombra, pero en inglés es Shadow Moon, nombre que me parece mucho más expresivo; además, antes de leer el libro empecé la serie en inglés y me acostumbré a llamarlo así. Sé que a lo mejor es un hecho anecdótico, pero quería comentarlo antes de comenzar la crítica.

La segunda aclaración tiene que ver con la serie. A pesar de que la he visto, no quiero entrar en el debate de si está bien adaptada o no, por lo que hablaré en exclusiva del libro.

Y dicho esto, por si hay alguien que todavía no sabe de qué va American Gods, se lo contaré de manera breve: Shadow es un joven que, por motivos que al principio nos resultan inciertos, está en prisión contando los días que le quedan para poder salir y volver a ver a su esposa y retomar su vida. Por supuesto, esta vida ya no existe.

Cuando ve el sol por primera vez no lo hace con alegría, sino desesperanzado y sin saber qué camino seguir, sabe que debe regresar a su casa, pero algo dentro de él no quiere volver allí, sin embargo, lo hace. Regresa a un lugar al que llamó hogar, pero que ahora no es más que el sitio en el que Laura era feliz. En el camino conoce a Wednesday, un misterioso caballero que le ofrece un trabajo no menos misterioso. Y Shadow acepta sin dudar, ya no le queda nada que perder, pero tiene mucho que ganar.

Mientras viaja con Wednesday conoce a gentes extrañas y vive situaciones más extrañas aún. Parece ser que todas las personas a las que va conociendo son dioses, pero él no cree en ellos, él ya no cree en nada. Todo parece un mal sueño. No obstante, sigue a su  jefe a todas partes y hace todo lo que le ordena.

Poco más puedo decir sin destripar la novela, y ganas no me faltan, porque me ha parecido una verdadera maravilla. Creo que hacía mucho que no encontraba una fantasía oscura tan atrapante, tan fina. Sí, en diciembre leí La Torre Oscura de King, y la puse como una de las mejores novelas del género, pero es que American Gods es algo totalmente distinto. La verdad es que cuando intento hablar de ella, las palabras no me salen. Es una novela sobre la que he leído todo tipo de críticas, gente que dice que es adictiva, gente que dice que es muy pesada… Hay tantas opiniones sobre la novela como lectores de la misma, supongo.

9788499185422.jpg

A mí me ha parecido una novela confusa. En serio, solo había confusión. No entendía nada, en parte me sentía como creo que se sentía Shadow, perdido, confuso y con ganas de saber qué es lo que está pasando. Pero a veces la confusión no es algo negativo.

En la novela hay muchos personajes, pero que nos importe, en verdad, Shadow, porque él es la clave. O eso dicen. Shadow es un joven de unos treinta y tantos, muy bien conservado que físicamente apenas se nos describe, aunque yo lo veía como Ricky Whittle, quien lo interpreta en la serie, por lo que creo que es bastante atractivo. En cuanto a su carácter, es un hombre tranquilo, raramente pierde los nervios, y eso que vive situaciones realmente alarmantes, y con una gran fuerza de voluntad. Muchos se hubiesen vuelto locos después de ver las cosas que él ve. Es un hombre triste, le cubre un halo de misterio y es sumiso con el destino, acepta todo lo que le viene porque sabe que no puede hacer nada por cambiarlo. Y es verdad. Él no maneja su destino porque es un simple mortal.

Sobre los demás personajes… Solo decir que son dioses. Algunos fácilmente reconocibles, otros más desconocidos, pero todos atienden a lo mismo: desean ser adorados, que se los recuerden, pero cada uno tiene su propio carácter atendiendo a las leyendas y a los mitos.

TODO FINAL ES UN NUEVO COMIENZO.

TU NÚMERO DE LA SUERTE NO ES NINGUNO.

TU COLOR DE LA SUERTE ESTÁ MUERTO.

La novela está llena de referencias populares, como es obvio, pero al final casi todas están explicadas de manera tan sutil que no tienes ni que parar a buscarlas. Pero además nos encontramos con referencias a todas las ramas del arte, pero no llegan a ser pedantes, sino que se deslizan de manera sutil y hace que sea fácil empaparse de ellas. El lenguaje es accesible y sencillo, porque a veces las palabras más hermosas son las más básicas. Creo que su lectura es rápida, pero eso sí, no es apta para cualquiera. Este es uno de esos libros que alguien que no es aficionado a la fantasía no creo que pueda disfrutar. Tiene un algo que hace que su disfrute esté reservado a unos pocos. De verdad que me gustaría explicar el porqué de este elitismo, pero no soy capaz. Creo que un amante acérrimo de la fantasía oscura va a encontrar un santo grial en American Gods, mientras que a un aficionado ocasional puede atraerle, aunque no atraparle. Por supuesto, a alguien que no haya leído fantasía nunca, no se la recomendaría como iniciación.

Quizá esta valoración es muy drástica y probablemente esté muy equivocada, pero es una novela de un mecanismo tan complejo que cuesta entenderlo. Gaiman ha sabido coger las convenciones del género y adaptarlas de tal manera que ha creado algo nuevo.

Sin embargo, no todo son laureles. Creo que hay una cosa que ha hecho que no le ponga la valoración de imprescindible, y es que el último giro argumental, el que debería cambiarlo todo, era previsible. Y todo por la elección del dios que tiene que llevarlo a cabo. Me gustaría poder decir más, pero es todo spoiler y eso es lo último que quiero, porque en este libro, una vez que te hacen el spoiler, pierde toda la gracia. Sin embargo, estoy convencida de que cuando lo lea de nuevo, sabiendo todo lo que pasa, podré tener una nueva visión de la obra. Y creo que ese es otro punto positivo para American Gods, es una novela que va a aceptar diversas lecturas en las que voy a poder aprender y descubrir cosas nuevas.

Incluso los dioses sentimos dolor.

Valoración: Excelente

Adquiere American Gods aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s