·Título: Proyecto ficción
·Autor: David Pierre
·Género: ciencia ficción, fantasía
·Fecha de publicación: marzo 2017
·Editorial: autopublicada con Caligrama
·Número de páginas: 328
·Imagen de portada e ilustraciones: Gemma Martínez

Nadie conocía con exactitud cuándo ni cómo la ciudad de Nehers había caído presa de la Maldición de la Niebla.

I77vdolv_400x400.jpg

No tengo que presentar a David Pierre, mi compañero y gran amigo en la vida real y en la literatura. La persona que es culpable de que los dos hayamos levantando las piedras que han forjado A Librería y el loco escritor que me ha demostrado que estar enamorada de los libros es lo más maravilloso que puede ocurrirle a nadie. En fin, que este jovencísimo escritor nacido en Matorell (Barcelona) en 1993 y que, junto con Gemma Martínez (la ilustradora del proyecto), tiene una papelería librería, es una de las mejores cosas que me han ocurrido en la vida. Y ya, si os habéis quedado con ganas de saber algo más de él, os dejo por aquí un vídeo que subí a Facebook hablándoos de esta novela tan especial y haciendo un unboxing.

Hechas las presentaciones pertinentes, os dejo por aquí la sinopsis oficial de la novela para ir entrando en calor:

Por culpa de un desacuerdo con su padre, Ben se ve obligado a marcharse de casa. Sin rumbo, el joven llega a los límites de Nehers, lugar en el que todo es frío y hielo, y una especie de embrujo comienza a congelar su piel, sus piernas, su cuerpo entero. Tras caer en un conjunto de extrañas pesadillas en las que apenas se reconoce a sí mismo, el chico abandona su deshielo y empieza a descubrir el rompecabezas inacabable que trata de formar la distante y frígida Nehers.

El dominio férreo del Orden y sus soldados. Un enorme monstruo blanco sin orejas. La magia azul… y la Maldición de la Niebla.

Es difícil hablar de lo que ocurre, pues, en esa citada ciudad de Nehers. También es difícil contar, a grandes rasgos, qué es realmente Proyecto ficción y qué os encontraréis cuando acudáis a leerla. En resumen os puedo decir que, en cuanto la comencé a leer, supe que estaba leyendo una novela diferente, original, única y ambiciosa. Y, del mismo modo, os confirmo que, cuando al fin la terminé, supe que David había conseguido transmitir todo lo que se había propuesto desde un primer momento.

Pero vayamos por partes. Porque la primera rareza peculiaridad la encontramos en la forma narrativa propiamente dicha. Es complejo definir al narrador de la novela ya que, al puro estilo de Niebla, David Pierre convierte esta novela en una nívola, donde el propio narrador de la historia de Ben participa en parte de la trama. Diré más, la propia trama forma parte de la historia que está escribiéndose al mismo tiempo que sucede. Sí, lo sé. Despacio, leedlo despacio, porque en esta paradoja literaria reside la auténtica importancia de la obra en sí.

La mentira es muy útil, Ben. Pero hay que saber mentir.

Además de esto y a pesar de su joven edad, el vocabulario y la sintaxis del autor nos harán el camino más fácil y son una delicia al mismo tiempo. Tras muchísimos años leyendo varios libros a la semana, a estas alturas de mi vida me resulta muy complicado encontrar algo que realmente me impacte y me sorprenda, sobre todo viniendo de literatura actual. Con Proyecto ficción sentí esta explosión; y vosotros la sentiréis. La manera de amasar el lenguaje, de darle forma, de quererlo, de hacerlo profundo y, al mismo tiempo, ligero, convierten este “experimento” literario en un libro mayor en muchos aspectos. O en todos los aspectos.

Y gran parte de esto lo encontramos en que el contenido narrativo, descriptivo, experimental y poético se entremezcla con la ejecución de diálogos que bailan entre el hiperrealismo y el mundo onírico, con una frescura que sorprende y que otorga humanidad y personificación a los protagonistas. Las voces de Ben y de su compañera de viaje, Verna, serán muy importantes para que el lector sea capaz de comprender y asimilar el espíritu de la historia.

—Entonces, ¿cuál es vuestro objetivo?
—Destruir el Orden que impera en Nehers —sentenció ella. 
El rostro de Ben se iluminó de nuevo.
—¿Y cómo pretendéis hacerlo? —quiso saber el chico.
—Escribiendo… —Verna parecía dudar de sus propias palabras—. Escribiendo una historia que le enseñe la verdad a los neherianos.

Así, el ritmo que llevará la narración será rápido y lento al mismo tiempo. Transcurrirá en unas cuantas semanas, aunque la manera de medir el paso de los días también es algo compleja. No olvidemos que la ciudad de Nehers es extraña y que se encuentra sumida en la llamada Maldición de la Niebla.

portada-buena-2.jpg
Portada de la novela, por Gemma Martínez

Proyecto ficción hace referencia al título de un libro que se está escribiendo dentro del propio libro. En torno a esta historia el narrador y Blanca, una reconocida escritora de Nehers, se embarcan en una compleja misión. Al irse de casa, Ben topará con Verna, una descarte (esto es, una híbrida entre humana y Anciano), que lo guiará en su nuevo camino.

De la mano de la peculiar pareja, iremos conociendo poco a poco quién vive y cómo funciona la sociedad de este pequeño universo (pero muy complejo) que nos plantea David. Viajaremos por las diferentes zonas de Nehers, conoceremos pormenores de su educación, su literatura y sus habitantes. Lo conocido como worldbuilding en el ámbito de la literatura fantástica y Ci-Fi es toda una hazaña por parte del autor: toques sutiles pero contundentes, sin abrumar con pormenores.

No, que una gata viva en un trastero no lo convierte en un desván gatero, sino más bien al contrario. Es decir, imaginaos una pequeña estancia cerrada en la que viva un tipo como yo y una máquina de escribir modelo Emily-2 durante ocho años. Puede pasar cualquier cosa.

En serio, durante ocho larguísimos años.

Por suerte, en mitad de ese tiempo se nos unió a Emily y a mí Nécora, una gata que parecía dispuesta a afrontar mi sarcasmo diario, aquel que se batía cada anochecer en duelo a muerte contra la soledad.

Sí, lo sé. Ahora mismo os estaréis preguntando qué es una gata.

Así, Verna guiará a un Ben que detectamos abrumado y despistado, como si se hubiera pasado toda la vida soñando y despertara en el preciso instante en el que una brutal discusión con su padre lo hiciera irse de casa. Algo similar a lo que ocurre cuando Harry Potter comienza a descubrir el mundo de la magia, Ben irá descubriendo al mismo tiempo que lo hace el lector, todo lo que se oculta tras la extraña opacidad de Nehers. A cada paso, sus descubrimientos irán siendo más aterradores y más fascinantes.

Cabe destacar que serán las mujeres las que tendrán un papel relevante en la novela. La propia Verna será un núcleo importante, tanto en el reflejo del feminismo como en el de la diversidad sexual. Contamos con la presencia de la ya citada Blanca y, además con dos mujeres ausentes pero tremendamente importantes: Beth, el amor y la obsesión de Ben sin saber muy bien por qué; y Nis, la madre del muchacho.

Beth, la distante esperanza, el hielo de sus entrañas. Las dudas de Ben descendieron, débiles, rotas, inexistentes. El lápiz se dejó llevar y empezó a desgastar su afilada punta de grafito. Hubo una pausa. Luego, una arcada de resentimiento. El lápiz prosiguió con su desgaste: solo la muerte la apartaría de él. 

contraportada.jpg
Contraportada: Verna y Ben

Y tampoco pasa desapercibida la oda a la facultad creativa que hace David a través de sus personajes. Todo en él es literatura, y así se expresa en una obra que, gracias al narrador sin nombre, conocemos lo que implica este proceso, tal vez en un tono que roza lo biográfico (y lo biográfico, en cierto modo, también lo encontramos en Ben). La pintura será un tema recurrente, del mismo modo. Por lo que también caben citar las preciosas ilustraciones de Gemma Martínez que nos acompañarán a lo largo de las páginas.

En conclusión, una opera prima que irrumpe en el panorama literario actual con una fuerza demoledora, con inteligencia, con diversidad y con frescura, pero respetando los valores más arraigados de una literatura clásica que permanece muy fuerte dentro de la pluma de David Pierre. Una novela tan compleja como fascinante, que abre la veda a una manera de leer innovadora, experimental y entretenida. Para mí, Proyecto Ficción se ha convertido en una obra referente en la novela fantástica independiente que presenta a un escritor joven, atrevido y muy prometedor.

Valoración: Imprescindible

Adquiere Proyecto ficción (edición especial) aquí. También puedes encontrarla en Amazon.

Cero prescribe.

Un comentario sobre “Proyecto ficción, de David Pierre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s