Aunque es la primera vez que tengo ocasión de leer a Pilar Bellver, no me resulta una autora del todo desconocida. Quien pretende bucear en la literatura de mujeres actuales se topará, más tarde o más temprano, con referencias muy positivas e interesantes de esta escritora nacida en Jaén en 1961.

Uno de sus aspectos a destacar es que podemos acceder de manera libre y gratuita a parte de su obra en digital desde su propia web una vez que está libre de derechos editoriales. Porque, cito textualmente:

Estoy convencida de que la cultura no es propiedad privada de nadie y los “derechos de autor” debieran de ser, por eso, cada vez más, “izquierdos de autor” (copyleft frente a copyright, como alguien escribió por ahí).

libros-con-uasabi-drago-ayanta-barilli-anna-grau-elia-rodriguez-pilar-bellver.jpg
Foto de Pilar Bellver en el programa “Libros con uasabi” de Sánchez Dragó

Entre sus novelas destacan La tercera vez (1997), Veinticuatro veces (Lumen, 2000), La vendedora de tornillos o El Tratado de las Almas Impuras (2006), Vecinas (Bruguera, 2009), A todos nos matan antes de morir (Algaida, 2010). Y, por supuesto, su última publicación que ocupa está crítica, A Virginia le gustaba Vita.

Así os hablábamos de la autora que corona esta entrada hace ya algún tiempo en esta casa de los libros. Esta introducción acompañaba a la crítica de la maravillosa A Virginia le gusta Vita

Hace ya dos meses (o tres) que asistí a la presentación de V y V Violación y Venganza. Fue en la preciosa librería Berbiriana (la misma a la que Silvia y yo asistimos para desmontar a Nieves Delgado, de la que mi querida compañera escribió también un artículo), todo un referente cultural y literario de la ciudad de A Coruña. Un local acogedor, lleno de libros y donde se puede bebe café o unas cañitas. De fondo, si hay silencio, casi se puede oír el mar.

Esta entrada no pretende ser una crónica de la presentación, por eso la rescato tan tarde. Más bien quiero que sirva como introducción a la crítica de la novela que publicaré muy pronto en este espacio. Las razones os las explico ahora mismo: V y V Violación y Venganza se trata de una novela de unas nada desdeñables 800 páginas, lectura en la que llevo inmersa ya varias semanas y de la que hay mucho que hablar. Me parecía pobre ceder en A Librería tan solo una crítica al uso de la novela, pero tampoco quería limitarme a escribir un artículo biográfico de la autora. Así que quiero hablaros de este día que conocí a Pilar Bellver.

Recuerdo que el día que asistí llovía. Iba llena de capas de ropa y con un paraguas que a duras penas podía impedir que mi abrigo terminase empapado. Estaba nerviosa e inquieta. Pilar me había escrito por mensaje privado por Twitter para invitarme personalmente a esa presentación, lo que me hacía considerarme afortunada. Aun así, siendo yo todavía tan pequeña, estaba tan emocionada como acobardada. No sabía lo que iba a encontrarme. A veces, cuando conocemos a la escritora que tanto admiramos en carne y hueso, más allá de las páginas, experimentamos sensaciones extrañas, a veces no son positivas. Pero otras muchas (las más) sí que lo son.

Captura.JPG
Dedicatoria en mi ejemplar de V y V de Violación y Venganza

Invité a una vieja amiga a acompañarme, a sabiendas de que le gustaría (os adelanto de que no me equivoqué) porque me encanta compartir estos momentos con personas que sé los pueden disfrutar. Además, sabía que saldríamos llenas de poder e ilusión. Tampoco me equivoqué en eso. Y ahí iba yo, con mis dos libritos para que Bellver me los firmara.

La librería Berbiriana es como una casita. No fue difícil para nadie sentirnos como si estuviéramos en familia. El grupo que estaba allí reunido para la presentación era mixto, aunque las mujeres brillaban en su mayoría. También era un público joven, en los rostros podía leerse a partes iguales la ilusión y la curiosidad. Yo me pedí un café y me senté con mi amiga en la segunda fila.

La presentación era sencilla en apariencia. Los dos ejemplares de sus novelas publicadas con Dos Bigotes decoraban la mesa y una única silla. En esta ocasión, la escritora estaba sola ante el peligro: ella misma debía presentarse a sí misma. Y ante mi tenía a una mujer que irradiaba poder y cercanía con la mirada, también bondad. Pero sobre todo fortaleza e intención. Y comenzó a hablar, avisándonos con elegancia que era muy tímida. Esa timidez apenas fue perceptible para los demás. Empezó a hablar y se abrió un mundo.

En día que asistí a ese evento no había leído nada de la obra, ni siquiera el argumento (esa es mi fe en su texto, no me hizo falta saber de qué trataba para pedirlo insistentemente como regalo de reyes. Por cierto, gracias a mi mujer por concedérmelo). La autora aprovechó la ocasión para explicarnos el concepto. La novela recrea, ni más ni menos, que el mito de Progne y Filomela, un mito narrado por Ovido en las Metamorfosis. No conocía esa historia y aunque al inicio del libro se nos insta a no acudir a leerlo antes de comenzar la novela, la escritora tuvo a bien contárnoslo resumidamente y explicarnos cómo surgió la adaptación. No me voy a explayar yo en resumir este aspecto, no considero que fuera correcto, pero sí que señalaré que la manera de modernizar dicho mito en el siglo XXI me parece una auténtica hazaña. Supongo que a estas alturas ya estaréis rabiando por hacerlos con la novela. ¿Todavía no? Bien.

IMG_20180113_191848227

Hablando y hablando de mitos antiguos, de los que la escritora estaba más que bien documentada, empezamos a hablar del papel de la mujer en aquel momento, cómo ha evolucionado y en qué punto se encuentra. Sí, en efecto. El feminismo fue clave y vital durante toda la charla, que duro algo más de dos horas y que pasó en un suspiro. Porque Pilar consiguió abrir un debate cómplice con las mujeres allí presentes que, sin más, comprendimos que eso nos unía, ese movimiento, esa necesidad de ser visibles, de crecer. Entendí lo importante que era ese libro para Pilar Bellver, lo importante que lo era para las mujeres e incluso para mí. Eso sin contar la importancia para la visibilización del colectivo lésbico en la literatura.

Como sabéis, en este espacio hemos llenado muchísimas entradas para dar cabida a las #MujeresEnLaLiteratura y, tocante a esto, si me permitís la inclusión, también hablé en mi propia página web M.B.V días después de asistir a esta presentación. Escribí esto:

Sí, lo han estado. Entre las grietas y las sombras. Esto último me lo ha enseñado Pilar Bellver (autora de A Virginia le gusta Vita V y V Violación y Venganza) en la presentación literaria a la que tuve el gusto de asistir hace unos días en la fantástica Librería Berbiriana de A Coruña. Salí con la sensación de haber aprendido en un par de horas el conocimiento de muchísimo años de lucha contra la resignación. Me di cuenta de que Bellver es una de estas titanes que tanto hemos necesitado siempre, que nunca se ha querido callar y ha luchado por seguir manteniendo su propia voz. Pero lo más bonito era ver que allí estábamos otras mujeres escuchándola, acompañándola, sabiendo que lo que nos estaba diciendo era de verdad. Y sabiendo, también, que todavía queda mucho por hacer.

Espero que, con esto, sepáis ver la profunda huella que ha dejado en mí todo lo que he podido aprender de una grande de la literatura, como ya muy pocas quedan, en apenas un puñado de horas. Y, todavía más, teniendo el placer de dedicarme a la lectura de su ambiciosa y especial novela V y V Violación y Venganza. Me resulta difícil condensar en esta entrada todo lo que me ha transmitido pero espero que, en una pequeña parte, lo haya conseguido.

26239446_1994244774232705_787179399469493371_n.jpg
Pilar Bellver en la presentación en la librería Berbiriana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s