·Título: V y V Violación y Venganza
·Autora: Pilar Bellver
·Género: novela, narrativa
·Fecha de publicación: noviembre 2017
·Editorial: Dos Bigotes
·Número de páginas: 824
·Diseño de portada: Raúl Lázaro

Un mito griego adaptado al siglo XXI

procne-y-filomela.jpg
Banquete de Tereo; Peter Paul Rubens. Procne le muestra a su esposo Tereo la cabeza de su hijo Itis despés de habérselo ofrecido para comer. Tras ella su hermana, Filomela.

No es necesario conocer el mito de Progne y Filomela para disfrutar de V y V Violación y Vengaza, porque se trata de un sopiler en sí mismo. De hecho, en el prólogo de la gruesa novela la propia Pilar Bellver nos dice que, si no conocemos el mito, no corramos a leerlo a la Wikipedia. No obstante, ella misma tuvo a bien contárnoslo en la presentación del libro a la que tuve el gusto de acudir en A Coruña. Para empezar a escribir esta crítica quería hacer una pequeña introducción sobre por qué es tan importante la historia griega de Progne y Filomela y qué transcendencia otorga a esta obra.

En palabras de la propia escritora, el mito es clave en dos puntos: el protagonismo de las mujeres (algo muy poco común en la mitología griega) y la unión de dichas mujeres para llevar a cabo su venganza en contra de una figura masculina. Puede dejarse adivinar, tal vez, cierta denuncia en el relato, tal vez puntadas del feminismo antiquísimo. Y no se queda en la superficial: también hablará de la violación machista, física y psicológica y, además, de la maternidad. Dos conceptos que pueden intuirse modernos, lo que hace más sorprendente su desarrollo hace unos cuantos siglos. Y es que en las escasas diez páginas que ocupa se abordan tal multitud de temas que han dado, nada más y nada menos, que para desarrollar una novela de tan envergadura. Cuando Pilar nos habló de él, lo analizó con su buen juicio y lo desarrolló, apenas pude esperar a llegar a casa para ponerme a leer. Espero que en este punto, vosotros sintáis algo parecido.

Y no la he conocido todavía, a esa mujer; pero empiezo a pensar que llevo toda la vida echándola de menos.

Pero la adaptación no se trata de algo teórico, aburrido y meramente documental. No. Lo que hace la autora es crear esa misma historia, plagada de matices de creación propia, en la actualidad, en el hoy en día, en el ahora. Resulta casi imposible, podemos pensar, nos separa demasiado tiempo de la Grecia Clásica, hemos evolucionado muchísimo… Y, no obstante, tristemente, no le ha resultado tan inverosímil llevarlo a cabo, sino todo lo contrario. Si bien se ha encontrado dificultades más que obvias (de las que, por cierto, ha salido airosa)

Las hermanas Bardazoso

Siendo honesta, la interpretación del mito empieza a figurarse hacia la mitad de la novela. Esto nos deja con unas 400 páginas de narrativa a ciegas en las que, en realidad, todo el contenido pertenece a una ficción profunda y muy desarrollada. No solo se trata de la elaboración pormenorizada de un telón de fondo, sino casi diría de historias independientes dentro de la propia novela.

Gracias a esto, poco a poco, vamos comprendiendo cuán importante es el vínculo entre las dos hermanas Bardazoso (apellido materno), unidas desde su infancia y hasta alcanzar la mayoría de edad. Su adolescencia estuvo marcada con dureza por la muerte de su madre tras una larga enfermedad que es uno de los hechos claves de la trama. El fallecimiento de la bondadosa y entregada matriarca hará que las niñas, todavía menores de edad, queden a expensas de su padre. El hombre será uno de los primeros eslabones del machismo de los que van dejando huella a lo largo de la historia: bajo su tutela, la felicidad y el bienestar de las hermanas se desmoronará.

¿Y a qué huelen las toallas que ya no conocen ni tormentas ni rocíos? ¿Qué será de los recuerdos de la infancia de quienes los están fijando ahora mismo a su alma con los aromas de un suavizante de la casa Henkel que dejará de fabricarse mucho antes de que ellos envejezcan? Aunque no hay de qué preocuparse: lo reproducirán, seguro, el olor falso, y venderán con él recuerdos verdaderos.

Cuando una madre buena muere, no hay consuelo para nadie. El universo entero la llora curvándose del todo sobre sí mismo, retorcido de dolor y de vergüenza. Esa herida nos e cierra. Más bien la agrandan, pensó Filomela.

Progne y Filomela pasarán ese tiempo de orfandad materna hasta la mayoría de edad en un internado de monjas. Ahí comenzará a forjarse su personalidad, conocemos su lado más humano, se asientan las amistades, las inquietudes e, incluso, la orientación sexual. Allí, las muchachas convivirán rodeadas de mujeres, entre ellas se crearán lazos, algunos tóxicos y peligrosos, pero otros basados en la honestidad y en el cariño real. Esta parte es fundamental y muy extensa: ahí es dónde, definitivamente, el lector empatizará con las protagonistas.

Sin embargo, la convivencia dura poco y el paso de los años harán que desarrollen su vida una lejos de la otra. Progne terminará casándose bastante joven con Tereo, el abogado de su padre. Filomela, por su parte, hará su vida con investigadora en los lugares más recónditos del planeta. Disfrutaremos, no obstante, de una especial comunicación entre las dos: la correspondencia y los correos electrónicos.

Mi cuerpo se convirtió en una nevera y mi piel en un burbujeante magma incandescente

Como si el argumento no fuera lo suficientemente complejo en sí, Pilar Bellver lo asienta todo en un marco geográfico y social real. Estamos en el EEUU de Bush y en la España de Zapatero. En este panorama, irrumpe un revolucionario movimiento terrorista llamado Grupo para la Globalización de la Destrucción (GGD). Dicho grupo, lleva a cabo su venganza contra los parques naturales de las grandes potencias que están destruyendo la Amazonía y los bosques primarios de los países pobres. Este nuevo terrorismo está desarrollado de manera exhaustiva por la autora: crea su ideología, su modus operandi y el impacto social y político que creará a nivel internacional. Este punto es clave, aunque en un inicio parezca un mero telón de fondo. De hecho, con una retransmisión por televisión de uno de los incendios arrancará la novela, para desconcierto de los que empezamos a leerla con Progne y Filomela en la mente.

Mi testimonio sería un grito que oirían muchas mujeres. Tú podrías encargarte de eso, de hacerlo oír. Porque en el fondo, Progne, si todo sale bien, habrá triunfado el silencio.[…]No soporto la idea de que triunfe el silencio para su atrocidad.

Captura

La peculiar narrativa: género epistolar y diálogos desarrollados

No solo es el género epistolar el que florece con frecuencia pero, lo creáis o no debido a su extensión, tampoco lo es la narrativa descriptiva. Su pluma es peculiar y única. Eso yo ya lo sabía, pero ha conseguido impresionarme. Hoy por hoy la originalidad y la autenticidad no son bienes fáciles de encontrar en ningún ámbito y la literatura no se libra. Sin embargo, con V y V Violación y Venganza parece realizarse la reinterpretación de la forma de contar algo, como la reinvención de un nuevo formato de novela.

Y es que nos encontramos una variedad abrumadora. El formato cartas se desarrolla de diferentes maneras: correo ordinario, cartas mecanografiadas o vía e-mail. Pero el núcleo del estilo de la autora será, sin lugar a dudas, los diálogos. Porque será básicamente la herramienta fundamental para contar la historia, conversaciones muy largas con intervenciones muy desarrolladas, que se extienden por páginas y páginas. Desde esta retrospectiva se producen rupturas temporales, parones argumentativos e, incluso, se adelantan hechos futuros. Pero, sobre todo, se lleva a cabo un análisis muy exhaustivo de las conductas y comportamientos que marcan la personalidad de los personajes, en especial de las dos hermanas. Estos diálogos son honestos, no tiene tapujos, solo verdad: la radiografía de las almas que pueblan esta novela es absoluta, son casi transparentes.

ZEUX: Adiós y gracias. Te quiero. Escríbeme lo antes que puedas por el email normal. Háblame de ti, no hay excusa para que no lo hagas. Te necesito. Mi corazón te necesita. Te quiero muchísimo. Corto. ===

Otro recurso empleado es la inclusión de definiciones copiadas, tal cual del DRAE. Estas entradas del diccionario aparecen en ocasiones, sin más, como un juego del lenguaje, o como un simbolismo. O como una premonición. En medio del texto. Sin aviso, sin pedir permiso. Para mí eran como un pequeño descanso, un toque de tambor, o un silencio en un pentagrama de música. La interpretación estos conceptos y el reflexionar por qué Bellver había tenido a bien incluirlos de forma tan insolente entre sus frases, convertía la lectura en un ejercicio de pensamiento único. Hacía que el lector formara parte de la historia en sí, de alguna forma.

De una manera similar, de vez en cuando, en negrita y en un párrafo aparte, aparecían los “COROS”. Reflexiones, gritos, avisos, quejas, denuncias de la ¿narradora? mediante las que une su historia actual con el mito griego al que hace referencia:

CORO DE LAS TRADUCTORAS:

Esto escribió Ovidio. No de otro modo ardió Tereo al ver a la joven que cuando se enciende fuego debajo de espigas que blanquean o se quema hojarasca y hierba que estaba almacenada en los heniles. Verdaderamente lo merecía la figura de Filomela, pero a Tereo le espolea también su lujuría innata.

CORO DE LAS MUJERES
Curaes leves loquuntur, las penas leves son locuaces; ingentes stupent, las graves, mudas.

La fuerza de las mujeres, el amor y la venganza

Para concluir esta crítica, en la que he intentado desvelar los mínimos detalles del argumento en sí, me gustaría señalar que se trata de una oda constante a las mujeres, a su poder, a su fuerza y al importante papel que se ven en la obligación de llevar a cabo.

Y es que Progne y Filomela sufrirán mucho a lo largo de los años, pero será un suceso final lo que denunciará el profundo machismo al que todavía las somete la sociedad, la violencia ejercida contra ellas y el dolor más profundo.

No hace ni una hora que te he cubierto y ya vuelves a pedirme más y más; eres una mujer muy especial, dura como una piedra y dulce como un lichi… tu coño es de seda de lichi, tu piel interna, tan fina, está protegida por púas de erizo, pero tu coño es como los lichis, pareces agresiva con tus espinas hacia fuera, pero con espinas blandas, como las de los lichis, y dentro hay pulpa y juegos de deseo. Bésame. Bésame. ¡Bésame te digo, hija de puta!

Este hecho, descrito por Pilar Bellver con fría verdad y sin tapujos, será el motivo que motivará esa venganza que reza en el título de la obra. El lema fundamental de esta composición.

Contra la violación, no cabe más que la venganza. Solo la ira mantiene viva la tierra violada. Contra la violación, venganza.

 

Sea como fue, más importante que este dolor y esta venganza lo será, sin duda, el amor. El amor reflejado entre las dos hermanas y el amor que encontrarás y las rodeará, aquel que cultivarán con ternura, con tesón y con constancia. Un amor y una unión profunda que esconde un revelador mensaje del feminismo más transgresor y más poderoso. Más allá de la maternidad, más allá de la identidad sexual. Sino, mismamente, en la simpleza de los sentimientos, aquellos que se expanden, que se forjan. Que crecen y que hacen crecer.

Te quiero, Progne. Con toda mi alma. Nadie en este mundo ha tenido jamás tanta suerte con una hermana como yo contigo.

 

 

Para mí, V y V Violación y Venganza se ha convertido en uno de estos libros que te cambian la vida, que te hacen crecer, que te enseñan, que te derrotan, que te levantan. Un título único e irrepetible que es, sin lugar a dudas, imprescindible.

Valoración: Imprescindible

Adquiere V y V Violación y Venganza aquí

2 comentarios sobre “V y V Violación y Venganza, de Pilar Bellver

  1. Me debatía entre hacer aquí un comentario o no. Porque soy la autora de esa novela. Y no suelo participar en lo que me atañe. Demasiado partidaria.

    Sin embargo, con mi silencio, nadie sabría el buen trabajo que has hecho (desde mi punto de vista) con esta reseña, que es casi un pequeño estudio de la obra. Un trabajo extraordinario. Tu crítica es ya la más profunda que tengo sobre la novela. Si no fuera tan elogiosa, te diría que es, sobre todo, ACERTADÍSIMA.

    Escribe una desde la máxima soledad, imaginando (pero sin tener la certeza) que del otro lado habrá alguien que sabrá lo que estás haciendo, y cómo, y por qué con ese cómo, y para qué lo haces. Por eso es tan importate que aparezca luego una escasa tú y te confirme que el mensaje ha llegado y con la misma o mayor hondura que tú procuraste.

    Que estés, y que leas así, justifica el esfuerzo. Y que seas tan joven es especialmente importante para mí: me demuestra que lo que de verdad nos atañe es intemporal y universal. Como algunos mitos.

    Como la amistad y la humillación. Como el amor y la violación.

    Muchas gracias.
    Pilar Bellver

    Le gusta a 2 personas

    1. A mi me hace muy feliz que mi crítica te haya devuelto un poco de lo que tú novela me ha dado a mí. Gracias por escribirla, por enseñarnos tanto, por tu rol en la literatura y en el feminismo. VyV es necesaria, es importante, y necesitaba expresarlo desde mi ventana al mundo.

      Un abrazo enorme, Pilar. Nunca dejes de escribir.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s