·Título: La guerra Súcrea
·Autora: Ana Vigo
·Género: cuento infantil
·Fecha de publicación: 2018
·Editorial: Editorial Tierra
·Número de páginas: 252

Su travesía, con destino desconocido, daba comienzo.

Mi relación (literaria, claro) con Ana Vigo empezó de una manera un poco complicada. Desde nuestros inicios, en A Librería contamos con la colaboración de la Editorial Luhu. Ellos nos permiten revisar su catálogo y, si algo resulta de nuestro interés, podemos solicitar un ejemplar de la obra. Fui yo la que en su momento quise reseñar La búsqueda de los dioses de Ana Vigo (Pontevedra, 1992). Primero porque con esa muchacha comparto tierra y apellido; y segundo porque la novela había resultado ganadora del Primer Certamen de Novela organizado por la editorial.

Esta lectura fue el primer paso para que una servidora volviera a sentir ganas de leer novela fantástica (poco después vino La Armadura de la Luz de Javier Miró), género que todavía sigue costándome bastante a nivel personal. Y aunque la primera valoración que, desde A Librería, otorgamos a Ana Vigo no fue la más amable, fue la propia autora la que nos obsequió con un ejemplar en papel (dedicado y todo, que eso siempre es de agradecer) de su último trabajo: una novela infantil (o un cuento) publicada con la editorial Tierra.

—¿Te estás comiendo nuestras verdura?—Rio la niña.

[…] 

—¿Verdura? Claro que no. —Extendió su corto brazo para mostrarle lo que sostenía en la mano. Era un pedazo de hielo—. Los raleshianos solo necesitamos esto para nutrirnos.

—¿Y por qué estás entre los repollos?

Él se encogió de hombros.

—Huelen bien.

—De eso nada. —La niña torció el gesto, asqueada.

Alexandra vive en un orfanato con su hermana mayor, Mirela. Al contrario que ella, la pequeña no ha tenido mucha suerte a la hora de hacer amigos, así que le cuesta bastante saber en qué entretenerse durante las horas de recreo, más allá de escapar de los abusos de sus compañeros. Resguardándose en la cocina, descubrirá un extraño ser recluido dentro del frigorífico: una criatura de hielo que, al parecer, es un soldado de otra galaxia, la Vía Súcrea.

Desde las primeras páginas, salta a la vista una madurez narrativa en Ana Vigo que no me pasa desapercibida. A pesar de tratarse de una historia dirigida a un público más pequeño que la anterior (calificada como fantasía juvenil), el lenguaje está más pulido, la sintaxis tiene consistencia y, además, abarca una complejidad abrumadora dentro de su aparente sencillez. Creo que, de leer esta novela de niña, la habría disfrutado enormemente. Así que la alegría inicial fue muy intensa y, en cierto modo, sentí alivio: deseaba, de verdad, que su nuevo título me gustase y me permitiese disfrutar de la lectura de una autora que me despertó simpatía desde el principio.

Detestaba aquel encierro casi tanto como había detestado sentirse atrapada en el orfanato. Claro que echaba de menos a su hermana, pero suponía que Mirela estaría de vuelta en Piatra Neamt, a salvo. Quizás siguiese con Revih, o tal vez sus caminos se habían separado.

La estructura es la adecuada para los lectores más tiernos, aunque un tanto experimentados he de decir: capítulos cortos, frases breves y diálogos explicativos y dinámicos que favorecen la agilidad a la hora de seguir la trama. La inocencia de la propia Alexandra y su amistad con su nuevo compañero de hielo Revih ayudan a que los conceptos y los extraordinarios sucesos nos vayan llegando sin resultar abrumadores ni complejos. Pero, además, Ana Vigo trata a su lector como una mente inteligente: es de agradecer que la trama no esté molestamente masticada.

Captura.JPG

Revih ha sido desterrado de su planeta por perder la Flecha, un arma muy poderosa capaz de destruir la Galaxia. Es enviado por azar a la nevera del orfanato de Alexandra, en cuyo país, Rumanía, se libra su propia guerra. Introducir este marco geográfico e histórico real, tan crudo, me ha parecido otro de los grandes aciertos de la autora que no cabía esperar. De esta manera, la guerra entre los planetas de la Vía Súcrea es, metafóricamente, un reflejo de los conflictos bélicos que sufrimos en nuestro propio mundo.

—Tú no te enteras de nada, ¿verdad? —susurró— Te interesan las guerras de estos bichos raros, pero no sabes lo que está pasando en tu propio país

La cantidad de temas, escenarios y criaturas que iremos conociendo a lo largo de las más de doscientas demuestran que Ana Vigo tiene una imaginación llena de colores, de matices y de texturas, ideal para transmitir sus cuentos a los niños (y, tal vez, a los no tan niños). En nuestro viaje en esa galaxia muy muy lejana conoceremos criaturas de fuego, viajes en el tiempo liderados por asnos, solados minúsculos que detestan la guerra, aves parlantes y, como no, un malo malísimo dispuesto a destruir todo el universo conocidos.

Además, aplaudo los valores que incluye de manera natural. La denuncia de la violencia, del abuso de poder e, incluso, del bullying y sus desastrosas consecuencias. La diversidad de las razas y criaturas es, sin lugar a dudas, su símil con la población de nuestro mundo, haciendo un llamamiento a la paz y a la unión. También, exalta la amistad y la lealtad, el cariño fraternal reflejado en las dos hermanas.

En conclusión, una pequeña obra que es un gigantesco paso adelante de madurez narrativa en la carrera de esta joven autora gallega. Imaginación a raudales, denuncia social y, además, los mejores valores para la sociedad. La he disfrutado como una niña y, de tener hijos, elegiría esta lectura para ellos con total seguridad.

Valoración: Bien, bien

Adquiere La Guerra Súcrea aquí

2 comentarios sobre “La guerra Súcrea, de Ana Vigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s