• Título: El bazar de los malos sueños (The Bazaar of Bad Dream)
  • Autor: Stephen King
  • Traductor: Carlos Milla Soler
  • Género: relatos de terror
  • Editorial: Debolsillo
  • Número de páginas: 601

Lo único que puedo aducir en mi defensa es quod libros, quam breve tempus.

Un día más, vuelvo con Stephen King, mi escritor insignia, uno de los hombres que más admiro dentro del vasto mar de la literatura. Mucho os he hablado sobre él, aunque hasta ahora solo he reseñado La Torre Oscura, pero ese es otro mundo. El bazar de los malos sueños es una recopilación de relatos de terror. Y nada tiene que ver el King de novelas como Carrie (1974) o El resplandor (1977) con el de Corazones en la Atlántida (1999) o El bazar de los malos sueños (2015), porque los mecanismos de la novela son completamente distintos a los de los relatos, por lo que un autor muy brillante en uno de los géneros, no tiene por qué serlo en el otro. Pero no adelantemos acontecimientos.

A veces pienso que un libro de cuentos es en realidad una especie de diario onírico, una manera de capturar imágenes subconscientes antes de que se desvanezcan.

Al comienzo de la obra, King hace un breve discurso sobre por qué sigue escribiendo relatos, y la respuesta es sencilla: porque le divierte. Y me parece la mejor respuesta del mundo, porque él puede hacer su trabajo divirtiéndose, porque aunque tenga tantas novelas y aunque se lo considere un maestro del terror, todavía puede hacer aquello que, sin ser un gran maestro, le dio de comer. Pero no voy a enrollarme más, porque veo que esta reseña va a ser larga e intensa.

El libro está formado por veinte relatos que ya habían sido publicados en diversas revistas o diarios y en alguna otra antología, como es el caso de Indispuesta, que ya se había publicado en la colección de 2011 de Todo oscuro, sin estrellas. Reconozco que yo no había leído ninguno, lo cual a veces agradezco.

Estos veinte relatos vienen acompañados, cada uno, de un pequeño prólogo, no más de dos hojas por relato, en el que el señor King nos habla de la génesis del cuento, pero que es mucho más: son lecciones de escritura en el mayor de los casos. Y si menciono esto es porque me parece muy importante para poder entender mi crítica final.

En cuanto a los relatos, podemos decir que, por lo general, he sentido una profunda decepción. Creo que solo he sentido tanta decepción con un libro de este autor, y fue con Doctor Sleep (2013), la continuación del Resplandor. La verdad es que puedo salvar dos de los relatos: Necros y Trueno de verano que, por otro lado, son los últimos; también se salva un poco La iglesia de huesos y porque no es un relato, es una especie de poema que en español tiene poca o ninguna gracia y que sospecho que en inglés será parecido, pero que narrativamente me parece genial; con esto quiero decir que el verso no me gusta, pero la historia que narra es buena. Además, me sorprendió encontrarlo y ver el amor de King por la poesía, algo que no me era totalmente desconocido, ya que en varias ocasiones lo ha dicho, aunque nunca pensé que vería nada publicado de este género.

51mF8vekKWL.jpg

Luego ha habido un cuento que me ha provocado una sensación extraña, como de tristeza y de felicidad a la vez por  volver a encontrarme con viejos amigos; este cuento es Ur. En él un profesor de literatura decide comprarse un Kindle y cuál es su sorpresa al ver que es un Kindle rosa, algo insólito porque se supone que en ese mundo no existen los Kindle rosas, solo blancos. Pero no solo eso es insólito, sino que tiene una función muy especial: la de poder leer libros que en ese cuándo y ese dónde no han sido escritos. Así, encuentra hasta seis novelas de Poe, obras inéditas de Shakespeare y hasta periódicos de otras realidades alternativas en los que una mujer es presidenta del gobierno de los Estados Unidos de América.

¿Alguien reconoce el mundo al que está conectada la historia?

Sí. Muy bien, pero no era tan difícil: La Torre Oscura. Me gusta ver que la Torre sigue viva, que aunque las novelas hayan concluido (por ahora, estoy segura de que King tiene algo más por ahí) el mundo sigue moviéndose. Vale, sí, el mundo de King está todo interconectado, tiene su propio Universo (el kingverso[1]), pero volver a ver a los hampones, con sus coches brillantes y sus chaquetas amarillas… No sé, ha sido como reencontrarme con viejos amigos. Quizá esto solo me pase a mí, que soy una friki de la Torre, pero si a alguien más le pasa, por favor, que me escriba, necesito comentar mi obsesión.

Aparte de esto, poco más puedo decir. Ha habido algunos relatos que han sido verdaderamente horribles, dos de ellos he sido incapaz de continuarlos y he tenido que pasar al siguiente. No sé si es lícito decir esto, pero con un comienzo que me engancha poco o nada y con unas cuantas páginas por delante… No me sentía motivada para hacerlo, quizá en un futuro me vuelva a enfrentar a ellos o quizá no, nunca se sabe.

Escribir es difícil, ¿vale?

Antes os he dicho que al comienzo de cada cuento había una especie de prólogo, y esos sí que me los he leído todos, ya que son como mini ensayos sobre escritura. Vale, sí, en algunos solo cuenta anécdotas de su vida, pero en casi todos podemos encontrar pequeñas lecciones y, la verdad, nunca está mal leer lo que un maestro como él tiene que decir. Me asombra ver la humildad que desprende a pesar de la fama que tiene, del dinero. Me asombra ver cómo habla de la literatura, del cariño y del respeto que profesa por la profesión, de la timidez… Y esto creo que lo podemos ver en esta cita:

Tal vez yo sea un Escritor Profesional para Hacienda cuando presento la declaración de la renta, pero desde el punto de vista creativo sigo siendo un aficionado, sigo aprendiendo mi oficio.

King podría pecar de soberbia, pero no lo hace, y en cada prólogo nos da una lección sutil, nos anima a perseguir nuestros sueños y a ponerle pasión a las cosas, aunque también nos advierte de que no siempre va a ser fácil.

La verdad es que yo prefiero al King escritor de novelas eternas, pero por estas pequeñas pinceladas de sabiduría tengo que rendirme y postrarme a sus pies, y porque quizá aquí mi objetividad esté nublada por la obsesión.

Valoración: Sí, recomendable

Adquiere El bazar de los malos sueños aquí.

[1] Puede que me haya inventado el término o que lo haya leído en algún lugar, pero me parece un nombre más que lícito para hablar de lo que este hombre ha creado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s