As mulleres galegas escriben

Fue en marzo de 1963 cuando la Real Academia Gallega presentó la propuesta de que el día 17 de mayo de cada año se celebrara el conocido como Dia las Letras Galegas. Como muchos sabréis, esta fecha fue tomada como referencia a la publicación de Cantares Gallegos de Rosalía de Castro, suponiéndose esta como la primera obra maestra con la que contó la literatura gallega contemporánea.

Se han celebrado más de 55 días de las Letras Gallegas desde entonces. Cada año desde ese 1963 que se dedicó a Rosalía de Castro (todo un hito que fuera la figura una mujer la que inaugurara esta celebración), se ha dedicado la festividad a una personalidad literaria diferente, elegida por la RAG, cuyo exigencia es que hayan transcurrido al menos diez años de su fallecimiento.

De estas 55 figuras reconocidas, ¿podéis adivinar cuántas mujeres existen en el listado?

Cuatro. Cuatro, en esta dolorosa desigualdad.

Rosalía de Castro en 1965

Rosalia.jpg

María Rosalía Lita de Castro (Santiago de Compostela, 1837 – Padrón, 1885) es una figura sobresaliente de la literatura gallega y castellana, en especial del conocido Rexurdimento galego. Y ya no solo por el hecho de que sus Cantares Gallegos sean la primera obra de la poesía en gallego contemporánea, sino porque ha sido considerada como la precursora de la poesía española moderna junto con Bécquer.

Francisca Herrera Garrido en 1987

88.jpg

Francisca Herrera Garrido nació en A Coruña en 1869. La menor de cuatro hermanas, empezó sus inclinaciones literarias a los doce años, precisamente con la lectura de Cantares Gallegos. Publicará su primer poemario en Madrid, Sorrisas e bágoas (1913). Colaborará con diversas publicaciones y publicará su primera novela en gallego Néveda (1920). En 1928 publicará su último libro Familia de Lobos.

En 1945, la RAG la elige miembro numerario. A sus ya 76 años, Francisca escribirá el discurso de ingreso del que tarda cuatro años en recibir respuesta. Ella, enferma y sin sentido, no llegó a leer la carta de aceptación y fallecería en 1950 sin lograr ser la primera académica gallega.

María Mariño en 2007

Retrato_de_María_Mariño_reproducido_na_revista_portuguesa_Céltica_en_1921.jpg

María Mariño Carou nació en Noya en 1907 y fallecería en 1967 en Folgoso do Courel. De familia humilde, dejó sus estudios y se dedicó a ser costurera por las casas. Este oficio le hizo ganarse el apodo de María A Costureira. Después de una vida complicada y llena de misterios, hacia 1957 comienza a escribir, primero en castellano y después en gallego. No es hasta 1963 cuando publica su primer libro, Palabra no TempoFallecería tan solo cuatro años después de leucemia.

Fue una escritora (otra más) que estuvo oculta en la historiografía literaria gallega hasta finales de los años 80.

María Victoria Moreno en 2018

2.JPG

María Victoria Moreno Márquez nació en 1939, justo un mes después del fin de la Guerra Civil española. Primogénita de tres hermanos, existe controversia en esta fecha de nacimiento, pues ella en su mocedad señaló que su fecha de nacimiento era en 1941 por razones académicas.

María Victoria conoció Galicia en 1947 con ocho años de edad, en una visita a su tía en Valdoviño. De 1963 a 1965 fue profesora interina en un Instituto Femenino. Después aprobó una oposición para el Instituto Masculino de Lugo. En 1973 fue cofundadora de la Librería Xuntanza (Calle Andrés Murais, Pontevedra), que cerró en 1976 por las deudas y en la que se podían adquirir, entre otros, libros de Castelao prohibidos en aquel entonces por la censura.

 

En ella destaca su amor por Galicia y por su lengua. A pesar de que en la dictadura franquista no se enseñaba gallego, ella dedicaba parte de sus clases de literatura española a enseñar lengua gallega. Su implicación y anegación con Galicia  la llevaron a entregarse abnegadamente en la promoción del gallego. Por motivo de esto, en 1973 le fue denegado en pasaporte por la policía del régimen.
Trabajando como catedrática en el instituto Vilalonga en Sanxenxo empezó a escribir su novela Anagnórise. 
La escritora y profesora fallecería en 2005, víctima de un cáncer de mama diagnosticado en 1997, un año después de fallecer su primer marido José Luis Llácer.
Es reconocida como una de las pioneras de la literatura infantil y juvenil en gallego. De un cuento publicado en su primer libro en gallego Mar adiante, ilustrado por ella misma, ganó el segundo premio del Concurso Nacional de Contos Infantis O Facho en 1972. En 1979, con O cataventos, alcanzaría en primer premio. Con Leonardo e os fontaneiros, su libro favorito, ganó el tercer premio de O Barco de Vapor. El último libro que llegó a ver publicado fue Eu conto, ti cantas en 2005. Póstutamente se publicó el libro Onde o aire non era brisa.

 

Y en 1988 se publica su obra más reconocida, Anagnórise, incluida en la lista de honra de IBBY. De esta obra, y para conmemorar su figura desde A Librería, nuestra colaboradora Silvia Paz publicará una crítica que podéis leer a lo largo de esta semana de las #LetrasGallegas.

Y habrá más… Así que esperamos que nos quedéis con nosotras para reivindicar ya no solo la figura del gallego en la literatura, sino también la figura de estas mujeres gallegas que sí, también, escriben.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s