• Título: La chica del cumpleaños (Basudei garu)
  • Autor: Haruki Murakami
  • Ilustrador: Kat Menschik
  • Traductor: Lourdes Porta
  • Género: relato/autobiografía
  • Editorial: Tusquets
  • Número de páginas: 78

Mi cumpleaños ya no es solo mío.

Haruki Murakami, 12 de enero de 1949, es uno de los escritores japoneses con más reconocimiento en las letras universales. Considerado con constancia por encima de Kazuo Ishiguro, un escritor menos conocido pero que ganó el Nobel de 2017. Murakami es uno de mis autores vivos predilectos.

Mucho se ha hablado de él, a quién más o a quién menos le suena su nombre. En esta misma web se han reseña algunas obras suyas (por ejemplo, Miriam Beizana reseñó De qué hablo cuando hablo de escribir, un ensayo en el que el autor nos habla de lo que es para él la literatura). Yo puedo decir que he leído prácticamente toda su producción en castellano (a falta de algunos relatos, todo sea dicho). Como decía, mucho se ha dicho de él, por lo que no quiero robaros tiempo contando su vida, ya que una búsqueda rápida de su nombre en Google os arrojará miles de resultados.

Después dejé de pensar por un rato y puse mis cinco sentidos en preparar un buen café.

La chica del cumpleaños no es una novela, es un relato que ya aparece en Sauce ciego, mujer dormida (2008), pero que en esta ocasión aparece en solitario o, para ser exactos, junto con una curiosa historia sobre el cumpleaños de Murakami. No sé muy bien qué ha llevado al autor a publicar esto (¡ojalá pudiera estar en su mente!), pero la verdad es que me llamó mucho la atención.

Yo recordaba el relato en el que una chica pasa su vigésimo cumpleaños trabajando, pero no recordaba el título, por lo que pensaba que era otro distinto. La portada me parecía muy curiosa, una de esas portadas que merecen estar expuestas en una vitrina, así que me decidí a comprarlo, pero cuál fue mi sorpresa al ver el precio, 15 euros. Tengo que decir que por lo general no me duele pagar 15 euros por un libro, pero me parecía un poco exagerado, la verdad (y más teniendo en cuenta mi economía actual), pero al final decidí cogerlo, porque es Murakami y soy una incondicional, esperando que no me defraudase. Y no lo ha hecho.

Es un relato bastante breve del que poco os puedo decir. Ni siquiera sabemos cómo se llaman los personajes. Está Ella, que es la mujer que trabaja el día de su cumpleaños, está la persona a la que le está contando su historia (¿es hombre, es mujer, es el propio Murakami? ¿Está la historia basada en un hecho real?), también aparece el jefe del restaurante en el que ella trabaja y sus compañeros de trabajo. Son personajes innominados, personajes sin rostro que actúan como decorado y, a la vez, son personajes a los que visualizas perfectamente.

Murakami tiene esa capacidad de no decir nada pero mostrarlo todo. Es un maestro de la palabra y puede transportarte con ellas a los escenarios en los que se desarrollan sus obras.

Por lo general los grandes escritores de novelas suelen flojear en los relatos (y viceversa), pero creo que Murakami es uno de esos extraños especímenes en los que tanto la novela como el relato son excelentes.

La magia de La chica del cumpleaños reside en la incertidumbre, en la que Murakami también es un maestro. Si analizas el relato te das cuenta de que todo está ahí, de que lo que no se dice con palabras está en esencia. Es difícil de entender, pero es maravilloso.

Leer a Murakami es adentrarse en otro mundo, en otra mentalidad, en otra esencia. Leerlo es viajar, es disfrutar y es aprender. Y es frustrarse. Y angustiarse. Es sentir todas las emociones del mundo condensadas en apenas un puñado de páginas.

81zJkGxEc-L.jpg

Pero no solo de pan vive el hombre —en este caso el pan son las palabras—, sino que necesita algo de vino. Y en este caso viene de la mano de las ilustraciones que acompañan la lectura. La ilustradora, Kat Menschik, ha elegido el rojo, el rosa y el naranja para poner rostro a la chica del cumpleaños, al perro que la acompaña y a los zapatos del jefe.

Antes os dije que el precio me asustó un poco, pero que mereció la pena, y estas ilustraciones son las culpables de ello. Ha sido una maravilla leer y poder contemplar esos rostros ocultos por marañas de pelo, las brumas y las plumas.

Después aceptamos, nos gustara o no, una vida real que poco tenía que ver con el idealismo y con el rock and roll.

Pero no solo nos encontramos con la historia de Ella, sino que Haruki Murakami añade Mi cumpleaños, una especie de relato autobiográfico (no es un relato, la verdad es que no sé muy bien cómo llamarlo) en el que Murakami nos explica lo que significa para él cumplir años y cómo lo celebra.

Probablemente a la gente que no le guste demasiado Murakami o que no lo tenga en muy alta estima piense que esto sobra, piense que no merece la pena comprar este libro. Y no les culpo, porque creo que este relato, con las ilustraciones y ese relato final, está hecho para los fans. La verdad es que espero que hagan alguna edición más de este tipo, que se ilustre alguno de los relatos más característicos de Murakami, porque me parece que es algo muy bonito y que los fans agradeceremos.

—Pero se trata solo de uno, hermosa jovencita, así que tienes que pensártelo muy bien. —En las tinieblas, un anciano que llevaba una corbata de la tonalidad de la hojarasca alzó un dedo en el aire. —Únicamente uno. Después no podrás cambiar de idea y echarte atrás.

Valoración: Excelente

Adquiere La chica del cumpleaños aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s