·Título: Gamusinos
·Autora: Raquel Froilán
·Editorial: Cerbero
·Género: ciencia ficción
·Fecha: 2018
·Número de páginas: 164

Raquel Froilán (León, 1981) recuerda haber inventado historias desde que tiene uso de razón. Publicó relatos en revistas electrónicas y apareció en la antología Visiones, y más adelante participó también en la antología No son molinos con su excelente relato «Deli Bal».

portada-01-2-600x845

Gamusinos es un bolsilibro de Cerbero, la pequeña gran editorial que opta este año a una decena de Premios Ignotus en distintas categorías. Como dijeron en su primera presentación de hace ya más de un año, han venido para quedarse.


Bernal y Aquiles Montchblanc se encuentran por casualidad visitando el planeta Zntak, un lugar olvidado por la Cracia (y, en consecuencia, por todo el universo). Como mencionan algunos personajes del libro, el propio nombre del planeta parece un chiste, o quizás sea un suspiro que representa el silencio tras todo lo que han sufrido.

Los habitantes de Zntak, tanto humanoides como bestias, han tenido que aprender a sobrevivir ante ese abandono proveniente del exterior. Y se han vuelto duros, fuertes y herméticos. Tanto es así que el planeta parece una broma pesada. Y no lo digo yo, lo dice la sinopsis oficial del libro.

Ya vimos gallinas con cualidades inesperadas en el relato «Anomalía gallinácea. Auge y caída de los transpollos», de Daniel Almodóvar y en Gamusinos nos volvemos a encontrar con esto. Solo que esta vez los pollos son enormes y muy agresivos. Es por eso que Aquiles, que es un cazador consagrado, viaja a ese lugar alejado de la mano de todo; planea ampliar su colección. Bernal ha sido exiliado de su hogar, aunque él defiende constantemente que se encuentra de vacaciones. Este dúo protagonista crea un choque de personalidades y, a su vez, contrasta con los habitantes de Zntak. A este elenco se le une la capacidad de la autora por mantener la tensión mientras entretiene al lector con sus característicos toques de humor cercano.

—¿Sabe? […], una traducción aproximada del nombre que le dan a su astropuerto sería «A buenas horas, mangas verdes».

Una vez más, estamos ante una obra de Cerbero de gran calidad, con un mundo interesantísimo y que se antoja vasto, cruel y divertido a la vez. Hay en esta narración conceptos muy interesantes relacionados con la ciencia y con la tecnología. Entonces, ¿por qué no le doy más valoración? Por la ausencia de dos componentes clave: personajes femeninos de peso (ya sé que los hombres son parodias de típicos cánones sociales, pero aun así…) y un poco más de desarrollo. Aunque esto último entiendo, como siempre menciono, que es complicado por el tipo de formato.

Valoración: Bien, bien

Adquiere Gamusinos aquí.

 

Un comentario sobre “Gamusinos, de Raquel Froilán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s